• Home /

  • Defensa /

  • ¿Por qué Pedro Sánchez quiere a Margarita Robles en Interior y quitar a Marlaska?

¿Por qué Pedro Sánchez quiere a Margarita Robles en Interior y quitar a Marlaska?

Guardar

©Europa Press. Margarita Robles, ministra de Defensa
©Europa Press. Margarita Robles, ministra de Defensa

Va en serio. Según fuentes cercanas al Partido Socialista, Pedro Sánchez está plenamente convencido de la necesidad de una renovación en el Ministerio del Interior. Y es que Fernando Grande Marlaska está totalmente achicharrado, con el Ministerio hecho trizas ante demasiados frentes abiertos. La situación que se presenta tras los indultos del procés, lo coloca en una posición muy vulnerable ante la opinión pública, y eso sin contar la concesión del tercer grado a muchos presos de ETA implicados en delitos de sangre que se avecina. Cierto es que con las transferencias no sería el Ministerio del Interior, a través de Instituciones Penitenciarias, quien los concediera, sino la consejería correspondiente del Gobierno Vasco.

Pero este tipo del pequeños detalles no los entiende la opinión pública. Queman aún más a un hombre que, según muchos de sus subordinados y gran parte de la opinión pública, debería haber dimitido ya en marzo. Y precisamente tras la sentencia dictada por el juez de lo Contencioso-administrativo de la Audiencia Nacional Celestino Salgado que anulaba la destitución del coronel Diego Pérez de los Cobos. Como se recordará, se abrió una investigación judicial por los acontecimientos del 8M, para averiguar si habían podido influir en la extensión masiva del contagio de Covid, la juez designó a un equipo de Policía Judicial de la Comandancia de Madrid, que dirige el Coronel, con órdenes estrictas, entre ellas la más absoluta confidencialidad y objetividad. Como se negó a informar a la directora y al Ministro fue cesado por pérdida de confianza. Y es que Marlaska, afirman personas conocedoras de su modus operandi, no se ha dado cuenta de que ya no es juez, de que los Guardias Civiles y Policías no son sus subordinados en las investigaciones policiales.

Al coronel Pérez de los Cobos le cesaron por cumplir las órdenes de la Juez. Fue calificado por las asociaciones de la Guardia Civil como un acto de despotismo, un "aviso a navegantes" de que cualquier mando que sacara los pies del tiesto podría ver perjudicada gravemente su carrera. Hubo varias dimisiones de mandos de la Guardia Civil. La dignidad es un perfume muy caro, pero hasta la Directora General valoró usarlo, ya que pensó en dimitir, según publicó Escudo Digital tras consultar fuentes de absoluta solvencia.

Fuentes consultadas afirman que Margarita Robles debe rechazar la cartera de Interior

Ahora Pedro Sánchez está intentando retirar a Marlaska, que ha quedado muy tocado, para poner en su puesto a Margarita Robles, un perfil mixto, técnico y político, que lo está haciendo muy bien en defensa, pese a las chinitas que le ha puesto por el camino su colega, como el famoso asunto de las vacunas y los miembros del JEMAD. Destituyó a un mando que ni siquiera tenía ganas de vacunarse, y con ello obligó a Margarita a hacer exactamente lo mismo con su equipo, cuando es de sentido común que las personas que han de estar al cargo de un país en crisis tienen que estar sanas porque no es fácil encontrar relevo. Fue un gesto demagógico muy vil por parte del Ministro del Interior.

¿Por qué ha pensado el presidente del Gobierno en Margarita Robles? Porque mata dos pájaros de un tiro. Ni siquiera ella, considerada por los que la conocen bien "como una mujer honesta, inteligente, sencilla y trabajadora", podría resistir "el desgaste de hacerse cargo de un Ministerio al que el juez cántabro ha hecho trizas". Y con ello Pedro Sánchez se quita de en medio a una posible adversaria, una mujer moderada, muy bien considerada en el partido, que desde el principio ha estado en contra de los indultos. Pero que ya se está tragando sapos. Hoy, la máxima dirigente de las Fuerzas Armadas, con permiso del Rey, ha apelado a la "generosidad y al humanismo cristiano para justificar indultos". Algo tenía que decir, pero fuentes cercanas al PSOE afirman que debe medir mucho sus palabras si no quiere acabar tan quemada como Grande-Marlaska. Los que la quieren, afirman observadores autorizados, deberían aconsejarle que rechazara la cartera si, como parece, Sánchez se la está ofreciendo. No puede tirar por la borda el capital acumulado con su trabajo y el de los militares durante la pandemia. Y el PSOE necesita un repuesto digno.