5 proyectos de mujeres ecologistas que están transformando el Planeta

El 80% de las personas desplazadas por el cambio climático en el mundo son mujeres y el 70% de personas sin acceso a la energía son mujeres y niños.

Guardar

© FAO/Cindy Côté-Andreetti
© FAO/Cindy Côté-Andreetti

Son muchas las mujeres inspiradoras que con sus acciones han contribuido o contribuyen a crear un planeta más habitable. No es casualidad. Según estudios de la Universidad de Yale, son más conscientes del riesgo que supone el cambio climático tanto para sí mismas como para el entorno. En general, concluyen otras investigaciones, están más concienciadas e implicadas para combatirlo, pero tienen menos poder en la toma de decisiones para hacerlo. 

Además, sufren en mayor medida las consecuencias del calentamiento global y de los desastres medioambientales. Según afirma Greenpeace, en 8 de cada 10 hogares que carecen de agua en su hogar, son las mujeres las que la recogen. Ante una situación de sequía, tienen que recorrer más distancia, lo que implica más tiempo, quitando tiempo para otras actividades como la educación. 

Además, el 80% de las personas desplazadas por el cambio climático en el mundo son mujeres y el 70% de personas sin acceso a la energía son mujeres y niños. En el caso de los desastres naturales (inundaciones y sequías extremas), son mayoría en el número de muertos, con hasta 14 veces más posibilidades de morir. Así pasó, por ejemplo, en el tsunami asiático de 2004, donde un 70% de las víctimas fatales fueron mujeres. 

Por todo ello, no es extraño que sean también pioneras en la adopción de nuevas técnicas agrícolas, las primeras en responder cuando tiene lugar un desastre y las encargadas de tomar decisiones importantes en el hogar con relación a la energía y los desechos. Las medidas climáticas -advierte la ONU- no serán fructíferas ni sostenibles salvo que cuenten con la participación de las mujeres. 

Hoy, un buen número de proyectos impulsados y desarrollados por mujeres tratan de paliar la desigualdad al tiempo que promueven el desarrollo sostenible, aprovechando la energía y vitalidad del género femenino como elemento catalizador para el cambio. Estos son algunas de las iniciativas impulsadas por la ONU que conviene conocer y destacar en la víspera del 8M. 

Costa de Marfil 

En este país africano, las mujeres conforman el 70% del sector agrícola, pero solamente poseen el 3% de las tierras que cultivan. ONU-Mujeres, en colaboración con distintos asociados locales, ha creado un programa destinado a ayudar a las mujeres a modernizar el proceso, con especial atención a la reducción de la deforestación. Gracias a ello, han conseguido incrementar la producción de manteca de karité para crear un producto de alta calidad que también les ha permitido cumplir los estándares de competitividad del mercado y aumentar sus márgenes de beneficios. 

nenufares
Nenúfares en Senegal ©Bruno Portier

 

Liberia 

En Liberia, las mujeres mayores y analfabetas (un grupo especialmente vulnerable) han contribuido a disminuir la dependencia de los combustibles fósiles y a fomentar la energía solar como una fuente alternativa al keroseno, un recurso peligroso y costoso. Con formación en ingeniería solar , estas mujeres están ayudando a sus comunidades a gozar de una mejor calidad de vida.  

Las personas pueden ahora desplazarse libremente gracias a la mejora de la seguridad por las noches, los niños pueden estudiar seguros durante más horas en habitaciones correctamente iluminadas, y los recursos para la subsistencia están aumentando con la creación de trabajadores con nuevas aptitudes. 

Camboya 

En la Camboya rural, el biogás ayuda a contrarrestar los efectos del cambio climático. ONU Mujeres y el PNUMA han ayudado a estas mujeres a convertirse en pioneras en la adopción de tecnologías y conocimientos nuevos en las comunidades, donde la resistencia al cambio es elevada. Ahora existe una aceptación cada vez mayor de las soluciones nuevas y una mayor sensibilización acerca de su capacidad para dirigir el cambio. 

Mali 

En Mali, las mujeres se sentían cada vez más desalentadas debido a la degradación de la tierra y los recursos naturales, lo que suponía una amenaza para sus medios de subsistencia relacionados con la agricultura. Un programa de la ONU introdujo técnicas de agricultura sostenible, lo que contribuyó a que pudieran modernizar sus técnicas agrarias y dominar prácticas de conservación de la tierra respetuosas con el medio ambiente.  

En un país en el que las mujeres dedicadas a la agricultura conforman la mitad de la población, estas habilidades son de gran ayuda para evitar que las mujeres sean más vulnerables y más susceptibles a vivir en situaciones de pobreza. 

Senegal 

El proyecto Ressource, ejecutado por la FAO y un consorcio de asociados, trata de recuperar una planta esencial en la cultura senegalesa: los nenúfares. Contribuyen a mejorar la calidad de la dieta, proporcionan nutrientes esenciales y son una importante fuente de ingresos para una de cada cinco personas, en particular mujeres y niños.  

Plantados en los humedales naturales por la comunidad local, los nenúfares se cultivan orgánicamente sin fertilizantes ni plaguicidas. Sus semillas pueden aderezar muchos platos, como la thieboudienne, o transformarse en una nutritiva harina, que sirve para preparar buñuelos, pequeñas tortas o deliciosos panqueques.