• Home /

  • Empresas /

  • Las empresas españolas se enfrentan a un aumento de los casos de fraude a raíz de la pandemia

Las empresas españolas se enfrentan a un aumento de los casos de fraude a raíz de la pandemia

Así lo revela el "Informe sobre el estado del fraude en España 2020-2021", que muestra cuál es el fraude más común y las comunidades más afectadas.

Guardar

Alerta fraude para las empresas españolas
Alerta fraude para las empresas españolas

La irrupción de la pandemia del coronavirus el año pasado obligó a las empresas a acelerar sus procesos de digitalización y generó un aumento de la inestabilidad que ha dejado a muchas de ellas en situación de vulnerabilidad, desencadenando un aumento del fraude en el mercado. Así lo pone de manifiesto el "Informe sobre la situación del fraude en España 2020-2021", un documento elaborado por quinto año consecutivo por la Asociación Española de Empresas contra el Fraude (AEECF) gracias a la colaboración de cada uno de sus miembros.

En su edición de este año, ha recopilado valoraciones de empresas integrantes en la asociación correspondientes a diferentes sectores: Financiera de consumo (29 %), Financiera de automoción (25 %), Telecomunicaciones (25 %), Banca (13 %), Empresas de micro préstamos (4 %) y Fintech /Insurtech (4 %).

Para casi la mitad de los socios consultados (el  46 %), la pandemia ha aumentado los casos de fraude menos de un 10 %. Por su parte, el 42 % estima que lo han hecho entre un 10 % y un 25 %, mientras que el 12 % afirma que han crecido entre un 25 % y un 40 %.

Además, solo el 3 % de los encuestados considera que la pandemia no ha tenido efectos sobre el fraude y el 97 % restante achaca su incremento a diversas causas: el 47% a una elevada inseguridad laboral e incertidumbre; el 43 % a un aumento de la vulnerabilidad de los ciudadanos frente al fraude; y el 7 % lo atribuye a que el virus ha desviado la atención de la organización hacia otro tipo de problemas dejándolas aún más desvalidas

En palabras de Rita Estévez, presidenta de la AEECF: "El Covid-19 y el acelerado proceso de digitalización que hemos vivido en los últimos meses ha representado un verdadero desafío para quienes luchamos contra el fraude. Hoy más que nunca se hace necesario un trabajo conjunto como el que desde hace años realizamos desde la AEECF con nuestros asociados, porque solo unidos podremos combatir este problema que tanto daño hace a la sociedad y a la economía española".

Los principales problemas de las empresas en la lucha contra el fraude

El informe, que ofrece una visión global sobre la situación en la que nos encontramos en España con respecto al fraude, muestra que el principal problema al que se han enfrentado las empresas en el último año en la lucha contra el fraude ha sido la falta de asignación de recursos, tanto humanos como económicos.

Así lo han asegurado el 25 % de los asociados consultados mientras que los otros han señalado otras mayores dificultades: el 19 % el desconocimiento por parte de los ciudadanos de los riesgos del fraude; el 18 % la falta de integración de las diferentes soluciones de lucha contra el fraude en una única plataforma; el 16 % las barreras al uso/compartición de datos; y el 12 % a una tecnología insuficiente para hacer frente a los fraudes actuales.

Paralelamente, el aumento de los casos de fraude en los últimos meses ha provocado que muchos aspectos de las empresas se vean afectados, siendo el empeoramiento de la tasa de conversión el que más se ha repetido, según el 34 % de los encuestados. Le siguen la inversión en equipos de investigación, acorde con el 27 % de los consultados, los costes de atención al cliente, según 7 %, y, finalmente, los costes de fidelización y retención, de acuerdo con el 6 % de los sondeados.

Fraude de identidad de cliente, el que más se repite en las empresas

Otra de las conclusiones de este informe es que el fraude de identidad a cliente, mediante el cual los estafadores utilizan los datos legítimos de un cliente para suplantar su identidad, es el más utilizado contra las empresas, según el 58% de los consultados. El segundo tipo de fraude que más se ha registrado ha sido el fraude documental (29%), que consiste en la modificación de datos reales de un documento, y le siguen los ataques de phishing/smishing (27%), un método para engañar y hacer que se compartan contraseñas, números de tarjeta de crédito y otra información confidencial.

Por el contario, gran parte de los encuestados considera que el fraude interno ha sido el que menos ha sufrido su empresa, seguido de la duplicación de la tarjeta SIM por una persona que se hace pasar por el titular de la línea. Asimismo, son considerados poco comunes el robo de datos y el fraude amigo, realizado por el propio usuario o por su entorno.

Por otra parte, la mayoría de los encuestados (el 75 %) coindice en señalar que el fraude online es el canal por el que sus empresas sufren más fraudes mientras que el presencial se considera el segundo más frecuente, según el 21% de los encuestados.

Las Comunidades Autónomas con más casos de fraude registrados

Andalucía se sitúa como la Comunidad Autónoma en la que más casos de fraude se han registrado este año, seguida de Cataluña y Madrid, que se colocan en segundo y tercer lugar respectivamente.

Comparando el año 2020 con respecto al 2019, la región donde se ha producido un mayor incremento de casos de fraude ha sido Cataluña, según el 35% de los encuestados. A continuación, se encuentra Andalucía, según el 25% de los consultados.

Soluciones para prevenir el fraude

Como refleja el informe, la compartición de datos se ha convertido en una herramienta esencial en la lucha contra el fraude al permitir detectar posibles irregularidades. Un 25 % de los encuestados considera que la compartición de datos de solicitudes de préstamos es una solución que resulta básica para prevenir el fraude en su organización, aunque el 54 % de los asociados cree que tiene un largo recorrido de mejora.

Las herramientas biométricas para la validación de identidad también han sido destacadas por el 25 % de los consultados como una solución esencial contra el fraude. Por su parte, el 21% considera que la analítica avanzada es crucial para evaluar el riesgo de fraude, mientras que un 8% piensa de la misma forma en relación al acceso a fuentes de datos alternativas (geolocalización, tarjetas SIM duplicadas).