Expertos médicos apuntan a una buena alimentación, ejercicio físico y rutinas horarias para evitar el insomnio

La falta de descanso puede tener consecuencias negativas a nivel físico y psicológico, lo que supone un riesgo para la salud, según expertos de la Clínica Diagonal.

Guardar

La importancia del sueño.
La importancia del sueño.

La falta de descanso puede tener consecuencias negativas a nivel físico y psicológico, lo que supone un riesgo para la salud. Por ello, expertos de Clínica Diagonal de Barcelona recomiendan una serie de pautas para conseguir un descanso de calidad a partir de una buena alimentación, actividad física y rutinas horarias para ir a dormir.

Para algunas personas resulta difícil conciliar el sueño por las noches y dormir un mínimo de seis horas diarias. Los trastornos del sueño como el insomnio arrastran consigo consecuencias que pueden perjudicar a la persona que los padece en el puesto de trabajo, los estudios y en la rutina diaria. Por esta razón, los profesionales de Clínica Diagonal advierten de las consecuencias para la salud de una mala higiene del sueño, como son los problemas en el rendimiento intelectual a la hora de concentrarse y adquirir nuevos conocimientos, alteración del estado de ánimo, dolor de cabeza, o problemas digestivos y cardiovasculares, entre otros.

Asimismo, la falta de sueño también puede provocar que el sistema inmunitario se debilite. Expertos de la clínica indican que “la privación del sueño produce una disminución de leucocitos, aumenta la proteína C y disminuye la producción de anticuerpos”. En este sentido, los especialistas de Clínica Diagonal aseguran que tener una buena alimentación y hacer ejercicio de forma regular son dos de los factores clave que contribuyen a la hora de conciliar un sueño regenerador.

Las cenas, la comida que más influye en el descanso

Los especialistas en nutrición de la clínica destacan, además, una serie de aspectos relacionados con la alimentación que ayudan a potenciar una buena higiene del sueño. Todas las comidas del día y, sobre todo, las cenas, influyen en el descanso de cada persona. Es en esta última comida del día, antes de ir a dormir, en la que médicos de Clínica Diagonal recomiendan cenar ligero, evitando así las cenas copiosas.

Durante el día también destacan la importancia de consumir frutas ricas en vitamina C para favorecer el estado de vigilia durante el día y tener energía. Asimismo, son recomendables los alimentos ricos en triptófano, calcio y magnesio.

Hay personas que no tienen problemas para conciliar el sueño, pero hay muchas otras que padecen trastornos que dificultan su desempeño durante el día a día. Por ello, las medidas adoptadas para combatir el insomnio u otros trastornos han de ser más severas. Para estas personas, desde Clínica Diagonal aconsejan evitar, durante las últimas horas de la tarde, los alimentos con elementos excitantes como la cafeína presente en el café y en determinados refrescos; la teína del té; y la teobromina, que se encuentra en el chocolate y el alcohol.

Las horas de sueño, no siempre las mismas

Las horas de sueño necesarias para afrontar la rutina, ir a trabajar, estudiar y mantener un estado activo durante el día pueden variar según la persona. De este modo, los profesionales de la clínica destacan que, aunque estas horas diarias de sueño dependen de cada persona, no deberían bajar de las seis horas ni tampoco ser más de ocho.

Asimismo, desde el centro hospitalario relacionan la cantidad de horas que necesita cada persona con la edad. Mientras que los niños necesitan más horas de sueño, los adultos pueden mantenerse activos durmiendo menos.

Durante el día es frecuente fijar horarios respecto a las comidas, la jornada laboral o el estudio. Sin embargo, también es muy importante establecer rutinas horarias para ir a dormir y conciliar un sueño profundo, evitando el insomnio. Desde la Clínica Diagonal de Barcelona destacan la importancia de ir a dormir siempre a la misma hora para acostumbrar el cuerpo y el sueño a estas horas de descanso. Si esto resulta difícil, también recomiendan realizar ejercicios de respiración y meditación que pueden ayudar a relajarse y garantizar un descanso de calidad.