España, tercer país del mundo con más ataques de troyanos bancarios

Guardar

troyano bancario
troyano bancario

Los troyanos bancarios siguen siendo la principal amenaza para las plataformas móviles en España, según el informe de la compañía de ciberseguridad Kaspersy sobre amenazas del segundo trimestre de 2020.

Además, los datos de este estudio también sitúan a España en la tercera posición del ranking de países del mundo con mayor porcentaje de usuarios atacados por este tipo de troyanos.

Kaspersky ha presentado las conclusiones de este informe y, durante el período de referencia, detectó 1,3 millones de paquetes de instalación de malware, de los que 38.951 eran troyanos bancarios móviles.

Agent, el troyano bancario más detectado

El informe revela que la familia Trojan-Banker.AndroidOS.Agent fue la que más contribuyó al número de paquetes detectados: el 58,7% de todos los troyanos bancarios descubiertos. La segunda está muy por detrás y fue la familia Trojan-Banker.AndroidOS.Wroba (8,3%), seguida por Trojan-Banker.AndroidOS.Zitmo (8,2%).

Durante dichoperiodo, el número total de troyanos detectados experimentó un ligero descensocon respecto al primer trimestre, pero sigue duplicando y casi triplicando lascifras de trimestres anteriores.

Número de paquetes de instalación de troyanos bancarios móviles detectados por KasperskyQ2 2019 - Q2 - 2020

En cuanto a paísesafectados, Turquía tuvo la mayor proporción de usuarios únicos atacados poramenazas financieras móviles en el segundo trimestre de 2020, el 1,29%. Lostroyanos de la familia Trojan-Banker.AndroidOS.Cebruserfueron los más detectados en ese país.

Respecto a España, se sitúa como el tercer país en porcentaje de usuarios atacados por troyanos bancarios con un 0,71%, y destacan tres amenazas principales: al ya conocido Ginp, se suma Cebruser y un recién llegado, Knobot, que se dirige a los datos financieros y destaca por disponer de herramientas que no son características de las amenazas financieras.

Un ejemplo de ellas es el secuestro del PIN del dispositivo móvil mediante la explotación de los servicios de accesibilidad, lo que permite a los atacantes controlar el dispositivo manualmente en tiempo real.