¿Quién dijo miedo? Un robot barbero

De momento el robot se limita a cortar el pelo, ni canta ni habla de fútbol , es uno más de los robots que comienzan a desempeñar trabajos reservados exclusivamente a los seres humanos, pero sus creadores no pretenden que nadie se quede en el paro por él.

sara-olivo-escudo-digital

Redactora Jefe de Escudo Digital

Guardar

Sawyer, el robot peluquero.

Ya sabemos de robots, que, con control remoto, consiguen realizar operaciones tan minuciosas y complicadas que el ser humano no podría hacerlas, como el Da Vinci, que tiene un movimiento llamado de cucharilla que no puede imitar ningún cirujano. También es capaz de coser una uva dentro de una botella. A pesar de todo, ha habido algunos accidentes, pero no hay que olvidar que son seres humanos los que manejan a distancia el robot. Ahora ha salido un robot que también realiza cortes, pero aunque la técnica es menos complicada, por si se equivoca, sus creadores han tomado medidas. Estamos hablando de Sawyer, el robot peluquero. Así es Sawyer, el robot peluquero. No lleva navaja, corta el pelo 

Sawyer, el robot peluquero que te corta el pelo con una maquinilla, con lo cual no hay riesgo de "perder la cabeza" por la tecnología. 

No es nuevo, hay robots recepcionistas, robots mayordomos, robots camareros, robots que ejercieron de botones en Japón durante la pandemia para evitar el contacto físico. En este caso se trata de una profesión en la que se requiere una cierta creatividad. Los fabricantes han sido la empresa Rethink Robotics, con cuartel general en Boston, Estados Unidos. Dicen los que han recurrido a él que aún le queda mucho por mejorar en cuanto a depuración de técnica. Y ello puede ser una ventaja, porque no hay peluquero comparable a él. Igual los resultados crean tendencias. Los fabricantes de este robot, Rethink Robotics se disculpan afirmando que el propósito de su empresa no es sustituir nunca al ser humano, sino  colaborar con él, según publica el diario El Español. Por eso solo corta el pelo con maquinilla, y según como le pille el pelo de los que se pongan en sus manos. 

Al contrario que Da Vinci, con sus decenas de tentáculos, Sawyer posee un brazo robótico con 7 grados de libertas y un alcance de 1.260 milímetros, y está dotado de dos cámaras, y tiene una pantalla con ojos. Pero sus funciones no se limitan a cortar el pelo, también puede llevar a cabo tareas monótonas, y lo más importante, aquellas que pueden poner en peligro a los seres humanos. Traslada objetos, envuelver paquetes, ensambla, procesa metal, suelda y realiza muchas más tareas

Gracias a su pantalla con ojos, este robot está totalmente preparado para realizar aquellas tareas monótonas de un puesto de trabajo e, incluso, aquellas que se puedan considerar peligrosas.

Entre otras funciones, Sawyer puede tanto mover objetos de peso de un lugar a otro como procesar metal, envolver paquetes, ensamblar maquinaria, soldar y otras tareas tediosas para un ser humano. La característica, sin embargo, que lo convierte en único , es que está programado para aprender, solo necesita mover su brazo robótico en determinadas direcciones para memorizar una tarea. Por ejemplo, lo que han conseguido con él, que corte el pelo. De momento, ni canta como Fígaro, ni habla de futbol, ni cuchichea sobre los vecinos del barrio como se hace en tantas barberías.