• Home /

  • Tecnología /

  • ¿Y si pudieras crear un clon digital con tus datos cerebrales y vivir para siempre?

¿Y si pudieras crear un clon digital con tus datos cerebrales y vivir para siempre?

El mind uploading apoya que funcionamos como un programa  y podemos ser copiados y replicados en el futuro.

Guardar

Nuestros recuerdos, pensamientos, etc podrían almacenarse en la nube.
Nuestros recuerdos, pensamientos, etc podrían almacenarse en la nube.

El ser humano lleva mucho tiempo persiguiendo la inmortalidad y parece que cada vez está más cerca de conseguirla. Aunque quizás no llegue en el mismo cuerpo, sino gracias al mundo digital. 

Parece el argumento de una serie o película de ciencia ficción, pero ya es posible. Una tecnología que se acaba de lanzar permite extraer las ondas cerebrales de las personas y guardarlas en un lugar seguro para reproducir su mente en un futuro lejano. 

Es decir, nuestros recuerdos, pensamientos, etc podrían almacenarse en la nube para en algún momento volver a dotarlos de vida. Algo parecido a lo que ocurre en la serie "Upload" producida por Amazon. 

La startup europea CryoMind acaba de presentar su tecnología homónica CryoMind, la cual haría posible este avance. Su propuesta se basa en la idea científica y filosófica 'mind uploading' que defiende la replicación de de manera individual de aquellas mentes humanas que hayan sido previamente digitalizadas y almacenadas.

El concepto 'mind uploading' o 'emulación del cerebro completo', es un hipotético proceso futurista de escanear una estructura física del cerebro con la suficiente precisión como para crear una simulación del estado mental y copiarla en un ordenador de forma digital. 

Este equipo ejecutaría a posteriori esa emulación para que responda esencialmente de una manera similar a la del cerebro original e incluso experimente tener una mente consciente y sensible.

Cómo funciona

La startup Cryomind proporciona un servicio para extraer y almacenar las ondas cerebrales mediante una sesión de escaneo que requiere un dispositivo EEG (electroencefalograma) desarrollado por la empresa asociada, Emotiv. 

“El cerebro humano contiene casi 90.000 millones de neuronas, cada una de ellas conectada con miles de otras neuronas, creando una enorme red de impulsos químicos y eléctricos. Esta gigantesca danza eléctrica da como resultado ondas cerebrales que podemos medir mediante un electroencefalograma (EEG) y que son únicas, pues no hay dos personas en el mundo con patrones de EEG completamente idénticos”, comentan los creadores de CryoMind. 

La compañía se compromete a conservar los datos de las ondas cerebrales de los usuarios al menos, durante los próximos 1.000 años aprovechando el servicio de empresas especializadas. 

Los datos se almacenarán en una instalación de archivo a largo plazo a 250 metros de profundidad en el permafrost de las montañas árticas. Esto garantiza que aunque la empresa CryoMind no sobreviva durante todo ese tiempo, los datos de las ondas cerebrales de los usuarios lo harán y los científicos del futuro tendrán acceso a ellos” aclara un portavoz de CryoMind. 

Esta dilatada existencia contrasta con la escasa trayectoria de la empresa. Se trata de una startup que se fundó en plena pandemia. Sus co-fundadores se conocieron a través de conferencias futuristas online y desde el año pasado trabajan de forma remota desde distintas partes del mundo. Todos apoyan que el ser humano de este siglo deberá poder admirar las maravillas científicas que nos esperan en el futuro.

La fundación que defiende el mind uploading

En este campo existe la Brain Preservation Foundation, una organización estadounidense sin sin ánimo de lucro cuya meta es promover la investigación científica validada y el desarrollo de servicios técnicos en el campo de la preservación del cerebro completo para el almacenamiento estático a largo plazo, así como trabajar en la accesibilidad, asequibilidad y sostenibilidad de esta tecnología.

"Todas nuestras teorías actuales sobre la mente humana son computacionales e implican que funcionamos como un programa  y, en principio, podemos ser copiados y tener muchas emulaciones funcionando simultáneamente", defienden desde la fundación.