• Home /

  • Sociedad /

  • Muere una niña de 4 años por calor tras estar encerrada siete horas en un coche

Muere una niña de 4 años por calor tras estar encerrada siete horas en un coche

Puede parecer increíble, pero es cierto. Hay personas que se olvidan de los niños en el interior de los vehículos.

Guardar

Una niña de cuatro años falleció tras pasar 7 horas encerrada en un autobús a 50 grados.
Una niña de cuatro años falleció tras pasar 7 horas encerrada en un autobús a 50 grados.

Las olas de calor son peligrosísimas. Se conocen muchos casos de personas que se olvidan de sus mascotas en sus coches y perecen por las altas temperaturas, pero no suele ocurrir que alguien se olvide de un ser humano y lo deje encerrado en un vehículo. Flora Inez, una niña húngara de cuatro años, ha muerto por ese motivo. Tras estar encerrada siete horas en un coche, completamente deshidratada, fue ingresada en un hospital donde no sobrevivió más de tres días.  Y es que el conductor del autobús escolar se olvidó de ella y la niña pasó más de siete horas encerrada en un día en el que las temperaturas que marcaba el termómetro eran altísimas. 

La pequeña solo tenía cuatro años. Según Telecinco, los hechos ocurrieron en la localidad de Tomajmonostora, Hungría, dentro.

La pequeña Flora Inez estaba encerrada en el autobús mientras el termómetro marcaba 50 grados

Siete horas son demasiadas, incluso para un adulto. La niña sufrió un golpe de calor. Al concluir la jornada escolar la encontraron con vida pero inconsciente. Fue trasladada en helicóptero al hospital ya “en una condición potencialmente mortal”, según declaraciones de los servicios médicos. Pese a los esfuerzos por salvar su vida, falleció en cuidados intensivos tres días después. 

La policía ha abierto una investigación del accidente. El conductor está recibiendo tratamiento psicológico. 

La pediatra Orsolya Acs ha explicado al diario Bors que “lo más probable es que el cuerpo se calentara tanto que se deshidrató porque sudó y exhalo toda el agua de su cuerpo”. “Ella no pudo hacer nada para corregir la temperatura de su cuerpo”, añadió.

No es la primera vez que ocurre algo así, en Palomeque, Toledo, el pasado mes de abril, un niño de nueve años  murió al quedarse encerrado en el interior del coche de su padre y sufrir un golpe de calor.

Archivado en: