Los astrónomos, en pie de guerra contra los satélites

Los satélites dificultan en muchas ocasiones el trabajo de los astrónomos. Y están dispuestos a adoptar medidas concretas.

Guardar

Rastros lumínicos dejados por un satélite (Foto: IAU)
Rastros lumínicos dejados por un satélite (Foto: IAU)

"Los satélites pueden perjudicar el trabajo de los astrónomos, imagínate que estás en La Laguna, que has pedido permiso para hacer una placa que lleva varias horas de exposición en determinada ventana, y que en un momento dado se cruza el satélite. Y ese permiso lo has conseguido con mucho tiempo de antelación, la interferencia con los satélites puede arruinar tu trabajo. Y no solo afecta a la óptica, sino también, especialmente, a la radioastronomía", ha manifestado Cosme Landucci a Escudo Digital.

Astrónomo de profesión, comparte la opinión de su colectivo. La Unión Astronómica Internacional (IAU) he emprendido una batalla para proteger los intereses de todos los astrónomos frente al lanzamiento desorbitado de satélites, cada vez más barato, según informa la web Gizmodo.

El Centro para la Protección del Cielo Obscuro y Tranquilo  frente a las Interferencias de los Satelitales estará coordinado por el Laboratorio Nacional de Investigación en Astronomía Óptica-Infrarroja (NOIRLab) y por el observatorio internacional de radioastronomía SKAO (Square Kilometre Array Organization). El NOIRLab,  centro estadounidense de astronomía óptica terrestre,  abordará la  astronomía óptica, y eSKAO todo lo referente a  la radioastronomía. El Observatorio SKA (SKAO), una organización intergubernamental con sede en el Reino Unido encargada de ofrecer las redes de radio más poderosas del mundo, con  telescopios en Australia y Sudáfrica. El director del Centro para la Protección del Cielo Obscuro y Tranquilo es Piero Benvenuti, exsecretario general de la IAU, y los codirectores son Connie Walker (NSF's NOIRLab) y Federico Di Vruno (SKAO). Varias organizaciones internacionales se han ofrecido a apoyar de forma incondicional al centro.  Este centro buscará que los proveedores de satélites minimicen la contaminación lumínica de sus satélites y de otros tipos de interferencias astronómicas, además de alentar a los gobiernos a regular mejor esta floreciente industria y así apoyar a la comunidad mundial de astrónomos que ahora tienen que enfrentarse a los graves  problemas causados ​​por las interferencias de estos satélites que dificultan su trabajo .

Hasta las aves nocturnas se ven afectadas por los satélites 

“Este nuevo centro es un paso importante para garantizar que los avances tecnológicos no impidan sin querer nuestros estudios”, ha manifestado la presidenta de la IAU  Debra Elmegreen, presidenta de la IAU, en una rueda de prensa celebrada esta semana  donde ha manifestado: “El nuevo Centro es un paso importante para garantizar que los avances tecnológicos no obstaculicen inadvertidamente nuestro estudio y disfrute del cielo. Confío en que los coanfitriones del Centro puedan facilitar la coordinación global y reunir la experiencia necesaria de muchos sectores para este esfuerzo vital".

La entidad que preside ha lanzado un comunicado en el que afirman que el Centro para la Protección del Cielo Oscuro y Tranquilo frente a la Interferencia de Constelaciones de Satélites  coordinará los  esfuerzos internacionales multidisciplinarios de colaboración con instituciones e individuos y trabaja en múltiples áreas geográficas para ayudar a mitigar el impacto negativo de las constelaciones de satélites en las observaciones ópticas y de radioastronomía desde tierra, así como en el disfrute del cielo nocturno por parte de la humanidad.

La misión del Centro es coordinar los esfuerzos y unificar las voces de la comunidad astronómica mundial con respecto a la protección del cielo oscuro y tranquilo de la interferencia de las constelaciones de satélites. El Centro reúne a astrónomos, operadores de satélites, reguladores y la comunidad en general y actúa como un puente entre todas las partes interesadas para proteger los cielos oscuros y tranquilos. El Centro se basa en la gran cantidad de trabajo realizado por las dos instituciones anfitrionas y, en general, la comunidad astronómica, reconociendo los diversos intereses de los diferentes observatorios según la longitud de onda, las regulaciones existentes y el impacto esperado.

Parte de este trabajo se destaca en informes recientes como el de la conferencia SATCON2, los informes de las conferencias en línea Dark and Quiet Skies for Science and Society I y II (coorganizadas por UNOOSA, la IAU y España, con el apoyo de NOIRLab de NSF). Hay que recordar que tuvo lugar en La Palma en octubre de 2021. También se fundamenta en un documento de sala de conferencias presentado en la 58ª reunión del Subcomité Científico y Técnico (STSC) del Comité de las Naciones Unidas sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos (COPUOS), organismo a cargo de gobernar la exploración y el uso de espacio en beneficio de toda la humanidad, ante el cual tanto la IAU como la SKAO tienen el estatus de Observador Permanente.

La visión del Centro es convertirse en la voz principal de los asuntos astronómicos relacionados con la protección del cielo oscuro y tranquilo de las constelaciones de satélites y actuar como un centro de información y recursos a los que cualquier grupo de partes interesadas podrá contribuir y de que pueden obtener en apoyo de sus propias actividades.

La plantilla   del centro estará distribuida mayoritariamente en Tucson, Arizona, EE. UU, y la localidad de Jodrell Bank, en las cercanías de Manchester, en el Reino Unido.

 

 

 

Archivado en: