Los tres factores que delatan que tu mascarilla no sirve contra Omicron

Algunos expertos alertan de que las mascarillas quirúrgicas de papel no protegen igual en el caso de la variante Omicron

Guardar

mascarilla
mascarilla

Según Claire Judith Horwell, profesora en el Departamento de Ciencias de la Tierra y el Instituto de Peligros, Riesgos y Resiliencia de la Universidad de Durham (Reino Unido), existen tres factores que pueden indicar que la mascarilla  quirúrgica puede no prevenir contra el contagio de Covid. Según ha manifestado esta experta, en declaraciones de las que se ha hecho eco el periódico Canarias 7, si las gafas se empañan con facilidad y rápidamente, o si tenemos la sensación de que entra aire en los ojos, o el aliento se escapa por los bordes, es probable que el aire esté contaminado y entre con facilidad. 

Y es que no todas las mascarillas son igual de efectivas, y especialmente si estamos hablando de una variable tan contagiosa como el Omicron.  Si uno de estos tres factores se da podemos estar contagiando con el virus a los que nos rodean. La máxima protección la ofrecen las mascarillas FFP2, FFP3. Algunos expertos, en el caso de Omicron recomiendan estas frentre a las quirúrgicas. 

La Universidad de Colorado ha puesto en duda la efectividad de las mascarillas quirúrgicas ante la gigantesca velocidad de transmisión de la nueva variante 

Según la revista redacción Médica las mascarillas quirúrgica "logran reducir entre un 94 y un 99 por ciento el riesgo de contagio cuando se está más de 20 minutos cerca de una persona infectada. Las siguientes más eficaces son las mascarillas N95 (FFP2) y las mascarillas quirúrgicas (FFP1) e, incluso, los filtros de las aspiradoras, los cuales se pueden insertar en las hendiduras de las mascarillas de tela o higiénicas. De hecho, los expertos han comprobado que reducen el riesgo de infección hasta en un 83 por ciento cuando se está durante 30 segundos expuesto al virus, y un 58 por ciento cuando la exposición es de 20 minutos.  Asimismo, los expertos han evidenciado que las bufandas pueden disminuir en un 44 por ciento el riesgo de contagio y que, además, ponerse una camiseta de tela a modo de mascarilla puede ser más eficaz que no llevar nada".

Hasta ahora las mascarillas se consideraban una barrera importante contra la enfermedad, pero con la aparición de ómicron, todo ha cambiado. Según informa el diario El Español, la Universidad de Colorado ha puesto en duda la efectividad de las mascarillas quirúrgicas ante la gigantesca velocidad de transmisión de la nueva variante del virus "el más rápido de la historia de la humanidad". 

Lo que queda claro, tras analizar los tres factores, es que el ajuste de la mascarilla es muy importante. La que puede ser adecuada para una persona puede no serlo para otra. Y las mascarillas azules o rosas, conocidas como quirúrgicas, llamadas de papel nunca se ajustarán como las FP2 y las FP3. Es inevitable, por ejemplo, que las gafas se empañen. 

Archivado en: