• Home /

  • Sociedad /

  • Youtube y Twitch cierran la cuenta a Borja Escalona, influencer gorrón de las empanadillas y la dueña del bar lo va a denunciar

Youtube y Twitch cierran la cuenta a Borja Escalona, influencer gorrón de las empanadillas y la dueña del bar lo va a denunciar

Borja Escalona ya era famoso, pero por culpa de una empanadilla sin pagar, más famosa que la del vídeo de Martes y 13, le han cerrado su canal. La dueña del bar piensa denunciarlo.

Guardar

Borja Escalona y la empanadilla de la discordia
Borja Escalona y la empanadilla de la discordia

 

Los influencers crecen como las setas. Y hay muchas empresas que pagan verdaderas fortunas y se pegan por regalar sus productos a aquellos que les pueden dar más publicidad, pero también las hay que no saben mucho de esto y comienzan a estar hartos de que les intenten sablear, en un momento en el que lo importante es facturar. Este parece ser el caso de la dueña de un bar de Vigo que, como dice un twittero, ha conseguido unir a la izquierda y a la derecha y a dos plataformas tecnológicas en su contra, Twitter y Twitch, que han terminado por cerrarle el chiringuito.  Ahora tiene que empezar desde cero. 

 

Borja Escalona es Trending Topic por un incidente ocurrido el pasado 9 de agosto en Vigo que ha sido relatado de distinta forma por él y por la dueña del bar "A tapa do barril" con el objetivo de probar gratis unas empanadillas que no necesitan de mucha promoción, pues son muy famosas en la ciudad gallega.  Mientras graba el vídeo de su visita, pide la última que quedaba en el local, y le dice a una camarera que él solo come cosas gratis. Cuando la camarera le dice que tiene que pagar, él le dice que le va a salir todo mucho más caro.  La amenaza con la posibilidad de que sus seguidores dejen malas reseñas y "os va a llegar una factura de mi empresa por 2.500 euros por la promoción que os he hecho".

 

Los pronósticos se cumplieron, al bar llegaron muchísimas opiniones negativas procedentes de Google, pero todo cambió cuando la dueña de un local explicó  lo ocurrid en un comunicado. Borja aseguraba por su parte que todo había sido un paripé acordado de antemano entre la dueña  y él:  En unas declaraciones al Faro de Vigo, Ana, la dueña asegura: "nos llegaron cientos de mensajes en señal de apoyo y de cariño, tanto a mí como a Rebeca (la dependienta que tuvo que sufrir el mal trago), y ese ha sido nuestro mejor regalo. es una pesadilla, he llegado a pensar que está enfermo, después de lo que ha dicho esta mañana".

En un vídeo explicativo que subió a su canal, Escalona explicaba su versión:  "Estoy como lleno, por la satisfacción tras el trabajo bien hecho, y ahora os voy a explicar porqué", decía, pese a haber sido descrito en un programa nacional como el gorrón de las empanadillas, y después de que las redes le pusieran verde. Y añadía: . "¿Por qué creéis que cuando llego a la tienda de las empanadilla solo queda una?; Yo estoy a dieta, y solo podía comer la vegetal, la que quedaba, la vegana. ¿Por qué creéis que justo a esa hora, cuando yo llego, solo queda una empanadilla y es la única que yo puedo comer?". También añadía que solo 15 minutos después de los hechos, la dueña haya subido un comunicado a sus redes, lo que evidentemente "olía" a montaje acordado entre ambos. Según él le había dicho a la dueña: 'no te preocupes, que van a ser los 2.500 euros mejor invertidos de tu vida. Y si no, te pago a ti 5.000 euros". Se trataba de una acción de marketing encubierta-

"No voy a dejar que un personaje como este se ría de nosotros otra vez", declaró la propietaria a FARO, tras ver el vídeo, y añadía "Me han llegado mensajes y correos electrónicos de gente anónima y de otros 'youtubers' pidiéndome que le denuncie, porque es un sinvergüenza". Explica que jamás contrataría a un influencer como él porque su clientela es de Vigo y no quiere promoción más allá de su ciudad. "Voy a pedir incluso a la Policía que revise mis teléfonos móviles a ver en qué momento me puse yo en contacto con esta persona, y también pongo a su disposición extractos de cuentas para que comprueben si ha habido algún tipo de transferencia económica por mi parte", ha declarado,. 

Borja, que ya ha protagonizado otros incidentes, como cuando se coló en el Balados, ha sacado pecho ante lo ocurrido, y habla de si mismo en tercera persona, como las superestrellas: "Borja se acaba de sacar la churra, la ha puesto encima de la mesa y os tengo comiendo a todos (...). Esta obra de arte que he vuelto a hacer merece ser reconocida", afirma. Pero, también, en un vídeo posterior manifestaba que creía que se estaban pasando y pide perdón, casi llorando. 

El estado de ánimo ciclotímico del influencer: del llanto a la soberbia

 

"No estaba preparado para el vendaval de odio que me ha llegado, y se me está haciendo un poco complicado...He tenido que cerrar redes sociales, he cerrado Twitter, no me dejan ir al gimnasio, me han devuelto la cuota del gimnasio",  hasta le echan de los restaurantes, " me dijo que no quería indeseables en su local y que me metiera las reseñas por el culo", afirma y continúa en un vídeo que ya no se puede ver diciendo:” Creo que es un poco desproporcionado, por la cantidad de odio y de bulling", cuando cometes un error hay que saber reconocerlo. He cometido un error muy grave faltando al respeto tanto a Ana, como a Rebeca, como a la franquicia (...) Creo no ser merecedor de todo este odio que estoy sufriendo y espero que este perdón os sirva. Yo soy humano. Me estáis destruyendo como persona, como 'youtuber'. La consecuencia colateral no va a ser agradable. Ya me cuesta levantarme por las mañanas", asegura en un vídeo en el que termina, confiando en que "todo lo que venga a partir de ahora, sepa gestionarlo a nivel emocional, porque me siento frágil y vulnerable".

La respuesta de la dueña del bar ha sido contundente:  "No sé qué se cree este chiquillo para decir primero todo lo que dice, y una hora después pedir perdón. La gente ya está cansada de esta panda de iluminados; hay que parar a este tipo de personas para que no hagan más daño. ¿Odio hacia él? Ese odio del que habla lo ha generado él mismo" en declaraciones a A Tapa do Barril, , y afirma que  hablará con su abogado para concretar en qué figura jurídica basará su denuncia, "y todo lo que consiga, lo donaré a una ONG", adelanta a FARO.

Lo más curioso es el último vídeo de ocho minutos que ha colgado el influencer. La autoestima ya la ha recuperado. 

"Sí, me habéis tumbado un canal. Me la pela. No os preocupéis, tengo un community que es la hostia y a funcionar. El fandom ya está, el fan base ya está y los haters ya están. Si tengo una horda de haters que van a venir a donde yo estoy...", ha dicho al final de un vídeo en su nuevo canal de ocho minutos que incluimos sobre estas líneas. Sea como fuere, a la dueña de A tapa do Barril no le ha venido mal la publicidad, por mucho que no le interese la gente de fuera de Vigo. Sus empanadillas se han convertido en más famosas que las del vídeo de Martes y 13 y Encarna Sánchez. 

 

 

Archivado en: