• Home /

  • Ciberseguridad /

  • Rusia ha realizado una campaña de desinformación sobre el coronavirus para influir en la extrema derecha americana

Rusia ha realizado una campaña de desinformación sobre el coronavirus para influir en la extrema derecha americana

Guardar

Covid19 novel coronavirus rumors. Sinister hand control wooden puppet on abstract geometric background. Box with text "COVID-19 fake news". Beware of fake news about outbreak 2019-nCoV treatments!
Covid19 novel coronavirus rumors. Sinister hand control wooden puppet on abstract geometric background. Box with text "COVID-19 fake news". Beware of fake news about outbreak 2019-nCoV treatments!

Operadores en Rusia han estado llevando a cabo una campaña de propaganda para difundir desinformación sobre la COVID-19 con el fin último de influir en la extrema derecha estadounidense.

Este es uno de los hallazgos de un nuevo informe que acaba de publicar la firma de ciberseguridad Recorded Future. Según el mismo, Rusia ha realizado una campaña durante varios años que ha sido conocida como "Operación Infección Secundaria" (Operation Sekondary Infektion) que trataba también de impulsar la agenda política de Rusia en Europa.

La Infección Secundaria suele apoyarse en sitios webs pequeños y locales para difundir fake news. Además, usa temas e historias creadas en las redes sociales. En este caso, se han servido también de documentos falsificados y cuentas de usar y tirar.

La campaña promueve narrativas que van en línea con la agenda política de Rusia en Europa, según informa CyberScoop. Así, los investigadores dejan caer que el grupo apoyaría al aparato de inteligencia del país.

Un ejemplo de su actividad puede encontrarse en el uso de twees falsos de cuentas, como la del político republicano y senador del estado de Florida Marco Rubio, para difundir el mensaje falso de que los ciudadanos británicos planeaban el asesinato de su primer ministro, Boris Johnson.

Buscando el enfrentamiento con los musulmanes

Los investigadores subrayan que esta campaña aún no ha concluido y que el flujo de desinformación continúa con fake news sobre el virus y el sentimiento anti-occidental.

El último caso identificado por Recorded Future crea una narrativa en la que algunos americanos habrían acusado a la comunidad musulmana de propagar la COVID-19. El artículo se supone que se basaba en un hilo del foro 4chan en el que se alentaba a los musulmanes a difundir el virus en los países occidentales. Una respuesta sugería tomar acciones violentas contra la comunidad musulmana.

Los investigadores siguieron una captura de pantalla hasta una publicación real en 4chan y vieron que los artículos se habrían compartido en fuentes que normalmente se usan para la Infección Secundaria, lo que sugiere que un operativo lo habría movido.

La operación Sekondary Infektion tendría una doble motivación de despertar el descontento en la derecha americana, además de pintar a EE.UU. con una imagen negativa.

El problema es que 4chan es una plataforma con poca moderación, lo que la convierte en un objetivo perfecto para la inteligencia rusa.

"Lo preocupante es que los actores de influencia que creemos están asociados con la infección secundaria demostraron que pueden estar en plataformas que tienen asociaciones con la violencia y el extremismo doméstico", ha comentado Brian Liston, analista principal del informe. "Queda por ver si ayudan o no a motivar o impulsar ese comportamiento en otros casos que no hemos identificado ...", añade.

El informe también vincula a Secondary Infektion con otra campaña de propaganda rusa, denominada Ghostwriter, que fue descubierta por investigadores de FireEye. Ese grupo también amplificó las narrativas anti-occidentales en Europa del Este y difundió información sobre COVID-19 a través de sitios de noticias locales.