Tal día como hoy, hace 145 años, Edison grabó "Mari tenía un corderito"

El 15 de agosto de 1877, Edison grababa el primer sonido en su fonógrafo.

sara-olivo-escudo-digital

Redactora Jefe de Escudo Digital

Guardar

https://youtu.be/YBXyuY2J20o

Hoy en día todo se puede grabar, de hecho si una persona quiere mantener una conversación con absolutas garantías de privacidad debería registrar a su interlocutor si quiere hacerlo de una forma segura. Hasta nuestro presidente de gobierno fue espiado gracias al sistema Pegasus. Pero en el siglo XIX era algo impensable. Si alguien le hubiera dicho antes de 1877 a una persona que podría escuchar la voz de una persona fallecida lo habrían tomado por loco. Y de hecho hoy podemos oír las grabaciones originales de grandes figuras de la música como Carlos Gardel, el Gran Carusso en 1904, y hasta el último castrati, Alessandro Moreschi, gracias a inventos como el de Thomas A. Edison. 

En el vídeo que acompaña a estas líneas, se escucha al celebre inventor pronunciando claramente "Mary tenía un corderito". Resulta emocionante escuchar su voz. Casi como si escucháramos a Julio César diciendo: "Alea jacta est".Y es que 145 años son muchos años. 

El fonógrafo fue una de sus invenciones más importantes. Fue el primer aparato para grabar y reproducir sonidos y se utilizó desde 1870 hasta 1880, cuando sufrió diversas modificaciones, pasando a llamarse gramófono, y ya en la década de los cuarenta reproductor de discos o tocadiscos. Funciona así:  Las formas de onda de vibración del sonido se registran como las desviaciones físicas correspondientes de una ranura en espiral grabada o impresa en la superficie de un cilindro o disco giratorio, denominado "registro". Para recrear el sonido, la superficie se gira de manera similar, mientras que un lápiz de reproducción rastrea la ranura y, por lo tanto, vibra, reproduciendo muy débilmente el sonido grabado.

En los primeros fonógrafos acústicos, el lápiz hacía vibrar un diafragma que producía ondas de sonido que se acoplaban al aire libre a través de un cuerno que se quemaba, o el sonido llegaba directamente a los oídos del oyente mediante el uso de unos auriculares similares a los de un estetoscopio.