Ciberataque a dos importantes compañías de combustible alemanas

Oiltanking GmbH Group y Mabanaft Group, dedicadas al suministro y almacenamiento de combustible han sufrido un sospechoso ataque cibernético

sara-olivo-escudo-digital

Redactora Jefe de Escudo Digital

Guardar

Oiltanking GmbH Group
Oiltanking GmbH Group

Las dos empresas involucradas en el almacenamiento y suministro de petróleo y otros materiales, han manifestado hoy martes día uno de febrero que han sido víctimas de un ciberataque que ha afectado a sus operaciones en Alemania, según informa Associated Press.  

Oiltanking GmbH, distribuye combustible Shell por todo alemania, y al cierre de estas líneas ha visto seriamente afectadas sus operaciones. Tanto Oiltanking como Mabanaft son filiales subsidiarias de  Marquard & Bahls. En algunos foros de ciberseguridad se especula si la brecha se ha producido allí. Según informa Bleepping Computer ,aunque los responsables de ambas compañías hayan restado importancia a lo ocurrido, es más grave de lo que parece ya que suministran  combustible a un total de 26 empresas en el país. Algunos medios alemanes han puesto el grito en el cielo ante el peligro de desabastecimiento energético, pero los políticos han apaciguado los ánimos. 

Y es que la firma Shell opera en 1.955 gasolineras en el país, por lo que si se quedaran sin combustible, provocaría una crisis que tendría un efecto adverso en una serie de operaciones diarias de Alemania y, por extensión, en su economía nacional.

El director gerente de la asociación independiente de almacenamiento de tanques en Alemania, Frank Shaper en declaraciones a Spiegel ha manifestado que el ataque no pone en peligro el suministro de combustible en el país ni en la calefacción ni el transporte. 

Las actividades se han visto ralentizadas, y es inevitable. El proceso de carga/descarga está automatizado y no se puede recurrir a operaciones manuales. El sistema se fundamenta métodos computerizados que actualmente están fuera de línea.

Oiltanking actúa en 13 parques de tanques distribuidos por toda Alemania, y en estos momentos no pueden atender camiones. La empresa ha recurrido a puntos de carga alternativos mientras soluciona los problemas derivados del ciberataque.

Si bien el ataque a Oiltanking y a Mabanaft aún no se ha atribuido a ningún actor, podría ser obra de un Estado que busca causar daño a gran escala a la economía alemana 


Oiltanking GmbH Group y Mabanaft Group descubrieron el sábado lo que han denominado como  un “incidente cibernético que afecta a nuestros sistemas de TI” y han iniciado una  investigación junto con especialistas externos. No han querido dar  más detalles sobre la naturaleza del incidente o hacia quién apuntan las sospechas, pero han manifestado  que están trabajando para valorar el alcance de lo ocurrido. Ambas empresas han manifestando que están trabajando “para restablecer las operaciones a la normalidad en todas nuestras terminales lo antes posible”.

Oiltanking GmbH Group, que opera terminales de tanques de almacenamiento para petróleo, gas y productos químicos, aún opera todas las terminales en todos los mercados globales. Pero las instalaciones de Oiltanking Deutschland GmbH, una entidad separada que opera en todos los terminales de  Alemania y es parte de Mabanaft, se ha visto más afectada en sus actividades de suministro interior en Alemania, dice el comunicado. La empresa es importadora, mayorista y proveedora de combustible para calefacción, gasolina, combustible diésel, combustible para aviones y otros productos derivados del petróleo.

La noticia llega en un momento delicado. No debemos olvidar que Alemania depende energéticamente de Rusia, y en el caso de que se desencadenara un conflicto por la crisis ucraniana, el país germano, que  forma parte de la OTAN sería uno de los más afectados en caso de recortes en el suministro. Si bien el ataque a Oiltanking aún no se ha atribuido a ningún actor, podría ser obra de un Estado que busca causar daño a gran escala a la econmía alemana.