De jugador de fútbol americano a ciberdelincuente: Cómo un hacker usó identidades robadas para cobrar seguros de desempleo

Guardar

Kenbrell Armod Thompkins durante su etapa como jugador de la NFL en los Patriots
Kenbrell Armod Thompkins durante su etapa como jugador de la NFL en los Patriots

¿Es posible pasar de ser un deportista profesional a un profesional de la ciberdelincuencia? Sí, y el caso que nos ocupa hoy es una muestra de ello.

Kenbrell Armod Thompkins, de 33 años, es un antiguo jugador de la NFL (Liga Nacional de Fútbol Americano) que llevaba varios años alejados de su carrera deportiva y que recientemente se ha declarado culpable en la corte federal de Miami de un cargo de fraude de dispositivos de acceso no autorizado y un cargo de robo de identidad agravado, según consta en los registros judiciales.

En su declaración de culpabilidad Thompkins reconoce haber usado las identidades robadas de los residentes de Florida para conseguir beneficios económicos fraudulentos del seguro de desempleo. Se estima que habría defraudado unos 300.000 dólares, de los que llegó a retirar un total de 230.000 dólares.

El acusado habría distribuido los fondos por desempleo como tarjetas de crédito que se enviaba a diferentes direcciones físicas de Miami y la cercana Aventura.

Los fiscales aseguran que el ex futbolista usaba esas tarjetas para retirar fondos en varios cajeros automáticos del condado de Miami-Dade.

El Congreso de EE.UU dio luz verde a la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica por el Coronavirus (COVID Aid, Relief, and Economic Security (CARES) Act), para ayudar a las empresas y ciudadanos a sobrellevar económicamente la pandemia de la COVID-19, incluyendo también la provisión de fondos federales a los programas estatales de beneficios del seguro de desempleo.

De este estímulo económico es del que se habría aprovechado el protagonista de la historia.

Una docena de años a la sombra

Thompkins había militado en los New England Patriots en 2013 y también había jugado con los Oakland Raiders y los New York Jets.

El ex jugador de fútbol americano podría enfrentarse a una sentencia de hasta 12 años de prisión en una sentencia que se espera para el próximo 6 de enero.