Cinco años de prisión por hackear a Mario Bross

Gary Bowser, un hacker que vendía chips modificados en comandita con un grupo e hizo perder dinero a Nintendo, podría pasar un lustro entre rejas.

sara-olivo-escudo-digital

Redactora Jefe de Escudo Digital

Guardar

Nintendo no es buen enemigo para aquellos que se atreven a hackear sus juegos.
Nintendo no es buen enemigo para aquellos que se atreven a hackear sus juegos.

Nintendo es una de las compañías que más en serio se toma la lucha contra la piratería en sus videojuegos y consolas. No quiere bromas con sus productos emblemáticos, y ya ha llevado ante los tribunales a personas que fabricaban o distribuían chips que que otros pudieran acceder a su extenso catálogo de Switch sin pagar ni un euro ni un dolar, como recuerda la web Libero.  

El pasado año Gary Bowser fue detenido por vender unos chips que se podían introducir en la Nintendo Switch para poder jugar a varios juegos. 

El año pasado, fue capturado Gary Bowser, un hacker que se había dedicado a vender chips modificados con un grupo de personas. Estos chips, se podían introducir en la Nintendo Switch para poder jugar varios títulos. Después de una investigación, Nintendo y las autoridades dieron con el paradero de esta persona, poniéndolo bajo las rejas.

El grupo delictivo al que pertenecía consiguió generar 320.000 euros, pero Gary no fue el mayor beneficiario

El juzgado que lleva el caso en Estados Unidos pretende meter a  Bowser en la cárcel 5 años. El hacker ya ha reconocido su culpabilidad, y sabe que tendrá que pagar al menos  4.5 millones de dólares por estar involucrado en la producción y distribución tanto de los chips mencionados como de consolas modificadas.

Considera, sin embargo, que cinco años de cárcel es demasiada pena. Y sus abogados están luchando para rebajar la condena. Van a apelar para conseguir que la sentencia máxima de su defendido no supere los 19 meses. El problema al que se enfrentan es que estaríamos ante un castigo que pretende ser ejemplarizante dada "la naturaleza y circunstancias del delito, el historial y las características del acusado"

Si la sentencia se llevara a cabo, y tras permanecer cinco años " a la sombra", Bowser tendría que someterse a un periodo de supervisión con el fin de prevenir que no vuelva a cometer un delito de estas características. 

El argumento de los abogados de  Bowser es que la ley está siendo muy severa contra él, ya que es "el menos culpable y el único acusado aprehendido". Y comparan la vida de lujo y despilfarro que han llevado otros implicados en el caso.

El grupo con el que trabajaba Bowser generó 320.000 euros y originó enormes pérdidas a Nintendo, pero reiteran que cinco años de la vida de una persona por este delito "es demasiado".