• Home /

  • Sociedad /

  • La odisea de un hombre por encontrar un disco duro que tiene 315 millones de euros en bitcoins y está perdido en un vertedero

La odisea de un hombre por encontrar un disco duro que tiene 315 millones de euros en bitcoins y está perdido en un vertedero

James Howells lleva ocho años buscando este disco duro, que tiró a la basura por error y en el que tiene guardada la contraseña de su cartera.

Guardar

James Howells, el hombre que lleva ocho años un disco duro que tiene más de 315 millones de euros
James Howells, el hombre que lleva ocho años un disco duro que tiene más de 315 millones de euros

Allá por el año 2013, cuando las criptomonedas daban sus primeros pasos y muy pocos trasteaban con ellas, James Howells, un ingeniero informático de 36 años de Newport (Gales) minó 7.500 bitcoins, que actualmente tienen un valor de más de 315 millones de euros. Sin embargo, no ha podido convertirse en millonario desembolsándose esa fortuna porque accidentalmente tiró a la basura el disco duro en el que contenía la contraseña necesaria para poder acceder a su cartera. Su error se debió a que tenía dos discos duros idénticos y se equivocó al desprenderse del que no debía, un descuido que dio un vuelco a su vida y que sigue tratando de enmendar.

La incansable búsqueda de James Howells

James Howells lleva ocho años tratando de encontrar ese disco duro, ha dejado su trabajo para dedicarse plenamente a ello y su búsqueda ya es toda una odisea que The New Yorker ha narrado en detalle. Nada más darse cuenta de su error, quiso ir vertedero para buscar su disco duro entre la basura de otras personas. Pero estaba avergonzando y temía que nadie creyera su historia por lo que estuvo casi un mes sin decírselo a nadie y torturándose al ver cómo el mercado de bitcoins se disparaba y, con él, el del valor de su disco duro, que ya valía cinco millones de euros.

Finalmente, se lo confesó a la que era su mujer y esta le animó a contactar con el responsable del vertedero de Newport, quien le llevó hasta el lugar en el que debía buscar su disco duro: un área de un tamaño similar al que ocuparían quince campos de fútbol. A Howells se le cayó el alma a los pies pero el gerente del vertedero le dio una buena noticia: el vertedero no se iba llenando al azar sino que la basura se organizaba en distintas celdas. Gracias a esto, podía ser factible localizar el disco duro pero para ello necesitaba obtener el permiso del ayuntamiento de la ciudad para poder remover el vertedero. Esta ha sido la gran traba de Howells para poder continuar su búsqueda, puesto que el ayuntamiento de Newport no está dispuesto a concederle el permiso ya que considera que conllevaría daños medioambientales.

"El consistorio ha explicado a Howells en varias ocasiones que la excavación no es posible y que esta tendría un gran impacto medioambiental en las zonas cercanas", ha señalado una portavoz del ayuntamiento en un comunicado emitido a la CNN. "El coste de cavar en el vertedero, almacenar y tratar los residuos podría ser de varios millones de libras, sin garantía de que el disco duro se encuentre o de que funcione".

Sigue sin rendirse y tiene un plan para encontrarlo

Howells ha tratado de convencer a las autoridades, llegando a ofrecer una donación del 25% del dinero que encontrara para que sea repartido entre todos los residentes de la ciudad, pero su oferta ha sido declinada. Aún así, el británico no se rinde y aún no ha perdido la esperanza de poder encontrar su disco duro con el apoyo de dos inversores a los que asegura haber convencido para que financien la operación de búsqueda.

"El plan sería excavar un área específica del relleno sanitario basado en un sistema de referencia de la red y recuperar el disco duro respetando todos los estándares ambientales y de seguridad. Luego, el disco se presentaría a los especialistas en recuperación de datos que pueden reconstruirlo desde cero con piezas nuevas e intentar recuperar la pequeña pieza de datos que necesito para acceder a los bitcoins", explicó Howells a la CNN.

"El valor del disco duro es de más de 200 millones de libras y estoy feliz de compartir una parte de eso con la gente de Newport si se me da la oportunidad de buscarlo. Aproximadamente el 50% sería para inversores que pusieron el capital para financiar el proyecto, y yo me quedaría con el 25% restante", agregó.