• Home /

  • Empresas /

  • Orange baja el número de afectados por el ERE, pero aún hay obstáculos para un acuerdo final

Orange baja el número de afectados por el ERE, pero aún hay obstáculos para un acuerdo final

Guardar

Jean Francois Fallacher, CEO de Orange España
Jean Francois Fallacher, CEO de Orange España

Orange ha protagonizado un movimiento significativo en la negociación que mantiene con los representantes de los trabajadores con respecto al máximo de salidas previstas para el Expediente de Regulación de Empleo (ERE). Fuentes Sindicales han manifestado a Escudo Digital que han bajado hasta los 415 trabajadores, 70 menos que en el planteamiento inicial de la empresa, los trabajadores de los que se quiere prescindir.

Y ha mejorado las condiciones de salida del resto, según han confirmado fuentes sindicales a Europa Press. La empresa insiste en que la aceptación es voluntaria, pero con derecho a veto, una condición que exigió desde un principio. Se ha aumentado la indemnización de días por año trabajado hasta 57 días con carácter general.

Aun así, añaden los sindicatos, siguen dejando 20 días para las incorporaciones del 2019 en adelante y a los mayores de 65 años. Este es uno de los principales escollos para el acuerdo final que tendrá lugar el lunes, ya que la empresa ha rehusado una nueva reunión para este viernes. "Que se considere que una persona que acaba de entrar en la empresa reciba menos que otra porque se premie la antigüedad puede ser un argumento pero que se discrimine a los mayores no tiene recibo". Se espera que la reunión del lunes, según han comentado fuentes sindicales a Escudo Digital, se prolongue hasta por lo menos las tres de la madrugada. La empresa tiene prisa por cerrar, porque el expediente tiene como tope de fecha hasta el día 30 de este mes. La reunión empezará a las 12 de la mañana. Uno de los principales obstáculos para cerrar la negociación, según apuntan fuentes sindicales, es que la empresa pretende que se mantenga en diez años el periodo necesario de antigüedad para poder acceder a las prejubilaciones. Los sindicatos quieren que el plazo se reduca a siete años. Se da el caso de personas que habían sido fichadas de otras empresas por su experiencia y se arriesgaron a seguir el camino de Orange. Ahora se quedarían en la calle en un momento muy complicadoy en una edad muy difícil.

Con respecto al derecho de veto, fuentes sindicales defienden que va a ser una moneda de doble cara. La empresa no va a querer gente que se quiera ir, y el motivo del veto es que no haya una barra libre, por ejemplo que si hay un departamento de cinco personas se apunten los cinco y te dejen colgado, por eso en la última reunión son puntos que habrá que tratar, que no sea un veto estricto, por ejemplo, sino un diferimiento. Es decir, que si se apunta a un ERE tres personas de un departamento de cinco, puedan salir ahora tres y las otras dos puedan hacerlo en tres meses o seis meses. Se puede entender que haya vetos puros en el caso de personas que llevan un proyecto clave en la compra de un proyecto de la compañía, o que el expertise que tenga sea muy difícil de encontrar. Eso se matizará en la última reunión.

El derecho de veto a determinadas salidas voluntarias por parte de Orange en el ERE es una moneda de doble cara

Con respecto al derecho de veto, fuentes sindicales defienden que va a ser una moneda de doble cara. La empresa no va a querer gente que se quiera ir, y el motivo del veto es que no haya una barra libre, por ejemplo que si hay un departamento de cinco personas se apunten los cinco y te dejen colgado, por eso en la última reunión son puntos que habrá que tratar, que no sea un veto estricto, por ejemplo, sino un diferimiento.

Es decir, que si se apunta a un ERE tres personas de un departamento de cinco, puedan salir ahora tres y las otras dos puedan hacerlo en tres meses o seis meses. Se puede entender que haya vetos puros en el caso de personas que llevan un proyecto clave en la compra de un proyecto de la compañía, o que la experiencia que tenga sea muy difícil de encontrar. Eso se matizará en la última reunión.

En el aspecto en el que están más satisfechos los sindicatos es en el de las prejubilaciones, ya el operador ha aumentado a 175 su oferta para este tipo de salidas., que mejoran el plan de rentas hasta los 62 años. Antes pagaban un complemento de rentas hasta los 61 y ahora lo suben a los 62 años, y además cotizarían por el convenio especial de la Seguridad Social hasta los 64. Y en el tramo de personas comprendido entre los 60 y 64 años, podrán elegir entre una indemnización de 20 días por año trabajado hasta 36 mensualidades o una con el plan de rente y el CESS. Se extienden las condiciones hasta los 65, con lo cual hay un avance bastante importante. Fuentes sindicales consideran que a las personas de 54 y 55 años la posibilidad de acogerse al ERE de forma voluntaria puede resultarle atractiva.

La media de edad Orange España SAU,cuya plantilla está compuesta por 3.200 personas es de 45 años, con más de 54 solo hay unas 240 personas. El grueso de la plantilla está entre los 45 y 55.

No se ha puesto sobre la mesa ningún plan de viabilidad

La empresa no ha puesto sobre la mesa ningún plan de viabilidad a los sindicatos, y estos le han insistido en que este ERE no va a resolver los problemas de competitividad, porque el problema que está teniendo la empresa, fundamentalmente es la falta de adaptación a las condiciones del mercado. Y es que el mercado de la telefonía está evolucionando hacia precios bajos y hacia un ARPU de cliente inferior. Orange parece aspirar a un ARPU de cien euros, mientras el ARPU del cliente es de 50. Por ARPU se entiende  promedio de ingresos por usuario, abreviado en inglés ARPU (acrónimo de Average Revenue Per User) es un indicador clave (KPI) utilizado principalmente por compañías de telecomunicaciones, servicios y medios digitales. Un ARPU alto indica gran cantidad de usuarios que realizan un gasto continuo, y viceversa.

Sin embargo, el mercado está creciendo y otras empresas han sabido adaptarse. El mercado ha dejado de ser un oligopolio.

Los sindicatos siguen negociando el porcentaje de variable incluida en la retribución de las prejubilaciones y han planteado a la empresa la posibilidad de registrar una preinscripción para este programa a varios años vista. Se pretende aumentar el número de personas que pueden acogerse a la esta medida, una opción que la empresa "analizará".

En cuanto a los trabajadores generales, Orange ha vuelto a mejorar su oferta a 57 días por año trabajado con un límite de 36 mensualidades, una posición que sigue lejos de los sindicatos que aspiran a eliminar el tope de indemnización, tal y como ocurrió en 2016.

A este respecto, se ha propuesto a la empresa cambiar el límite de mensualidades percibidas por un límite a la cantidad absoluta de la indemnización, que no podría superar los 300.000 euros, según la propuesta que ha podido conocer Europa Press.

Asimismo, en el salario calculado para repartir las indemnizaciones en Orange se tendrá en cuenta el 100% de la variable teórica, otra demanda sindical. Por otro lado, la empresa ha seguido mostrándose reticente a ofrecer garantías de empleo futuro a la plantilla.

Archivado en: