Madrid se hace el harakiri con el desmantelamiento de Medialab-Prado

sara-olivo-escudo-digital

Redactora Jefe de Escudo Digital

Guardar

medialab prado
medialab prado

Hay edificios en Madrid que resultan absolutamente emblemáticos para los amantes de la cultura, la ciencia, el arte y tecnología, y uno de ellos es la sede de Medialab-Prado. ¿Se puede amar tantas disciplinas a la vez y no estar loco? La respuesta es un sí rotundo, y buena prueba de ello es el trabajo que lleva desarrollandoMedialab-Prado desde hace casi 20 años y por cual ha sido galardonado desde Fundación Europea de Cultura y ha recibido una Mención Especial del Jurado de Ars Electrónica, los Oscar del arte electrónico a nivel mundial.

Este centro cultural público dependiente del Ayuntamiento y Madrid Destino, surge como centro de innovación cultural y arte digital en el Centro Conde Duque y posteriormente pasa a la plaza de las Letras, próximo al Real Observatorio Astronómico, al Museo del Prado y al Jardín Botánico entre otros.

Ahora, el Ayuntamiento ha decidido trasladarlo a Matadero, para destinar sus instalaciones a diversas funciones: " crear una "Hub de industrias creativas" donde organizar eventos y exponer obras del fondo del Museo de Arte Contemporáneo. Muchos de los decanos de Medialab-Prado, la Institución usurpada, temen que llevarlo al Matadero no solo sea un expresión literal sino también una durísima metáfora. Y hay una pregunta en el aire: ¿por qué tantas prisas?

La cronología de los hechos marea. Se está llevando a cabo una batalla para desmantelar el organismo sin dar tiempo a reaccionar. El 25 de enero fue cesado su gestor cultural Marcos García, alguien que según fuentes cercanas al comité de empresa "ocupaba el puesto sin mayores problemas, porque Medialab es una institución inusual, que no se sabía de dónde había salido y su puesto no era codiciado. Aunque en el pasado sí hubo movimientos para ceder la Serrería Belga a una multinacional española". Como no hubo sustituto para el puerto de Marcos García , los trabajadores empezaron a preocuparse por el futuro de la institución.

Fernando Benzo, CEO de Madrid Destino, en una interpelación en el Ayuntamiento días después, negó que se pensara desguazar Medialab Prado, pero no contestó a la pregunta clave: si se iba a trasladar el proyecto para convertir la infraestructura en la sede de una actividad distinta a la que se ha llevado a cabo en esa plaza tan especial, situada en la calle Alameda, junto al Caixaforum. Estamos hablando de un entorno muy vinculado a los recuerdos de los amantes del conocimiento. Allí se jugó al Tetris en parejas por la plaza, el lugar donde se ha llevado a cabo el Coder Dojo, El Coder Dojo es un gran ejemplo, se trata de una iniciativa internacional surgida en 2011 en Irlanda con el objetivo de enseñar a niñas, niños y jóvenes a programar. En 2013 se organiza el primer grupo en Medialab-Prado y desde entonces y hasta hoy, grupos de amigos, voluntarios, padres, mamás ayudan a aprender a programar a niñas, niños y jóvenes de entre 7 y 17 años.

Los temores de los trabajadores se han ido cumpliendo. Una semana después del "no sabe, no contesta" de Benzo, se enteraban por el diario El Mundo de que iban a Matadero. El artículo citaba fuentes del Área de Cultura, Turismo y Deporte, dirigida por Andrea Levy: "Para esta nueva etapa de MediaLab-Prado se convocaba un concurso público de proyectos del que saldrá una redefinición de sus objetivos y alcance, así como un nuevo responsable de contenidos y un programa de trabajo para los próximos años”.

Medialab-Prado era fagocitado por Matadero. Y la serrería belga donde se cortaba madera de los bosques del Paular se convertirá en una especie de quimera bicéfala. Una de sus caras es una zona de exposición para fondos pictóricos del Museo Contemporáneo en un área metropolitana donde precisamente no faltan los cuadros. Bien podrían ser llevados a zonas más deprimidas de la capital para activar la economía de otros barrios. La otra cara se dedicara a una especie de Hub creativo en colaboración con varias empresas, y es que, según los detractores del desguace de Medialab, el edificio  puede ser fácilmente alquilable, como ya ocurrió con el Ateneo y el Círculo de Bellas Artes, que en cierto modo han perdido su esencia primigenia.

Todo el mundo recuerda aquellos eventos llamados banquetes en los que se invitaba a científicos, artistas, y personalidades inquietas de la cultura en el antiguo cuartel de Conde Duque, la primera sede de Medialab. Escudo Digital ha hablado con Gabriel Lucas, ingeniero informático, mediador cultural del Ayuntamiento de Madrid, y coordinador de tecnologías de la Información desde el 2007. Él es la persona encargada de la administración de sistemas del centro y una de las que mejor conoce la historia del edificio: "Medialab-Prado se convirtió muy pronto en un crisol de hibridación entre distintos saberes y conocimientos al calor de la creación de Internet y los primeros años de la red. Vinculado a las licencias Creative Commons, sus exposiciones y seminarios, así como sus talleres de creación, han sido memorables. Allí nació un cantera de artistas que aunó esfuerzos con tecnólogos e investigadores para adaptarse al contexto digital".

Medialab es una entidad con prestigio internacional, y según los defensores de su actual ubicación, la candidatura de una zona muy concreta de Madrid para ser considerada Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, podría correr grave peligro si se desmantelara. El hashtag #SaveTheLab ruje por las redes sociales.

El eje del Museo del Prado, El Retiro, la Fundación Thyssen, el Observatorio y el edificio de Medialab-Prado, con su fachada única, y su interior, que ha atesorado tantos logros científicos como culturales; un entorno rodeado de árboles, los que defendió de forma casi visionaria Tita Cervera,se queda cojo si se traslada a Matadero.

La candidatura a Patrimonio Mundial de la UNESCO del paseo del Prado y El Retiro en la categoría de Paisaje de las Artes y las Ciencias está promovida por el Consistorio y la Comunidad de Madrid y cuenta con el respaldo del Ministerio de Cultura y Deporte. Basa el "valor universal excepcional" que requiere la UNESCO en la unión de cultura, ciencias y naturaleza que se produce en este espacio enclavado en el corazón de la ciudad, con una superficie de 190 hectáreas, de las cuales el 75 % son espacios verdes. Hay peticiones de firmas en Internet para evitar que Madrid se haga el Harakiri al retirar Medialab de su entorno.

Gabriel Lucas nos lo explica: "No solo no han contado con la opinión de nadie. Es más, la delegada del cultura solo ha venido una vez al centro para una actividad relacionada con la moda". Sostiene que no conocen la institución ni la han apoyado para que crezca, y tanto él como gran parte de sus compañeros opinan que los movimientos se están haciendo de forma opaca, con fines "muy poco claros". Desmantelar Medialab es suicida con vistas a la candidatura de patrimonio de la Humanidad como paisaje de las artes y de las ciencias. Como señala Lucas, "la cultura de las artes cuenta con numerosas instituciones representadas, pero la Ciencia y la Tecnología está infrarepresentada apenas por el Real Observatorio, el Jardín Botánico y el Museo Naval". La Unesco tiene diversos organismos consultivos sobre temas de patrimonio e Icomos ya se ha pronunciado y ha desaconsejado que se toque la ubicación mientras se está realizando esta propuesta, "y más cuando se está perjudicando una institución que representa de forma muy adecuada lamemoria de la Ciencia".

Escudo Digital se ha puesto en contacto con la alcaldía para hablar sobre Medialab-Prado, y se han limitado a proporcionarnos información sobre el proyecto de la Serrería Belga, que nada tiene que ver con Medialab.

Sigue leyendo si quieres conocer algunos de los hitos más importantes de Medialab-Prado y observar algunos vídeos de los experimentos y logros que se han llevado a cabo en esta Institucíón

"la cultura y la tecnología también dan de comer. Todos los visitantes consumían y difundían además la imagen de Madrid fuera de nuestras fronteras, el mejor ejemplo es el de la reina Rania de Jordania"

En Medialab-Prado, afirma Lucas, siempre se han inclinado por las tecnologías de bajo coste y abiertas que faciliten el acceso a su uso, sin embargo durante la reforma de la Serrería Belga, el ayuntamiento decidió instalar una fachada de leds, una de las primeras de España y decidieron ponerla al servicio de la ciudadanía.  La iniciativa #ProgramaLaPlaza, dentro del proyecto europeo Connecting Citties, facilita que cualquiera pueda mandar sus propuestas visuales y ser expuestas en la Fachada Digital del centro y en ella han colaborado colegios de toda España. Muchos viajeros se trasladaron a Madrid desde sus Comunidades Autónomas para ver sus creaciones y contribuciones en vivo y en directo. 

Medialab-Prado ha promovido la creación de comunidades que han desarrollado herramientas software y hardware libre, como por ejemplo el proyecto Arduino, una plataforma de prototipado que facilita el aprendizaje de la electrónica, o los proyectos Processing, que surge en el MIT de Massachussets y OpenFrameworks más vinculados con la programación creativa y visual.

No solo ha sido un taller de programación creativa, varias de sus líneas se han dedicado reflexionar sobre el impacto de las nuevas tecnologías en la vida cotidiana.
El Laboratorio del Procomún ha constituido un espacio desde donde pensar cómo se gestionan las cosas que son de todos y de nadie y sus participantes han influido por ejemplo en decisiones tan importante como que la Wikipedia sea un proyecto sin ánimo de lucro y al alcance de todos y sin publicidad.

Durante años Medialab-Prado ha organizado talleres mediante convocatorias abiertas nacionales e internacionales sobre diversidad de temas, como por ejemplo la visualización de datos. Miles de personas conocen Medialab-Prado en todo el mundo como recuerda Gabriel Lucas, quien no critica que Madrid se haya convertido en paladín de la hostelería, más bien al contrario. “Todos esos visitantes consumían y difundían además la imagen de Madrid fuera de nuestras fronteras”. Y pone un ejemplo muy concreto: lo primero que hizo la reina Rania de Jordania nada más llegar a Madrid fue visitar Medialab. Las fotos salieron en la prensa de todo el mundo, “y aquello sirvió para vender la imagen de Madrid”. Rania, muy activa en las redes sociales, se quedó anonadada ante el producto del taller Ciencia de Garaje, que desdibujaba la línea entre expertos y amateurs.

No se puede ser simplista, afirma, y es que “la cultura y la tecnología también dan de comer”. Rania, muy activa en las redes sociales se quedó anonadada ante el producto del taller Ciencia de Garaje, que desdibujaba la línea entre expertos y amateurs. "En un taller pudimos reunir a Adrian Bowyer, que estaba fraguando hacer máquinas que se auto replicaran, que pudiera imprimir piezas en 3 D desde una mesa de escritorio de su universidad. Ese fue el origen del salto de las imprentas de 3D industriales al escritorio, ya que las licencias de las primeras habían caducado. En aquella convocatoria participó también Zack Smith. Y se creó la primera impresora de escritorio 3d de España, que se podía ubicar en cualquier sitio, como un microondas. Esa impresora de 2009 fue uno de los objetos que más le gustó a la Reina jordana", recuerda Gabriel Lucas.

“Madrid Destino es una institución que depende de la política y la decisión de trasladar el centro que ha llegado desde el Área de Cultura, Turismo y Deportes parece un capricho y no cumple con los mínimos principios de transparencia, calidad, y eficiencia marcados por el Código Ético de Madrid Destino” manifiestan fuentes cercanas al Ayuntamiento. Ejemplo de ello es que las actas de su consejo de administración no son públicas tal como obligan sus estatutos. 

La gerente fue cesada y el nueve de marzo los trabajadores fueron informados de que su puesto de trabajo se trasladaba a Matadero. Había tantas prisas que el traslado fue frenado a medias, ya que no se había tenido en cuenta la programación comprometida hasta otoño.


En principio estaba previsto esperar hasta junio pero se aceleró el traslado de los trabajadores sin un motivo claro. Ahora la plantilla tendrá que depender de diferentes coordinadores de Matadero, lo que hace dudar a los trabajadores sobre las verdaderas intenciones de Andrea Levy. 

Quedan para la historia de todos los que han trabajado allí la visita del profesor de física taiwanés que colaboró en el “Taller Microscopía DIY” cuyo objetivo era construir un microscopio asequible que permitiera ver a escala nanométrica y que por ejemplo se pudiera distribuir entre escuelas de todo el mundo.
Él mismo rompió un CD y lo diseminó por todo Madrid en trocitos como Pulgarcito para que se pudiera ver la contaminación de la capital de España en distintas zonas a través del microscopio. Ha habido grandes hitos, como los cryptopartys, o la visita del hacker neozelandés Julian Oliver, desarrollador de software libre, ingeniero crítico, artista, educador y teórico de los media.

El proyecto Citties at night, impulsado desde Medialab-Prado, plantó una semilla en la gestión de la contaminación lumínica logrando que 130.000 personas ayudaran a la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA) a identificar ciudades vistas desde el espacio en un tiempo récord.

Si Leonardo Da Vinci viviera no saldría de Medialab, pero ha estado abierto siempre para “cualquiera puede visitarlo y participar en las actividades. Y aunque aborda cuestiones a escala ciudad, está integrado en el barrio. Se trata de una institución muy valorada por los vecinos”. Le preguntamos a Gabriel Lucas si puede haber algún tipo de interés inmobiliario tras esta operación de traslado e hipotético desmantelamiento y contesta: “La Serrería Belga es un edificio singular por su arquitectura y su ubicación y da muy mala impresión la opacidad con la que se está gestionando. El “hub de industrias creativas” o “lab de empresas” de los que se habla no han sido presentados y por tanto no están claros los criterios de calidad cultural, eficiencia económica o de servicio público a los que atiende. Si lo que se quiere es un centro de emprendedores, el Ayuntamiento de Madrid ya tiene su propia área economía, innovación y empleo y numerosos hubs en la ciudad. Podríamos estar perfectamente ante un caso de conflicto de interés”.

Desde el Ayuntamiento manifiestan que el espacio Cultural Serrería Belga, que es el nombre que se pondrá a la institución usurpadora, está diseñado para fortalecer a Madrid como ciudad creativa y de vanguardia y una de sus virtudes será la posibilidad de destinar localizaciones temporales de carácter polivalente y de servicio público donde acoger actividades culturales promovidas por instituciones, entidades y asociaciones de cualquier distrito. También como sede temporal de iniciativas y programas culturales externos que fomenten la colaboración público-privada y contribuyan a la promoción de nuevos talentos, la difusión de innovación y tecnología aplicada a la cultura, la exploración de nuevos formatos, el fortalecimiento del emprendimiento cultural y la dignificación y profesionalización del sector cultural. Además, la Serrería Belga quiere dar respuesta a las necesidades interdisciplinares de las industrias culturales para la elaboración y el lanzamiento de productos, servicios y contenidos culturales innovadores. Este espacio será concebido como un lugar para la cooperación entre agentes culturales, para compartir experiencias, desde donde ‘incubar proyectos’ (HUB) centrados en la innovación y en las nuevas tecnologías aplicadas a la cultura y a su internacionalización”.

Muchos de esos cometidos ya los desempeñaba Medialab-Prado, y es por ello que sus trabajadores exigen transparencia en la explicación de la finalidad que se persigue.