Los casos de cybersquatting alcanzan cifras récord en 2022

Esta práctica maliciosa de apropiación de nombres de dominio ha registrado un aumento constante en los últimos seis años y ha llegado a cifras históricas en 2022.

Guardar

La apropiación de nombres de dominio o "cybersquatting" ha alcanzado máximos históricos en 2022 (Foto de Shira Kayato en Pixabay)
La apropiación de nombres de dominio o "cybersquatting" ha alcanzado máximos históricos en 2022 (Foto de Shira Kayato en Pixabay)

El cybersquatting o ciberocupación consiste en registrar un dominio similar a uno legítimo con la intención de aprovecharse de la asociación con fines fraudulentos. En Escudo Digital pusimos el foco en esta acción maliciosa hace apenas dos meses, cuando advertimos que últimamente está proliferando y explicamos las estrategias que utilizan los ciberdelincuentes para llevarla a cabo así como las estrategias más efectivas para protegerse de esta práctica delictiva de apropiación de nombres de dominio.

Esta ciberamenaza afecta tanto a usuarios como a organizaciones y es una tendencia al alza. De hecho, los casos de cybersquatting han alcanzado este año máximos históricos. Así lo pone de manifiesto un informe de Atlas VPN, elaborado a partir de datos proporcionados por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) que reflejan que las denuncias de cybersquatting se han mantenido en constante crecimiento en los últimos seis años y han llegado a cifras históricas en 2022.

En concreto, este año OMPI ha recibido 5.616 denuncias por ciberocupación, lo que supone cerca de un 10% más que en 2021 y un aumento de hasta el 202% en comparación el año 2000.

Según indica Atlas VPN, los datos incluyen casos y nombres de dominio registrados desde el año 2000 al 2022 bajo la Política de Resolución de Disputas de Nombres de Dominio Uniformes (UDRP), el procedimiento internacional para solucionar este tipo de denuncias de nombres de dominio desde que fue establecido por la Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números (ICANN) en 2019.

La OMPI es una de las entidades proveedoras de servicios de resolución de este tipo de controversias y a lo largo de los últimos 22 años ha registrado un total de 21.284 denuncias de ciberocupación.

"Después de registrar los nombres de dominio similares, los ciberocupantes pueden intentar venderlos a las marcas comerciales que están imitando o usar similitudes en los nombres de dominio para atraer tráfico a su propio sitio web. Entre estos últimos se encuentran aquellos que usan dominios para atraer a las víctimas a ataques de phishing", apunta Atlas VPN.