• Home /

  • Defensa /

  • Caixabank y Axa dan la patada al Ejército y fuerzan un aumento del 50% en sus primas en el peor momento

Caixabank y Axa dan la patada al Ejército y fuerzan un aumento del 50% en sus primas en el peor momento

Guardar

ejercito del aire y ciberespacio
ejercito del aire y ciberespacio

VidaCaixa es la aseguradora filial de Caixabank, un banco al que se le ha permitido fusinarse con Bankia, la entidad a la que salvamos todos los españoles tras la grave crisis de las hipotecas Subprime del 2008. Ahora, de nuevo en plena crisis económica provocada por la pandemia, y con un Ejército que apenas dispone de presupuesto para cubrir necesidades mínimas, VidaCaixa y XL, filial de Caixa, no van a prorrogar el seguro que cada una tiene contratado para cubrir a las Fuerzas Armadas en España. Lo que cobraban les parece poco.

VidaCaixa y XL,filial de Axa han puesto a las Fuerzas Armadas contra las pruebas. Según ha publicado Expansión, han incitado a un alza en el seguro del ejército del 50%.

El hecho de que las dos compañías hayan avisado con tan poco tiempo de antelación que no iban a prorrogar sus sus pólizas, abre una puja aceleradas para sus coberturas de vida accidentes y aviación y drones, tanto en España como en otros países, para el año 2022, a la vuelta de la esquina. Defensa implantó hace una década la contratación unificada de sus pólizas para conseguir, entre otras cosas, un menor coste en estos contratos y firmó por dos años con las dos compañías. Ahora hay prisa porque hay que encontrar repuesto antes de final de año.

Tras la espantada de Caixabank y Axa, el presupuesto total para la nueva puja es de 13 millones de euros durante dos años, 2022 y 2023

VidaCaixa y XL suscribieron una póliza que vence en diciembre próximo tras agotar sus dos años de vigencia y no renovarse por los otros doce meses previstos. VidaCaixa, filial de CaixaBank, rubricó un seguro de vida y accidentes mientras quehacía lo propio XL con otro de responsabilidad civil de aviación.

El presupuesto total es de 13 millones de euros por dos años, 2022 y 2023. En este proceso, Defensa, tras consultar con varias corredurías, “aprecia falta de interés”, siempre según publica Expansión, tal vez por el enorme número de muertes que ha habido relacionadas con el Covid.

Por ello” ha elevado el precio de la póliza anual a 6,2 millones de euros, según la memoria del concurso abierto por el Ministerio. Este importe supera en un 51%   la prima anual de 4,1 millones de euros que Defensa pagó a VidaCaixa para cubrir 2020 y la misma cantidad para este año. La duración de este contrato lanzado al mercado por las Fuerzas Armadas es de un año, hasta finales de 2022, con una prórroga prevista de un ejercicio para conseguir que termine al mismo tiempo que el resto de polizas contratadas por el Ministerio de Defensa con compañías.

La irrupción de los drones ha aumentado el precio de los seguros de responsabilidad civil

El Ejército mantiene en vigor acuerdos con Mapfre, AIG, Caser y Helvetia para cubrir otros riesgos.  La irrupción de los drones ha tenido repercusiones, ya que en la cobertura de responsabilidad civil de aviación el mercado planea establecer subidas de un 25% al menos en materia de responsabilidad civil. La cobertura incluye actividades del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) y más de doscientos drones con los que trabaja el Ejército.

El seguro de vida y accidentes, con una prima anual de 6,2 millones de euros, cubrirá a unas 125.000 personas. Se incluye la tropa, la marinería y hasta a los civiles que aspiran a ingresar en las fuerzas armadas, reservistas, capellanes.

Las indemnizaciones incluidas en el pliego de condiciones van desde los 23.000 euros por fallecimiento, a los 100.000 euros por incapacidad permanente absoluta. La prima anual presupuestada para el seguro de responsabilidad civil de aviación es de 250.000 euros, una variación considerable si la comparamos con los 131.00 euros del contrato anterior que ahora no se ha prorrogado, lo que supone un 90% más.

 La nueva puja planea coberturas de hasta 50 millones por siniestro y aeronave por perjuicios materiales o personales causados a terceros de forma involuntaria.

Archivado en: