• Home /

  • Sociedad /

  • La historia del transporte de dinero: de las diligencias a los blindados de nuestros días

La historia del transporte de dinero: de las diligencias a los blindados de nuestros días

sara-olivo-escudo-digital

Redactora Jefe de Escudo Digital

Guardar

historia-del-transporte-dinero-en-efectivo
historia-del-transporte-dinero-en-efectivo

Si hablamos de transporte de dinero en efectivo y su historia nos vienen imágenes vinculadas a Hollywood. Hay muchos ejemplos, y los más memorables se sitúan en las películas del salvaje Oeste, desde "La diligencia" de John Ford, aquella en la que viajaba el director de un banco que había cometido un desfalco, hasta "Asalto a un carro blindado" (The War Wagon), un memorable western protagonizada por John Wayne y Kirk Douglas cuyo título lo dice todo. La seguridad privada, tal y como hoy la entendemos, nació en aquel momento. Había que proteger a las personas que cruzaban el continente de los apaches y los pistoleros "y también había que proteger los caudales", recuerda Eduardo Cobas, secretario general de laAproser, la Asociación Profesional de Compañías Privadas de Servicios de Seguridad, queengloba entre otras muchas, a las cuatro compañías que transportan dinero en efectivo en la actualidad en España: Prosegur, Loomis, Trablisa y Eulen.Precisamente Loomis, una multinacional, adquirió algunas empresas cuyo origen se sitúa en el siglo XIX en Estados Unidos. Aunque las más famosas fueron Pinkerton (actualmente dedicada a la investigación por parte de detectives) y Wells Fargo, convertida hoy en día en un banco de los más importantes de Estados Unidos.

Han pasado muchos años desde que la fiebre del oro convirtió en imprescindible la protección de los lingotes y los bancos donde los buscadores del preciado metal guardaban su capital. El patrón oro ha dado paso al dinero FIAT, y ahora, con el auge de las transacciones digitales, ha pasado a convertirse en un apunte contable. En España, concretamente, el sector de la seguridad factura más de 300 millones de euros, y de ellos solo un 8% proceden del transporte y custodia del dinero en efectivo. "Hay cinco mil profesionales en el ámbito que trabajan en este ámbito de la seguridad privada", señala Cobas, y su importancia es más cualitativa que cuantitativa, ya que en el área del transporte y gestión del efectivo, "se produce una colaboración muy importante entre el sector público y privado".

Eduardo Cobas, secretario general de Aproser
Eduardo Cobas, Secretario General de Aproser.

Históricamente la primera ley sobre la seguridad privada en España llega de manos de Carlos I de España, en los años 20 del siglo XVI, cuando se crean los Guardas de Caza como tales y se desarrollan las normas que regulan su actividad de la seguridad privada en el entorno rural.

Faltaba mucho aún para que se desarrollara uno de los elementos que han estado en el origen y en la evolución o en la profesionalización del sector de la seguridad privada: la regulación y el control sobre la actividad del transporte de fondos. En 1849, por un decreto firmado por Isabel II, cinco años después de la creación de la Guardia Civil, se crea la figura del Guarda Jurado, pero no fue hasta el siglo XX cuando se regula de forma específica la legislación en torno a los mismos, con especial atención a la vigilancia bancaria y al transporte del dinero. Así, la primera reglamentación de nuestros días del Vigilante Jurado la podemos encontrar dentro de las entidades bancarias mediante el Decreto del Ministerio de la Gobernación de 4 de Mayo de 1946 publicado en el BOE 130.

Debido a la importancia que toman los Vigilantes Jurados, otras instituciones como Cajas de Ahorro y Montes de Piedad se acogen a esta normativa mediante la Orden Ministerial de 30 de abril de 1969, BOE 122, surgiendo poco después los Vigilantes de la Industria y del Comercio. Mediante el Decreto de 1 de marzo de 1974 se unifican la figura del Vigilante Jurado de Entidades Bancarias y de Ahorro, así como toda la normativa dispersa hasta entonces es derogada por el Real Decreto 2113/74 de 23 de julio, que refunde el servicio de Vigilantes Jurados de Entidades Bancarias, de Ahorro y de la Industria y del Comercio, en lo que pasa a denominarse Servicio de Vigilantes Jurados de Seguridad. Y es que, en aquellos tiempos, como recuerda Eduardo Cobas, "había un importante nivel delincuencial, y no solo existía la ETA, sino también los GRAPO, lo cual influyó en la necesidad de que el desempeño de esta actividad se hiciera con las máximas garantías de seguridad y de protección". Por ello las grandes entidades bancarias crean la figura del vigilante experto en la custodia de fondos, vinculada al transporte del dinero en efectivo en España "que se regula definitivamente con una normativa de 1974". Tres años más tarde, nacía APROSER, y surge el Convenio Colectivo Sectorial que regula, entre otras muchas cosas, la actividad del transporte de fondos.

Sigue leyendo si quieres saber si podría volver a ocurrir un caso como el que protagonizó "El Dioni", y también si quieres conocer cuál es el nivel de la protección de fondos en España.

"Lo de 'El Dioni' fue una excepción, con el elemento cómico trágico qué comportó el personaje, pero el hecho de que todo el mundo se acuerde del día y casi de la hora tantos años después es demostrativo de que en los últimos lustros y décadas se han hecho las cosas bien", afirma Eduardo Cobas.

Hasta Joaquín Sabina hizo una canción sobre Dionisio Rodríguez Martín, quien ha colaborado en diversos programas de televisión, estuvo 21 días en una isla de famosos y se ha convertido en parte de la historia más bizarra de España. Guardaespaldas de Miguel Durán y Alfonso Escámez, entre otros potentados, trabajó para la empresa Candi S.A, que decidió desviarlo a la custodia de fondos. El 28 de julio de 1989 aprovechó la ausencia de sus compañeros para coger el dinero del furgón blindado del que era jefe y llevarse la 298 millones de euros a su coche. Se marchó a Brasil y lo pillaron porque su altísimo nivel de vida despertó sospechas. El peluquín que se puso no consiguió disimular si identidad. La empresa para la que trabajaba, Candi, quebró.

Le preguntamos al secretario secretario general de APROSER si algo así podría volver a ocurrir y nos contesta esto: "Aquello fue una excepción, con el elemento cómico trágico que comportóel personaje, pero el hecho de que todo el mundo se acuerde del día y casi de la hora tantos años después es demostrativo de que en los últimos lustros y décadas se han hecho las cosas bien".

Y añade rotundo: "La historia del transporte de seguridad en España es un éxito, porque al margen de que haya habido algún ataque con un resultado que no haya sido el esperado, España ha sido el país de Europa con los menores niveles de incidencia en cuanto a la seguridad de la operativa".

Ha habido muy pocos casos de atracos que hayan quedado impunes, siempre o casi siempre se les ha acabado pillando a los delincuentes, afirma Eduardo Cobas, quien añade que es imposible que una situación como la del Dioni se volviera a producir. Ahora se trabaja de otra forma.Toda la normativa está recogida en el BOE con fecha 18 de febrero del 2011.El proceso de custodia y traslado del dinero se hace a través de un conductor separado por una cabina de sus dos compañeros armados en un vehículo que permanece siempre en marcha.

¿Cómo ha de ser y es un vigilante especializado en la custodia del dinero? Pasa pruebas psicológicas, cobra unos 25.000 euros al año, tiene licencia de armas y practica en las galerías de tiro habilitadas por la Guardia Civil cada seis meses. Pero el sector del transporte de efectivo es mucho más que tres señores más o menos corpulentos y valientes que en algunas zonas recorren grandes trechos entre el camión y el cajero o la tienda a la que van a recoger el dinero.

Así lo explica Eduardo Cobas: "Nosotros definimos este segmento como transporte de fondos y gestión de efectivo, y no es baladí el término, porque no solo transportamos el dinero del punto A al punto B, también hacemos algo que no se valoraporque se da por hecho. Los billetes están limpios, no hay cortes ni arrugas, y la labor que se hace del procesado del dinero en efectivo, así como de la detección de monedas y billetes falsos es muy importante. Fuimos nosotros quienes asumimos el paso de la peseta al euro con todo lo que implicaba, y no fue fácil".

Sigue leyendo si quieres saber los peligros que acechan al dinero en efectivo, y por extensión a los ciudadanos que podrían verse obligados a dejar de disponer de él contra su voluntad.

"Estamos asistiendo a un fenómeno muy curioso, la sustitución del 'legal tender' (moneda en curso legal) a una especie de "exterminación" del dinero en efectivo"

Pagos en efectivo

No cualquier empresa puede hacer frente a la inversión que supone hacerse cargo del dinero en efectivo, y es peligroso para la sociedad que hacerlo deje de resultar rentable ante el aumento del pago electrónico. Según Eduardo Cobas "es importante que aparte del interés subjetivo que podamos tener nosotros porque vivimos de esto, se considere la aportación de valor que prestamos y se preserve el derecho de los ciudadanos a elegir cómo quieren pagar". Hasta al parlamento español se le ocurrió la idea de ir acabando progresivamente con el dinero en efectivo y el Banco Central Europeo le paró los pies.

Actualmente existe una campaña para desacreditar el dinero en efectivo. Se le considera obsoleto, se intenta adjudicar a colectivos marginales, y más de un comerciante al que se le ha estropeado el datáfono y ha pedido que le pagaran en efectivo, ha tenido que escuchar frases tan absurdas como "ni que estuviéramos comprando droga". Según encuestas realizadas, el 90% de las personas a las que se les ha preguntado al respecto quieren seguir pagando en cash. Con la crisis derivada de la pandemia, señala Cobas, "el 49% de la población no duda en afirmar que controla mucho mejor el dinero y las finanzas gracias a la utilización del dinero contante y sonante. Esto se ha visto mucho cuando la gente acudía al cajero a recoger el dinero del ERTE". Y ello tiene una explicación muy sencilla, como declaró la psicóloga Lucía Moya a Escudo Digital en un reportaje sobre el dinero: “Cuando pagamos en efectivo sentimos que ese dinero se nos va de las manos y, sin embargo, cuando utilizamos el pago electrónico, ya el simple hecho de recuperar nuestra tarjeta acto seguido, diluye esa vivencia de desapego a nivel subconsciente”

Por otra parte, ante el gran número de ciberataques, clonación de tarjetas, y robo de las mismas la gente comienza a percibir como más seguro el pago de toda la vida.

Luego está el tema de la privacidad: ¿A quien le hace gracia que desde que te levantas hasta que te acuestas, todos los días de tu vida, alguien pueda saber en qué te estás gastando tu dinero? La gente comienza a hacerse preguntas ante las filtraciones de datos: ¿En caso de necesitarlo me negarán un trasplante si los médicos de la Seguridad Social acceden a lo que gasto o dejo de gastar en comida basura en establecimiento de comida rápida? ¿Por qué tiene que saber mi mujer cuánto me he gastado en su ramo de flores? La casuística es inmensa. Cuando compramos con tarjeta bancaria vamos dejando un reguero de pistas, "y todos tenemos derecho a que determinadas conductas de consumo sean preservadas dentro de nuestra privacidad y no haya entidades que se aprovechen de nuestros datos", afirma el Secretario General de Aproser.

Y luego hay que considerar los casos de la exclusión de colectivos muy dañados tras la pandemia, sin recursos, cuya única opción es el pago en efectivo porque ni siquiera tienen acceso a una cuenta. Desde la Asociación Aproser han defendido la libertad de elegir el modo de pago, "pero lo que nos ha dolido profundamente es que se haya utilizado esta pandemia para hacer un ataque despiadado e injustificado al dinero en efectivo, y fíjate que te lo estoy diciendo un año un año y pico después de que empezó la pandemia". Hasta la OMS tuvo que salir al quite defendiendo su uso ante las acusaciones injustificadas de que era un instrumento que difundía el virus del Covid-19. "Hasta el Banco Central Europeo reaccionó. Nadie ha reparado en los riesgos de que el contactless pase de permitir pagar 20 euros a 50 sin aportar el pin. Lo hemos asumido todos de una forma natural. Hay en estos momentos un debate en Inglaterra: quieren poner el límite en cien libras esterlinas, y esa sí que es una cantidad importante que puede poner en riesgo la seguridad de los ciudadanos".

Y lo peor es que amén de asociar dinero en papel con Covid de forma infundada, han aprovechado "para dar la matraca con una vinculación totalmente injustificada entre la utilización del efectivo y el fraude, como si estuviéramos en una película de la saga de 'El Padrino'. Y ahí lo que habría que investigar es el ámbito de las criptomonedas, que es donde se hacen las operaciones de grandes fraudes".

Le preguntamos si se sienten como David luchando contra Goliath, y Eduardo Cobas responde rápidamente, sin pensarlo, que sí, que absolutamente: "El efectivo es el único medio de pago que cumple determinados valores y tiene muchos atributos: es seguro, universal, confiable y efectivo, pero nosotros somos muy pequeñitos para competir con Mastercard o con Visa o con grandes multinacionales; tenemos muy poquita facturación. Y estamos asistiendo a un fenómeno muy curioso, la sustitución del'legal tender' (moneda en curso legal) a una especie de 'exterminación' del dinero en efectivo.

Trablisa

Y ha ocurrido que en un enorme número de tiendas de Estados Unidos no se admitía ya el uso de efectivo, lo que ha colocado en una situación muy difícil a personas pobres o de determinados orígenes raciales. "Y el Estado ha tenido que intervenir, como en Suecia, el paradigma del país que usaba dinero electrónico gracias a un movimiento abanderado por los bancos. Ahora es muy difícil dar marcha atrás porque ya no hay empresas que puedan garantizar la seguridad del transporte. Han tenido que establecer una normativa para obligar a aceptar el efectivo, pero va a ser complicado. Y es que en nuestro ámbito las inversiones son importantes y si no hay un volumen mínimo de movimiento en efectivo no resulta rentable custodiar, cuidar y movilizar el efectivo" añade Eduardo Cobas, "porque los bancos, que en el fondo son nuestros clientes, están en su derecho a promover una sociedad con el menor nivel de efectivo posible, pero eso trae unas consecuencias, no se puede dar marcha atrás en la bajada del transporte de fondos".

Las inversiones son importantes, han mejorado las equipaciones en los últimos tiempos en el transporte de efectivo así como la calidad de los vehículos y su seguridad, y el acceso a las instalaciones donde se manipula el efectivo. Se usan vehículos menos contaminantes dentro de la complejidad que comportan las dimensiones de semejante tipo de transportes.

Para terminar, Eduardo, que no da muchas pistas sobre la operativa para no ponérselo fácil "a los malos", confiesa que Hollywood ha hecho mucho daño al sector de la seguridad privada en los últimos tiempos, con el arquetipo del vigilante durmiendo en su puesto de trabajo; y en el caso del transporte de dinero, con la recreación de ladrones con atisbos de ser los guays y los buenos. "Los héroes de las películas son los atracadores del blindado pero también hay películas en las que aparecen policías corruptos y la sociedad tiene una buena idea de ellos ", como la tienen mayoritariamente, según un estudio realizado, del personal de seguridad en España, algo de lo que Aproser se siente muy satisfecha como asociación. Y es que aunque sigan luchando denodadamente por el efectivo, las tres cuartas partes de los beneficios de su facturación se la deben al sector de la vigilancia. El problema no es de ellos, sino de todo el país. Está en juego nuestra libertad y nuestra independencia.