Dos estudiantes de la UPV aceptan 21 meses de cárcel por "hackear" sus notas

Guardar

examenes
examenes

Dos estudiantes de la Universitat Politècnica de València (UPV) han aceptado sendas penas de 21 meses y un día de prisión y sendas multas de 1.620 euros por piratear el sistema informático de la institución educativa para subirse las notas.

Ambosuniversitarios, del doble grado de Administración de Empresas e Ingeniería enTecnologías y Servicios de Telecomunicación de la UPV, fueron detenidos porestos hechos en abril de 2018 y se enfrentaban a una condena de tres años deprisión y multas a partir de 3.000 euros.

Este pasado jueves ambos reconocieron los hechos por lo que habían sido acusados –un delito continuado de falsedad en concurso con otro continuado también de revelación de secretos– y han mostrado su conformidad con la condena propuesta, que ha sido rebajada por la fiscal antes del inicio de la vista.

Esta rebaja, sumado a que ninguna de las partes ha anunciado recurso, ha permitido a la jueza acordar la firmeza de la condena y posteriormente suspenderla, de modo que ninguno de los acusados entrará en prisión, ya que no tienen antecedentes. Eso sí, ambos tienen la condición de no delinquir en los próximos dos años.

Los acusados tambiénse han comprometido a pagar de forma fraccionada las multas de 1.620 euros queles han impueso a cada uno, que inicialmente eran de 3.600 euros y 3.000 euros.

Cómo accedieron a la red de la UPV y hackearon sus notas

Según la acusación que ha ejercido el Ministerio Público y la UPV a través de la Abogacía del Estado, los acusados accedieron de forma ilícita a la red informática de la universidad en varias ocasiones entre el 2 de abril de 2017 y el 31 de enero de 2018. Pudieron hacerlo tras apoderarse de los nombres de usuario y de las claves mediante un sistema 'keylogger' –que memoriza las pulsaciones que se realizan en un teclado– instalado en los ordenadores que utilizaban los profesores dentro de las aulas.

Para ello, usaron redes wifi de la UPV, portátiles propios yla red anónima y privada TOR (el Ruter Cebolla, por sus siglas en inglés), queoculta las direcciones IP de los usuarios y supuestamente mantiene el secretode los contenidos que se mueven a través de ella.

El primero de los acusados, al que se reclamaba una multamayor, mejoró sus notas en seis asignaturas, mientras que el segundo hizo lopropio en dos materias.

La investigación policial y la postura de la UPV

Tal y como señala el portal Genberta," la investigación policial se inició tras hallarse un dispositivokeylogger en uno de los ordenadores de la universidad valenciana, con el quehabrían conseguido las credenciales de los profesores, y comprobarse que calificacionesde exámenes y trabajos primeramente suspendidos por los presuntos autores deestos delitos, aparecieron después aprobados con una buena nota en las actasoficiales".

El Cuerpo Nacional de Policía también ha explicado que losacusados intentaron ocultar su hackeo interceptando los mensajes de aviso decambio de calificaciones que el sistema informático de la UPV envía alprofesorado.

La Universitat Politècnica de València, por su parte, suspendió cautelarmente la condición de alumno a ambos procesados, aunque esta medida se levantó en cuanto se inició la instrucción de la causa penal.

Tras la sentencia por conformidad, en la que las penas se han rebajado, el expediente administrativo abierto por la universidad seguirá su curso y, según informa EFE por fuentes cercanas al caso, es probable que ambos alumnos sean expulsados definitivamente y sus expedientes anulados.