Nuevo varapalo al BBVA: conflicto colectivo por las horas extras

sara-olivo-escudo-digital

Redactora Jefe de Escudo Digital

Guardar

BBVA, inspección de trabajo y posible conflicto colectivo
BBVA, inspección de trabajo y posible conflicto colectivo

Cuando no se declaran las horas extras, y más en el caso de una gran empresa como puede ser el BBVA, no solo se comete un fraude contra la Seguridad Social sino que además se muestra abiertamente el estado de salud del mercado laboral de nuestro país. Y es que no estamos hablando de un pequeño comercio o de una cafetería, o de una cooperativa agraria; estamos hablando de un sector, el de la banca, que hace años podía abanderar el concepto de conciliación en el trabajo. Se les envidiaba, pero si hasta ellos viven mal en estos momentos... ¿Qué va a ser del resto de los trabajadores? Y no estamos hablando de la tendencia al presentismo o calentar la silla, que tanto daño a hecho a la productividad de nuestro país, sino de oficinas del BBVA donde, según fuentes de CGT,hay empleados que no se sientan por falta de tiempo, y sí se sienten literalmente amenazados, ya que a veces hay una sola persona para atender a decenas de clientes.

Y es que en alguna oficina, según estas mismas fuentes, se ha llegado a despedir a cajeros por el ERE para sustituirlos por una persona de ETT, lo cual está prohibido, "y vamos a utilizarlo cuando llegue eljuicio por la impugnación del ERE". Como ya informamos, CGT ha impugnado el ERE, firmado con el acuerdo de ACB, UGT y CCOO que ya se está ejecutando y que supondrá 2.735 extinciones y 210 excedencias incentivadas. Más de 1.199 trabajadores han firmado ya su salida del banco.

El juicio para la impugnación del ERE se celebrará el 27 de octubre de este año. Si la justicia diera la razón al sindicato de la bandera roja y negra, el banco se vería obligado a readmitir a los trabajadores.

Pero el BBVA se enfrenta a otros problemas. De momento ya ha tenido una inspección de trabajo relacionada con las horas. Desde el año 2019 las empresas están obligadas a establecer un sistema de control de jornada. Se realizó una negociación para ese acuerdo, pero el problema fue la aplicación, auto declarativa. Por no tener problemas, los miembros de la plantilla no declaran las horas que hacen, se limitan a reflejar la jornada estricta, señalan fuentes sindicales y también de los trabajadores: "Yo puedo estar trabajando 14 horas, pero como la máquina me permite poner a cualquier momento a qué hora entro y a qué hora salgo, se puede manipular la realidad. Y como hay instrucciones por parte del banco de no hacer horas extraordinarias, ni de compensarlas, porque el banco las compensa con tiempo, pero sí hay que hacer más trabajo del que se puede hacer en tus horas, y sabes que tu responsable no te las va a firmar, acabas falseando el sistema".

Esto es debido a que el sistema permite que el registro se pueda modificar, y en la información no queda reflejada la hora real de entrada y salida porque la misma es la que finalmente marca cada persona, pudiendo ser distinta de la real. De hecho, en la información se refleja que existe un marcaje manual, pero sin definir la hora real en la que se ha producido la modificación.

"Es como los malos tratos, en los que se obliga a la persona a la que maltrata a que no denuncie. La jurisprudencia es una cosa y la realidad es otra, No hay nadie que denuncie porque no lo paguen las horas extra. Ni ahora ni hace muchos años"

Según una nota interna distribuida por CGT, "el problema no es únicamente que haya quien las camufle y quien lo consienta o aliente a ello sino que es el propio sistema el que lo permite, pues no cumple con los requisitos establecidos en el RD Ley y por ello, a nuestro entender, tenemos un sistema que no es válido"

Las horas extraordinarias "para ir al gimnasio", según el banco

Y es que si la jornada son "siete horas", nos cuenta nuestra fuente, y "yo marco diez, al no estar autorizadas, automáticamente te salta que es tiempo personal, que has comido en tres horas, que no es tiempo efectivo de trabajo, que has podido irte a resolver asuntos personales". Este sistema, añade, lo firmaron los representantes de ACB, CCOO y UGT.

Hace escasamente unos días, responsables del banco argumentaron a un inspector de la Seguridad Social, frente a un delegado sindical, "que si hay tres horas de más es porque las mamás y los papás se han ido a buscar a los hijos al trabajo o se van al gimnasio, y yo les dije: ¿En qué oficina bancaria permiten ir al gimnasio? ¿Me lo puedes explicar? El propio inspector no se lo creía. Es imposible que, todos los días, todos los componentes de una plantilla de una sucursal salgan tres horas más tarde".

Esto, añade nuestra fuente, "es como los malos tratos, en los que se obliga a la persona a la que maltrata a que no denuncie. La jurisprudencia es una cosa y la realidad es otra. No hay nadie que denuncie porque no lo paguen las horas extra. Ni ahora ni hace muchos años. La gente piensa: 'no me voy a meter en ese fregado para que no tomen represalias contra mí', es lo que ocurre".

Antes las horas se compensaban a 1,75 horas por cada hora extraordinaria realizada. Desde hace dos convenios una hora extra es el equivalente a una hora, y compensable por otra en tiempo real. Lo firmaron los sindicatos mayoritarios y así quedó. La diferencia es que antes el registro de horas eras responsabilidad del banco y ahora recae en el trabajador.

Sigue leyendo si quieres conocer las irregularidades que ha detectado CGT, el devenir de la inspección de trabajo y lo que hizo mal el Gobierno a la hora de implantar el sistema de registro de horas.

"CGT insiste en que la solución es sancionar tanto al que altera el registro de horas como aquel a que le presiona para que así lo haga. Cuando no se declaran ni se cobran las horas extras el trabajador es cómplice, al menos desde el punto de vista moral, en un fraude a la seguridad social".

Escudo Digital ha tenido acceso a una nota sindical en la que se hablaba de que se habían hecho 40.000 horas a compensar en un año. CGT sospecha que son muchas más, que no es "más que la punta del iceberg" de un problema mucho más grave, y duda que se vayan a compensar algún día. Ellos, al contrario que los sindicatos que firmaron el acuerdo, tuvieron que trabajar con archivos Excel de más de 700.000 líneas y sin identificar a las personas, comenzando por los colectivos de mayor nivel salarial.

Según una hoja interna de CGT: "Los resultados de las y los más de 50 directores de zona arrojan resultados muy interesantes: Todas/os tienen la jornada partida flexible. Todos tienen marcajes manuales (es decir… marcaje a una hora distinta a la que se accede al registro) prácticamente todos los días. ¿Qué significa esto? ¿Que no saben cómo registrar la jornada? En este caso… ¿Cómo van a vigilar que lo cumplan quienes tienen a su cargo? El caso contrario (por el que nos inclinamos dando por supuesto su conocimiento del tema) significaría que están falseando sus registros y es otra prueba irrefutable de que el sistema no es fiable. Todos registran como tiempo efectivo de trabajo 7,45 de lunes a jueves, o 7 horas los viernes. No figura ninguna prolongación de jornada ni, por supuesto, reclaman horas extras. Esto último no nos extraña tanto. Recordad que disponen de móvil corporativo para poder registrar su jornada. Nadie se puede creer que ningún Director de Zona no prolongue su jornada, independientemente de que entiendan que no deben reclamar las horas por sentirse suficientemente compensados por su elevadísimo DOR pero lo que es ineludible es que quede registrada en el sistema la prolongación y, si no queda, es otra prueba de que el sistema es ilegal".

Y es que según este boletín, la diferencia entre el tiempo de registro preliminar y tiempo efectivo de trabajo oscila entre las 2h y 30 min y las seis horas. La media puede ser de unas cuatro horas. También es curiosa la “escrupulosidad” de algunos que marcan la entrada todos los días a las 8:00.Con cierta sorna añaden: "¡Ni que fueran británicos! Estos datos, sumados a los altísimos porcentajes de marcajes manuales de la totalidad de la plantilla (medias del 70% a la entrada y del 50% a la salida), son pruebas más que evidentes de lo que venimos denunciando hace tiempo… El sistema no es fiable, y por lo tanto debe ser anulado y sustituido por otro que sí lo sea".

¿Cuándo fue implantado este sistema que presuntamente estaría sirviendo para eludir el pago de miles de horas extras a la Seguridad Social y ha motivado una primera inspección de trabajo a instancias del sindicato?

El 25 de septiembre del 2019 se firmó un acuerdo en BBVA para implantar un sistema de registro de jornada y desconexión digital con la intención teórica de cumplir con los requisitos del RD Ley 8.2019. Lo cierto es que su aplicación no comenzó bien. Según fuentes sindicales, desde la prueba piloto realizada en Tecnología antes de la puesta en marcha del sistema el 18 de noviembre, se detectaron irregularidades que fueron denunciadas por los sindicatos ante el Juzgado de lo Social de Madrid, y también ante la Audiencia Nacional, según denuncia un boletín emitido por CGT.

No existe ninguna trazabilidad al no quedar reflejada fehacientemente la hora real de marcaje cuando se produce un cambio manual, aseguran en CGT con respecto al sistema de fichaje del BBVA

Pero es que, además, la información facilitada en febrero de este año por la Dirección a la Representación Sindical ha puesto de manifiesto, a entender de CGT y su servicio jurídico, que el sistema no es válido por varios motivos, entre ellos, el númerode registros a manejar para el correcto seguimiento de los registros de jornada, que es enorme... entre 321.812 y 760.075 registros.

No solo no se identifica a cada persona (se escudan en la LOPD) sino que tampoco identifica Territorial, Zona, CBC, provincia ni localidad, únicamente refleja el centro de trabajo, dándose el caso de que muchos de ellos tienen cientos de personas en su plantilla, destacando, sobre todos, Ciudad BBVA con alrededor de 80.000 registros. Se hace extremadamente difícil identificar a las personas para el correspondiente seguimiento dentro del derecho a la información a la RLT. No existe ninguna trazabilidad al no quedar reflejada fehacientemente la hora real de marcaje cuando se produce un cambio manual (marcado con M en el registro), porque el sistema permite cualquier marcaje en cualquier momento sin dejar registro de cuándo se produce el marcaje final real.

CGT insiste en que la solución es sancionar tanto al que altera el registro de horas como aquel a que le presiona para que así lo haga. Cuando no se declaran ni se cobran las horas extras el trabajador es cómplice, al menos desde el punto de vista moral, en un fraude a la seguridad social. Y con su comportamiento irregular perjudica al Tesoro Público y a sus compañeros. Y eso el BBVA lo sabe, no en vano tiene en uno de los posts de su blogs corporativo un manual con todos los detalles sobre cómo cotizan las horas extraordinarias a la Seguridad Social, y cómo se deben hacer las cosas bien, aunque la teoría difiera a veces de la realidad: https://www.jubilaciondefuturo.es/es/blog/como-cotizan-las-horas-extra.html

Según CGT, antes de la implantación del nuevo sistema "se hacían horas a porrillo, y como no había un sistema que lo recogiera pues ahí quedaba. Todos recomendábamos a la plantilla que cumplieran su horario, porque se quejaban pero no actuaban. La diferencia es que antes la responsabilidad era del banco, y ahora es del propio trabajador. Estás marcando un horario que no es el tuyo. Con la inspección de trabajo estamos pidiendo justificaciones de centros específicos, de oficina, para tener pruebas que que se están haciendo las cosas mal, y por supuesto, estamos planteándonos un conflicto colectivo en relación al BBVA".

Pedro Sánchez

Según fuentes del ámbito legal, gran parte de lo que está ocurriendo en sectores como el de la banca es responsabilidad del Gobierno. En enero de 2019 el Tribunal de Justicia Europeo dijo a las empresas y a los países miembros que había que regular el registro de jornada. El Gobierno español legisló, y fundamentalmente lo que dejó patente era que debía haber un registro de jornada, que la empresa debía custodiarlo y reflejar la hora de entrada y salida. En mayo de 2019 llegaron las recomendaciones del Tribunal Europeo y eran mucho más severas, había que ser más riguroso, porque no se podían seguir defraudando tantas horas extras como las que se defraudaban, por ejemplo, en España, con la Seguridad Social escasa de fondos, pero el Gobierno Español volvió a legislar prácticamente lo mismo que hizo en marzo. No siguió las recomendaciones de la Unión Europea, que señalan que el control no debe ser auto declarativo, con el fin de evitar presiones.

Archivado en: