• Home /

  • Internacional /

  • El espía "más duro": un robot ruso del tamaño de un tanque infantil disfrazado de piedra

El espía "más duro": un robot ruso del tamaño de un tanque infantil disfrazado de piedra

Imitando el camuflaje de algunos animales en la naturaleza, Rusia ha desarrollado un robo con forma de roca que va equipado con una cámara para espiar.

sara-olivo-escudo-digital

Redactora Jefe de Escudo Digital

Guardar

El minitanque espía ruso con forma de piedra
El minitanque espía ruso con forma de piedra

Parece una piedra corriente y no moliente, sino de las que sirven casi para moler por su peso, pero es un espía electrónico en toda regla. Se trata de un prototipo que han desarrollado los cadetes de la Fuerza Aérea Rusa para vigilar a los enemigos de cerca sin que se percaten de ello. El vídeo que acompaña a estas líneas nos lo muestra actuando en directo. Según publica la página web La Nación, en su apartado de tecnología, los rusos están avanzando rápidamente en el desarrollo de todo tipo de innovaciones armamentísticas, desde los androides al estilo Terminator hasta un espectacular  Kalashnikov con un controvertido diseño gamer. El robot que pueden ver, diseñado por los mencionados cadetes en el Centro Científico y Educativo de la Academia Zhukovsky-Gagarian, solo puede ser detectado por los muy observadores y pretende ser una alternativa segura para que los militares puedan ver lo que ocurre tras las pistas enemigas.

Parece un juguete pero  no  lo es. Tiene el tamaño de un tanque infantil, pero dispone de ruedas tipo oruga a la altura de sus hermanos mayores y una cámara que surge de su techo como el periscopio de un submarino. No dispone de armamento para defenderse si es detectado, por lo cual ,cualquiera puede llevárselo a casa. Tiene una capacidad de registrar 15 horas de audio y vídeo y se puede controlar desde una distancia máxima de dos kilómetros. Dispone de sensores que le permiten grabar solo cuando detecta movimiento, y su autonomía puede ampliarse en un día mediante un sistema de optimización de la energía. 

Recuerda a las capas térmicas de los soldados israelíes

Con una capacidad para registrar unas 15 horas de audio y vídeo, este pequeño tanque robótico con forma de roca permite ser controlado de forma remota por operarios humanos desde una distancia de unos dos kilómetros. A su vez, el robot espía está equipado con sensores para que solo grabe material cuando detectan un movimiento, y posee un sistema de optimización de energía para ampliar la autonomía de uso a unas 24 horas.

No es la primera vez que se utiliza el aspecto de una piedra para el camuflaje. Los soldados de Israel disponen de capas térmicas con esta apariencia. Según publica La Nación, los desarrolladores de  este minirobot de piedra lo han diseñado para misiones complejas como las que desarrollan las fuerzas armadas en Siria. 

“Uno de los principales desafíos estuvo en crear un equipo con un diseño capaz de integrar todos los componentes en una única plataforma. A su vez, también tuvimos que enfrentar la complejidad de integrar dos desarrollos creados en C y Python”, dijo Nikandr Yemets, cadete de la Fuerza Aérea Rusa, citado por el sitio Zvezda.