Victor M Perez Velasco: “El cine español ha sido colaboracionista con los terroristas de ETA”

Este doctor en psicología, así como uno de los mayores expertos españoles en psicología industrial, acaba de presentar el ensayo “ETA en el cine”, con producciones desde 1976 hasta 2017.

Guardar

Victor M Perez Velasco, autor de "Eta y el cine".
Victor M Perez Velasco, autor de "Eta y el cine".

Doctor en psicología y uno de los mayores expertos españoles en psicología industrial, Víctor M. Pérez Velasco es el autor de un gran estudio que analiza la relación entre la cinematografía, el terrorismo y el adoctrinamiento en el País Vasco, con producciones que comprenden desde 1976 hasta 2017.

Este veterano autor ha seleccionado en un ingente trabajo de investigación y documentación 35 largometrajes, a los que somete a un análisis de contenido sobre la objetividad del relato hacia las víctimas y verdugos, y cómo introducen una carga adoctrinadora, una orientación ideológica y rasgos hispanófobos. Las conclusiones no dejan de sorprendernos tratándose de un país con una democracia consolidada como la española a la que no deja precisamente en un buen lugar. Sin pelos en la lengua critica abiertamente la actitud del actual gobierno de Pedro Sánchez hacia las víctimas de ETA y habla de un proceso sistemático que invade nuestra realidad social de “blanqueamiento” de la organización criminal. Y de la misma manera razonada no duda en afirmar que desde hace mucho tiempo hay un adoctrinamiento generalizado en los medios de comunicación en favor de las izquierdas.

Escribió en 2011 "Cine español y adoctrinamiento político" en democracia. Creemos que es el antecedente de "Eta y el cine", que acaba de publicar. Se atrevió a tomar el pulso al cine español que iba de 1976, un año después de la muerte de Franco hasta 2008. ¡32 años! ¿Cuáles son las conclusiones más importantes de este inmenso trabajo?

Nací en 1947 en Segovia, mi padre y mis tíos estuvieron en el lado nacional y no eran monstruos. Además, apenas hablaban de la guerra y no estaban ni resentidos ni politizados y nos contaron cosas. Todo el mundo hablaba sin estridencias de la guerra desde ambos bandos, había una tradición oral de los hechos bastante equilibrada. Cuando el cine de la Transición comenzó a hacer pelis me di cuenta de que me estaban mintiendo, lo que contaban en la pantalla no coincidía con lo que había leído y oído. Por eso me lancé a analizar 50 películas desde 1976 hasta 2008. Un análisis de imágenes y contenidos meticuloso y muy organizado. Conclusiones: de 50 pelis, 37 eran prorrepublicanas (74%), 13 neutrales (24%) y cero, pro nacionales. Los vencedores no hicieron méritos de ningún tipo para merecerse ningún film. En conjunto, los vencedores, media España, eran olvidados, su imagen destruida y los republicanos, los derrotados, idealizados y ensalzados. El cine español secuestró la verdad del conflicto y benefició a la izquierda española.  Además, de las 50 pelis, 32 eran adoctrinadoras (66%).

Hemos observado en sus libros que tiene una forma de trabajar sistemática y que ofrece una gran seguridad para alguien que quiera opinar con conocimiento de causa. Aunque no emplea el mismo método, nos recuerda mucho a los libros que otros autores escriben sobre terrorismo. ¿Qué cree usted que hace falta para que esos libros estén presentes en los medios de comunicación? Nos referimos a noticias, tertulias, documentales…

Para escribir necesito la concurrencia de tres “M”: Motivación (personal), Método (sistema y rigor) y Motivo (temática). Esto sólo sé hacerlo mediante el ensayo porque la novela lo soporta todo y no tiene el carácter riguroso del ensayo. Claro que la novela permite una fluidez narrativa y una versatilidad temática que el ensayo no soporta. El ensayo hace ciencia, la novela, ficción y divertimento. Para que mis trabajos estén en los medios de comunicación hace falta editoriales potentes, estar conectado con los creadores de opinión y ser de izquierdas, que desarrollan mejor su tarea de promocionar sus ideas. Yo intento moverme, pero con eficacia limitada. Creo que eso no lo he hecho bien.

¿Qué entiende precisamente por adoctrinamiento político?

Lo que digo en mis libros: Un proceso de influencia psicosociológica, de origen social, grupal o individual, que actúa sobre un individuo o grupo de forma sistemática, para inculcarle ciertos contenidos ideológicos (ideas, creencias, valores, actitudes, etc.) ya sea de forma o manera voluntaria o involuntaria”.

Adoctrinar es bueno y necesario, pero se convierte en negativo y perverso, cuando sustituye a la información y suplanta la verdad, cuando es forzoso e impuesto, el sujeto cree que le están informado y le están adoctrinando, cuando se usa con fines partidistas y sin escrúpulos, o cuando sirve para realzar una doctrina y denigrar a otras.

El adoctrinamiento político suele ser una táctica dentro de una estrategia de ingeniería social. Las izquierdas y los nacionalismos son los que mejor y más adoctrinan. Los que menos, los liberales porque su respeto a la libertad de conciencia y del libre albedrio, limitan sus opciones de adoctrinar si el individuo no lo desea.  Las religiones cuando adoctrinan no engañan, son transparentes.

Ha estudiado 35 películas y documentales en su libro. ¿Qué porcentajes considera usted que los estudiosos, periodistas y espectadores harían bien en conocer para estar al tanto de lo que ocurre en el cine español cuando ha abordado el asunto de la banda criminal ETA?

  1. Presencia de Hispanofobia 42,9%
  2. Espíritu adoctrinador 40 %   
  3. Orientación ideológica 37,1% (pro nacionalismo vasco)
  4. Defensa de los terroristas 31,4%
  5. Desprecio a las víctimas 17,1%
  6. Falta de objetividad del relato 17,1%

¿Qué películas o documentales considera que son más radicalmente adoctrinadoras?

  • El proceso de Burgos (1978). Documental.
  • Euskadi hors d’État (1983). Documental.  
  • Proceso a ETA (1988). Documental.
  • La pelota vasca (2003). Documental.
  • Haizea eta sustraiak (2007). Documental.      
  • El cazador de dragones (2012). Film.
  • Barrura begiratzeko leihoak (2012). Documental.
  •  Gazta zati bat / A piece of cheese (2012). Documental.
  • Asier eta biok (2013). Documental.        
  • Fe de etarras (2017). Film.
Cubierta y trasera del ensayo "Eta en el cine".
Cubierta ETA y el cine page 0001

¿Y qué películas o documentales piensa que mantienen una objetividad que el público español debería conocer?

  • Comando Txikia (1976).                                
  • El caso Almería (1983).                                
  • El Pico (1983).                                  
  • Sombras en una batalla (1993).                 
  • El viaje de Arián (2001).                                
  • Asesinato en febrero (2001). Documental.                      
  • Voces sin libertad (2004). Documental.                     
  • Clandestinos (2008).                 
  • Fuego (2014).                  
  • Lejos del mar (2015).                

¿Considera que por ejemplo RTVE especialmente y las cadenas autonómicas, especialmente EITB, que se mantienen con dinero público, observan una objetividad según considera este concepto en su libro?

No tengo los datos suficientes para opinar. Pero me malicio que aquellas televisiones que controlan los partidos políticos que he descrito como adoctrinadores no sean muy objetivos. Me refiero a los partidos nacionalistas periféricos y los de izquierdas, porque tienden a sustituir la información por doctrina, es decir, adoctrinarán.

Advertimos que en las películas españolas sobre terrorismo prevalece una visión negativa sobre la Guardia Civil y la Policía. ¿A qué cree que se debe esta visión, cuando los resultados de las encuestas de opinión colocan el prestigio de estas instituciones en los primeros lugares sociológicos?

Efectivamente, pero hablamos del mundo del cine, muy sesgado hacia la izquierda y temeroso con los nacionalismos periféricos. Excluyendo Iñaki Arteta, que en tres documentales cede la cámara a la voz de las víctimas, no hay un solo film que ensalce el mérito de las fuerzas de seguridad del estado ni del pueblo español. A lo sumo, pura neutralidad. Éste último aspecto es similar al trato que se da a los nacionales en el libro de 2011 sobre el cine y la guerra civil. Ello se debe, por un lado, a la falta de valentía de muchos productores directores, guionistas y actores españoles. Y por otro, a la hegemonía del nacionalismo vasco con la complacencia de una importante parte de la izquierda, no de toda. Cuando hablan de la Guardia Civil y de la Policía usan una estereotipia caricaturesca, ridícula que se agota en sí misma.

¿Cree que los profesores de Literatura o Historia deberían explicar objetivamente a los estudiantes qué ocurrió en España con el terrorismo?

El compromiso con la verdad es una actitud que deberían mantener todos los docentes. Pero siempre la misma objeción: los colectivos adoctrinadores ya mencionados no se rendirán a la hora de obtener réditos políticos para con sus proyectos culturales y sociales. La gente olvida que el nacionalismo vasco, tanto el radical como el moderado, consiguieron una “limpieza étnica” de más de 150.000 ciudadanos vascos con el terrorismo y el amedrantamiento. Sorprende que Europa no reaccionase contra esta barbaridad racista.

¿Realmente se está creando otro relato, en muchos casos con el consentimiento de los propios medios de comunicación, para “blanquear” lo que ha significado el terrorismo en nuestro país y especialmente el de ETA?

Me temo que sí. Principalmente entre sus herederos políticos, el nacionalismo vasco en cualquiera de sus versiones, y aquellas formaciones políticas que quieren blanquear la huella sangrienta de ETA. De la misma forma que los republicanos derrotados en la guerra civil tratan de lavar su pasado y presentarlo como idílico, los terroristas hacen lo propio. Lamentablemente una buena parte del cine español, productores, directores, guionistas y actores, están dispuestos a colaborar con ellos.

¿Qué tácticas se están empleando y qué responsabilidad tiene el Gobierno?

El gobierno, en apariencia, no tiene ninguna táctica positiva dirigida a ganar el relato de la derrota de ETA. Eso le impediría contar con los votos de Bildu y del PNV. El PSOE no está respetando a sus propias víctimas porque es cautivo de la ambición cortoplacista de Sánchez. Al final, los terroristas serán los héroes y las víctimas los culpables. Como en la guerra civil, los buenos los republicanos y los malos los nacionales.

¿Es un fenómeno global o solamente español?

No me siento suficientemente informado. Pero en el caso español, creo que el cine ha sido en buena medida, colaboracionista con los terroristas ya fuese por acción u omisión. No debería haber existido una filmografía de apoyo a los políticos violentos como la reflejada en este libro. En sí misma, esta producción forma parte de una patología social que compartirían todos los implicados.

¿Qué considera que son mejores medios para informar a los estudiantes, las películas o los documentales?

Los documentales son tres veces más adoctrinadores que las películas y además son más baratos. También se pueden deslizar y visionar en canales temáticos sembrando su semilla mentirosa y segada. Las películas son mejores para informar, porque se obligan a tener una trama que filtra el descarado apoyo a cualquier grupo terrorista y de existir, es muy probable que no tuviese éxito en taquilla.

Aunque no las incluye en su libro, ¿qué opinión tiene usted sobre las series que se han realizado sobre el terrorismo? Parece que hay un renacer de este tipo de series en todas las plataformas.

Sinceramente no tengo criterio porque no he visto ninguna. El canal Historia es altamente adoctrinador en favor de las izquierdas. Es la influencia de la socialdemocracia americana que protege a los antifas y les apoya. No entienden al liberalismo conservador.

Coincidiendo con la aparición de su libro, Iñaki Arteta ha publicado Palabra de Vasco. ¿Qué opinión le merece el trabajo de Arteta en sus documentales sobre el terrorismo?

Conozco a Iñaki Arteta y en el libro hay tres documentales de él. Su filmografía ha permitido dar a las víctimas una visibilidad más que bienvenida. Asistí a la presentación de dicho libro hace muy poco y me parece una obra autobiográfica que refleja la historia de otra víctima más, que reivindica la necesidad de un relato veraz y objetivo del fenómeno terrorista y sus cómplices.

Finalmente, ¿está trabajando ahora en algún proyecto?

Si, por supuesto. Con la Universidad Francisco de Vitoria hay un trabajo sobre valore políticos para este año 2022. Además, estoy trabajando en un ensayo sobre el marxismo como una nueva religión. Mi compromiso es combatir el adoctrinamiento político de las filosofías políticas autoritarias.