El rastreo del Radar Covid, a examen: consultamos con los expertos

sara-olivo-escudo-digital

Redactora Jefe de Escudo Digital

Guardar

radar covid 544 (1)
radar covid 544 (1)

El lunes, 10 de agosto, y tras un intenso proceso de desarrollo y pruebas, comienza a extenderse el uso de Radar Covid, la app oficial impulsada por el Gobierno para rastrear posibles casos de este coronavirus, a varias comunidades autónomas y, en septiembre, a todo el territorio nacional.

La secretaria de Estado de Digitalización, Carme Artigas, en una rueda de prensa a la que también asistió la directora general de Salud Pública del Ministerio de Sanidad, Pilar Aparicio, y el director general de Modernización del Gobierno de Canarias, Pablo Hernández, ha sido la encargada de dar esta noticia.

De primeras, que una app pueda rastrear a las personas asintomáticas o sintomáticas que han dado positivo en la prueba del Covid-19 podría asustar a la población. Y, de hecho, hay muchos puntos de vista al respecto: desde firmes defensores de un sistema tecnológico que consideran que puede salvar muchas vidas hasta grupos religiosos que aluden a la marca de Satán en alusión a profecías bíblicas que vaticinan que acabaremos todos tatuados o "con un microchip" con estas aplicaciones y la vacuna, como señaló el presidente de la Comunidad Murciana.

Desde Escudo Digital hemos consultado con expertos de distintas materias relacionadas con el uso de esta aplicación para conocer su opinión; una opinión que puede ayudarnos a decidir si nos la descargamos o no.

La experiencia de La Gomera, muy positiva

Aseguran que el uso de la aplicación móvil de alerta de contagios Radar COVID prácticamente dobla la capacidad de detección de contactos riesgo cercanos de COVID-19, como ha demostrado la experiencia piloto llevada a cabo en la isla de la Gomera, en Canarias, entre los días 29 de junio y 31 de julio.

La principal pregunta que se hace la población en general es si una app semejante podría violar los datos más sagrados, los relacionados con la salud. Al inicio de la pandemia, muchos afectados se registraron en apps como CoronaMadrid, donde expusieron, incluso antes de hacerse las pruebas a falta de tests, datos tan sensibles como si habían tenido o no enfermedades cardiovasculares. La mayoría se curaron con paracetamol y aún no saben si pasaron o no la enfermedad.

Los datos médicos son sagrados

Aunque el uso de esos datos sea confidencial, el miedo es libre, especialmente ante la posibilidad de que caigan en manos de sociedades médicas privadas que pueden subir la cuota de los pacientes, o incluso posibles bases de datos que puedan ser usadas de forma perversa, incluso para discriminar a la hora de contratar a trabajadores.

Las declaraciones de Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, en las que hablaba del carné Covid, que podría servir a los ya inmunizados para encontrar trabajo, fueron juzgadas como un auténtico despropósito. Fuentes del Colegio de médicos consultadas por este medio han manifestado: "Lo echaría atrás la Unión Europea de inmediato. Viola la LOPD y además: ¿Por qué no un carné VIH, o un carné Hepatitis B? A todo el mundo le parecería un horror".

En el caso de esta aplicación es distinto. La propia secretaria de Estado ha manifestado que "es anónima y mucho menos intrusiva que recibir la llamada de alguien para reconstruir lo que has hecho en los últimos quince días. Nuestra valoración es más que positiva. Ha demostrado fiabilidad y precisión para registrar contactos cercanos" .

Como recordarán algunos de los afectados por Covid-19, de cuando en cuando recibían una llamada en la que un funcionario de la Sanidad o un subcontratado les preguntaba cómo se encontraban. Y, por supuesto, esta persona conocía su nombre, sus apellidos y su dirección.

Según la secretaria de Estado, con el Radar Covid se han obtenido unos resultados "tremendamente positivos" en materia de eficacia. Así, ha conseguido aumentar a 6,4 el número de detección de contactos estrechos, frente a los 3,5 que detectaba el territorio de La Gomera mediante rastreadores manuales.

Existe la posibilidad de que "dos o tres comunidades autónomas", como Baleares y Canarias por su vinculación con el turismo, empiecen a utilizarla desde el 10 de agosto "por procedimiento de urgencia".

Escudo Digital se ha puesto en contacto con diferentes expertos para que valoren la App Rada4r Covid. Irene Tato, experta en contenidos médicos y de comunicación, ha manifestado que está "completamente a favor de usar la tecnología para luchar contra la epidemia haciendo uso de los datos. Muy pronto el mundo se dividirá en dos mitades como ha dicho Adam Kurchaski, los que sepan controlar la epidemia y los que no".

Como Adam Kurchasky, Jorge López Lázaro es experto en predicciones matemáticas, en el llamado modelo SIR, uno de los modelos epidemiológicos más simples capaces de capturar muchas de las características típicas de los brotes epidémicos.

Doctorado cum laude en Machine Learning en 2012, Licenciado en Ciencias de la Computación, trabaja como Senior Data Scientist en la industria privada y ha sido profesor asociado en centros tan importantes como IE Business School. Ya habló para Escudo Digital en una entrevista sobre el Covid-19 y el confinamiento que levantó ampollas.

Jorge López Lázaro sobre el Radar Covid: "Esto tendría que estar hecho desde hace tiempo, pero imagino que Indra tenía que sacar su tajada correspondiente".

Nos hemos puesto en contacto con él de nuevo para saber su opinión sobre la noticia de la implantación del RadarCovid: "No plantea ningún problema en cuanto a la privacidad, porque hasta donde sé, usa el bluetooth y el sistema conjunto de Google y Apple".

Y añade, "luego está el tema de siempre, en realidad estamos geolocalizados todo el tiempo, con esta app o sin ella". Recuerda Jorge López Lázaro que, "en Corea llevan usando este sistema desde marzo, y hay apps de otros países cuyo código está disponible de forma pública, como Irlanda y Alemania, por lo cual estamos reinventando la rueda y perdiendo el tiempo. Supongo que esto tendría que estar hecho desde hace tiempo, pero imagino que Indra tenía que sacar su tajada correspondiente".

Esta aplicación, añade,"no es lo mismo que el carné Covid", pero cuando le mencionamos el tema de los agoreros que pronostican que terminaremos con un microchip insertado por motivos médicos, espeta "ya lo llevamos, se llama móvil. El punto es que uno está geolocalizado todo el tiempo aunque no seamos conscientes. Si usas Android solo tienes que consultar el timeline de Google para comprobarlo".

De acuerdo con la secretaria de Estado, según recogía Europa Press,existe un "interés masivo" por parte de todas las comunidades autónomas de implementar esta aplicación en sus territorios "lo antes posible". Cada autonomía tiene que fijar a qué teléfono tendrán que llamar los contactos.

Además, tienen que fijar qué agente sanitario se encarga de entregar el código a la persona infectada para que comunique su positivo a través de la aplicación. Una vez se introduzca ese código, la 'app' notificará a cualquier persona que tenga descargada la aplicación y haya estado a menos de dos metros durante al menos quince minutos con un infectado; es decir, los mismos criterios que siguen los rastreadores manuales para decidir quién es un contacto estrecho. Según Artigas, "es un complemento útil. Estamos convencidos de que puede ayudar en el contexto de reaparición de focos de contagio. La 'app' ve más que nosotros, porque solo recordamos contactos conocidos y la 'app' también desconocidos. Es más rápida y tiene más memoria, registra más contactos que nosotros".

Según ha manifestado a Escudo Digital Enrique García Iglesias, trabajador del sector sanitario que ha estado en primera línea en el ámbito del rastreo, y los tests de detección del COVID-19: "Mientras no exponga datos personales, todo es bueno. Si es una app que lo único que te dice es que estás en un radio de acción en el que puedes encontrarte con alguien, bienvenida sea. Lo importante es que no se expongan los datos personales". En Canarias, "parece que ha funcionado bien. No tiene nada que ver con el carné Covid-19. Lo que tienen que hacer en Madrid es más tests para detectar a los asintomáticos".

"No se han emitido ni la mitad de la imágenes que se tenían que haber emitido para que la gente tomara conciencia de lo que era el Covid-19"

Le preguntamos a García Iglesias si entiende que con tantas restricciones hay gente que llega a decir que con la crisis de la economía hay gente que prefiera "morirse de Covid que de hambre", y responde " Igual usted prefiere morirse, pero esto no es para morirse. El problema es que vino lo que vino y nos pilló 'en bragas', y perdone la expresión. Es una enfermedad con una sintomatología muy desagradable cuando te pilla, el problema es que no se han visto ni la mitad de la mitad de las imágenes que debían haberse visto en los medios de comunicación para que la gente tomara conciencia. Nadie va a recluir a los asintomáticos como si fuesen presos. Se trata de que el que lo tenga lo sepa y sin querer esté contaminando a todo el mundo".

Según los datos expuesto por Artigas, se ha superado "ampliamente" el objetivo de 3.000 descargas previsto para el piloto en La Gomera, más de un 10%, y se han alcanzado ya las 100.000 a nivel nacional.

El asesor técnico del proyecto, Pablo Rodríguez, afirma que no hay un porcentaje mínimo de población que deba tener instalada la aplicación para que sea efectiva, pero ha apuntado que "por encima del 20% podría ayudar a reducir el impacto de la pandemia en un 30%".

Y es que la app resulta beneficiosa, añade, incluso cuando la usa poca gente "desde niveles bajos de adopción".

¿Como el incendio del parlamento de Berlín?

Hemos hablado también con Alfonso Longo, cuyos vídeos sobre la pandemia a nivel mundial hemos difundido en varias ocasiones en Escudo Digital. No entra en valoraciones políticas, pero en su cuenta de youtube se ha hecho con documentos muy interesantes como el vídeo que mostramos a continuación.

https://youtu.be/UhpkY1rOkls

El del Event 201, a Global Pandemic Exercise que tuvo lugar antes de que la pandemia. Nos remite a él, y al final del mismo, donde expone esta opinión: "La Covid19 es como el incendio del parlamento alemán en Berlín, antes de la Segunda Guerra Mundial. Es un gran incendio, en este caso es un incendio global y el culpable es el virus; en aquel caso, el culpable fue el Partido Comunista. Aunque hoy en día no se sabe quién lo provocó realmente, sirvió de pretexto para que Hitler pudiera tomar unas medidas autoritarias que no disolvieron las instituciones democráticas, pero que de facto las redujeron a comparsa, a algo cosmético".

Alfonso Longo: "Caminamos hacia una autocracia tecnológica"

Longo añade: "Es algo parecido a lo que está pasando aquí. Las instituciones democráticas siguen vigentes. Y digo en España, pero en otros países la presión política va en la misma línea, aunque cuajen de una manera menos profunda, pero el Estado de Alarma, y el 'post estado de alarma" lo que lleva es a un Estado que dicta normas para defenderse del coronavirus. Viendo las cifras es bastante discutible la necesidad de estas medidas, pero van en línea con todo lo que se ha hecho, que es seguir un guión".

Alerta de que estas medidas, "han desmontado derechos fundamentales, pero sobre todo ha desmontado de forma prácticamente total, la libertad de información, el debate. El debate público ha desaparecido porque todo lo que no es versión oficial es anatema. Los que tenemos dudas sobre las informaciones oficiales somos ultraderechistas o desalmados que deseamos que la gente se muera, como si quisiéramos expandir con nuestro aliento este terrible virus. Y el debate público se ha reducido a cero. No sé si puede haber una democracia sin debate público".

Considera Alfonso Longo que caminamos hacia una "autocracia tecnológica, mucho más parecida al régimen chino. Creo que en estos momentos el 70 u el 80% de la población lo desea porque el miedo a esta pandemia es tan grande que queremos ser controlados para que el control nos proteja".

Nuestro escudo, la mascarilla

Acerca de las valoraciones sobre el aliento que propaga el virus, el trabajador de la sanidad Enrique García Iglesias, afirma: "lo más importante es la mascarilla. Es mi escudo en el trabajo, y también el escudo con el que protejo a otros".

Lo malo es que los mensajes contradictorios de mascarilla sí, mascarilla no, es que han creado confusión en la población. Un Internista consultado por Escudo Digital ha manifestado a nuestro periódico: "Cuando no había mascarillas y se lanzaba el mensaje de que no eran necesarias para que no se acapararan, se debía de haber recomendado a la población que recurriera a servilletas con grapas, que es lo que usamos a algunos médicos".

Se está trabajando para que la app Radar Covid sea compatible con otras a nivel europeo

Hay que confiar en que la app que prepara el Gobierno para rastrear el virus sirva como ayuda para luchar contra los contagios. Artigas ha añadido que se está trabajando para que la 'app' sea compatible con otras similares a nivel europeo: "Nosotros estamos preparados para ello, vamos a estar en la primera ola de adopción de la 'app' a nivel europeo", haafirmado, aunque depende del protocolo comunitario.

En La Gomera, el 61% de los usuarios de la 'app' comunicaron sus positivos simulados, pese a que "algunos creían que al ser una prueba piloto no era necesario". El 78% lo comunicó en menos de 24 horas y el 83% continuó con la aplicación después de descargarla.

Los usuarios han otorgado un 8,2 sobre diez de valoración general a la aplicación, un 8,6 en facilidad de uso y un 8,6 en sensación de privacidad. Así, el 82% la valora como "una herramienta muy útil para prevenir los contagios".

Pedro Sánchez durante la Conferencia de Presidentes en San Millán de la Cogolla

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, destacó en el transcurso de la Conferencia de Presidentes, que el piloto de la 'app' ha terminado "con unos resultados muy satisfactorios". Desde el punto de vista técnico, señaló que "se ha demostrado su fiabilidad y precisión a la hora de detectar contactos de riesgo cercano", sin generar falsos positivos y doblando los datos de los rastreadores manuales.