Destapados abusos y corrupción en la industria de la acuicultura

Guardar

norway-2071402_1280
norway-2071402_1280

La Fundación Changing Markets ha publicado un informe sobre la industria de las harinas y aceites de pescado de Perú, el mayor productor de harina y aceite de pescado del mundo (FMFO por sus siglas en inglés: Fish Meal and Fish Oil), que denuncia que "está plagada de corrupción y de escándalos". Según indica, este país representa un tercio de la producción mundial y exporta más de un millón de toneladas al año.

"La industria se presenta a sí misma como un modelo de sostenibilidad, y se jacta de que la mayoría de sus plantas de FMFO están certificadas por el 'Estándar Global de Suministro Responsable' Marin Trust (anteriormente IFFORS), más plantas que en cualquier otro lugar del mundo. Sin embargo, en realidad, está plagada de corrupción y escándalos, desde el sub-registro de capturas y la sobrepesca de juveniles hasta el desvío de miles de toneladas de anchoveta destinadas al consumo humano a la producción de FMFO", denuncia el estudio.

Este informe lleva por título Escondido en la profundidad: Destapando la verdad sobre la descomunal industria peruana del pienso y el aceite de pescado y está basado en una "minuciosa investigación" realizada entre febrero y octubre de 2020, así como en una "extensa investigación" de las cadenas de suministro.

Saqueo desenfrenado de las poblaciones de anchoa peruana

El estudio expone que, según la asociación comercial que representa a los productores de FMFO, la cantidad de FMFO producida a partir de la anchoa peruana (anchoveta), la principal especie amenazada, es suficiente para abastecer a la mitad de los peces de acuicultura alimentada del mundo.

Asimismo, señala que la pesquería de anchoveta supone la mayor cantidad de pesca monoespecie del mundo y destina el 99% de sus capturas a alimentar al pescado de acuicultura y a la cría de animales (cerdos, pollos y visones).

"Este saqueo desenfrenado de las preciadas poblaciones de anchoveta del Perú es aún más indefendible dado el papel clave que desempeña la especie en el sistema de la Corriente de Humboldt, uno de los ecosistemas marinos más productivos del planeta (…). A nuestro entender, los impactos en los ecosistemas no reciben la consideración adecuada cuando se establecen cuotas de anchoveta, y no existe una estrategia para hacerlo en un futuro cercano", afirma el informe.

Además, advierte que los científicos contemplan numerosos factores de riesgo que afectan a la pesquería y que aumentan la probabilidad de sobre-explotación de la población, particularmente si se suman a la amenaza que supone el cambio climático. En este contexto, los expertos mostraron su preocupación por el futuro de la pesquería de anchoveta e incluso expresaron su temor ante un posible colapso, similar al que tuvo lugar durante el fenómeno El Niño de 1972.

El vínculo entre empresas de FMFO peruanas y sus clientes europeos

El informe también ha abordado el desconocimiento que existe en torno a la cadena de suministro de FMFO peruana o a sus relaciones con empresas europeas. Este es uno de sus principales hallazgos, pues ha conseguido mapear por primera vez los vínculos existentes.

Los expertos señalan que el año pasado un 32% de las exportaciones de harina de pescado y un 29% de aceite de pescado de Perú fueron generadas por dos empresas: la peruana TASA y la noruega Austral Group, ambas vinculadas a la sobrepesca de juveniles y a la infronotificación de capturas, así como con la violación de normas críticas de salud y seguridad durante la pandemia de la Covid-19.

Según explican, TASA suministra de FMFO a gigantes de la industria del pienso, que fabrican millones de toneladas de piensos para la acuicultura para el mercado mundial y que abastecen a grandes minoristas europeos, como Aldi, Marks&Spencer y REWE.

Asimismo, señala que Lerøy obtuvo el 26,4% del aceite de pescado del Perú en 2019.25 Al igual que su empresa asociada Austral, Lerøy es una subsidiaria del gigante noruego de productos marinos Austevoll y suministra salmón de piscifactoría a los principales minoristas internacionales, incluidos Ikea, Tesco, Carrefour y Mercadona.

"El pescado de piscifactoría, como el salmón que termina en los platos europeos, se produce con insumos de FMFO de empresas que han estado involucradas en prácticas corruptas y no sostenibles, como la pesca de grandes volúmenes de anchovetas juveniles, una práctica que puede tener un impacto devastador en los ecosistemas marinos. También destaca la complicidad entre las empresas de FMFO y ciertos funcionarios peruanos, que no solo han hecho la vista gorda ante el saqueo de las preciadas poblaciones de peces por parte de la flota industrial, sino que también han alentado activamente la sobrepesca al establecer cuotas de pesca sin base científica y demasiado altas", denuncia el informe.

La industria también ha puesto en peligro a sus trabajadores durante la pandemia de la Covid

El estudio de la Fundación Changing Markets también ha destapado que la industria del FMOF peruana ha puesto en peligro la vida de los pescadores y de los trabajadores en las plantas de harina y aceite de pescado al obligarles a trabajar durante los brotes de Covid-19. Según indica, esto infringe sus propias normas de salud y seguridad y no solo provocó infecciones innecesarias entre estos profesionales, sino también ciertos de muertes en los puertos pesqueros del país. Además, subraya que las empresas se han mostrado reacias a revelar el alcance real de las infecciones entre sus empleados y reclama una investigación independiente de forma urgente sobre cómo ha sido el manejo de la pandemia por parte de la industria FMFO.

"Este informe muestra una industria profundamente insostenible, que parece no detenerse ante nada, ni siquiera ante una pandemia mundial, en su intento por capturar cada vez más pescado salvaje para alimentar al lucrativo sector de la acuicultura. Con el objetivo de proteger su reputación, ha instrumentalizado estándares de certificación como MarinTrust, para encubrir sus fallas y ampliar su acceso al lucrativo mercado global. Este informe examina por qué la industria de FMFO del Perú no está a la altura de la imagen de sostenibilidad que transmite y por qué sus clientes globales en los sectores del pienso y de la distribución minorista deberían pensárselo dos veces antes de abastecerse en el Perú. Al exponer un sector plagado de violaciones ambientales y sociales, el presente informe exige una rápida eliminación del FMFO de la industria acuícola mundial".

Exige medidas y aporta recomendaciones

En su parte final, esta investigación realiza una "llamada a la acción" al Gobierno peruano, al Marine Stewardship Council y a todo el sector de la acuicultura, que debe eliminar progresivamente el uso de FMFO. También advierte que dejar de utilizar pescado salvaje en piscifactorías y revertir los impactos sociales y ambientales documentados en el informe, requerirá la participación de otros actores, incluidos los productores de alimentos acuícolas, los responsables políticos o los consumidores.

Además, aporta una serie de recomendaciones e invita a los ciudadanos mostrar su preocupación a las empresas firmando su petición https://www.fishingthefeed.com/.