Muere un joven al caer de un quinto piso sonámbulo

La familia del joven, de tan solo 14 años, está desolada. A pesar del gravísimo impacto el joven no murió de inmediato.

Guardar

Los accidentes por sonambulismo son más frecuentes de lo que parece
Los accidentes por sonambulismo son más frecuentes de lo que parece

El sonambulismo puede tener consecuencias muy graves para aquellos que lo padecen. Es el caso de un niño de Bogotá, Colombia, que cayó desde un quinto piso en la casa donde residía en el barrio residencial de Bosa San Bernardino. Según ha declarado el padre de la víctima a la policía, el niño de 14 años habría caído por una ventana cuando sufría un supuesto episodio de sonambulismo.

Tras el accidente, acaecido durante la madrugada del pasado jueves 2 de junio, el joven fue trasladado hasta el hospital de Patio Bonito, y aún presentaba signos de vida. Los especialistas ordenaron su traslado hasta el hospital de Kennedy, con el fin de que tuviera una mejor atención. Los padres creen que se tomaron decisiones incorrectas y que, a pesar de la durísima caída, fue la negligencia de los sanitarios lo que provocó la muerte. La ambulancia que se desplazó hasta el domicilio tardó una hora en llegar y conducir al joven al primer hospital. 

 

Los fiscales no descartan posible negligencia por parte de los padres

 

El sonambulismo suele producirse durante las primeras horas de sueño, durante el sueño profundo. No todos los sonámbulos se levantan de la cama y se ponen a andar. Algunos solo se sientan y se incorporan, otros se desplazan por la casa con los ojos abiertos, y pueden ponerse en situaciones peligrosas, como ha sido el caso de este joven colombiano.  

Según el parte médico, el niño murió como consecuencia de una hemorragia interna provocada por el golpe, que afectó a los órganos vitales. La Fiscalía no descarta otras hipótesis, ya que sabiendo que el joven era sonámbulo, resulta extraño que los padres dejaran abierta de par en par la puerta de la terraza. Los resultados de la autopsia serán vitales para conocer lo sucedido. 

A aquellos niños que tienen episodios de sonambulismo frecuentemente, los médicos suelen recetarles una terapia conocida como despertar programado. Consiste en que sus padres les despierten un poco antes de la hora habitual a la que se producen los episodios, lo que ayuda a detener el sonambulismo. Solo en muy contadas ocasiones se suele recetar algún tipo de medicamentos a menores.  Es muy importante que la familia esté pendiente,  y por ello los fiscales no descartan una posible negligencia por parte de los padres. 

 

Archivado en: