Cinco curiosas medidas que ya se están tomando en Europa para ahorrar energía

Desde reducir las saunas hasta usar la tapa para cocinar espaguetis, así son las iniciativas para gastar menos energía en Europa.

Guardar

Finlandia anima a pasar menos tiempo en las saunas.
Finlandia anima a pasar menos tiempo en las saunas.

Llega el crudo invierno a la vieja Europa. Y es el invierno más temido de los últimos años, no tanto por el cambio climático, sino por la crisis energética derivada del ataque a Ucrania por las tropas de Vladimir Putin. Para una Europa dependiente en gran medida del gas ruso se acerca el momento de la verdad. Sea o no un invierno duro, lo que sí podemos vaticinar -sin temor alguno de equivocarnos- es que será un invierno caro.

Por ello, todos los gobiernos europeos están fomentando una practica común: el ahorro de energía. En España, el Ejecutivo de Sánchez acaba de sacar una campaña empleando en clave de humor el lema "derrochólicos" para incitar al consumo responsable. España se comprometió con Bruselas a reducir un 7% su consumo de gas entre agosto de este año y marzo de 2023 tomando como referencia la media de los últimos cinco años, frente al 15% que pretendía la UE, ante el riesgo de un corte del suministro de gas ruso.

 

Pero, ¿qué están haciendo otros países para ahorrar energía? Son muchas las medidas adoptadas a lo largo y ancho del continente para ahorrar energía y reducir un poco la dependencia del gas ruso, pero, como es lógico, cada país tiene su idiosincrasia y sus características peculiares. Estas son algunas de las iniciativas más curiosas o llamativas llevadas a cabo en los últimos tiempos.

Finlandia: menos tiempo en las saunas

El gobierno de Helsinki ha lanzado una campaña para animar a bajar los termostatos este invierno, a tomar duchas más cortas y a pasar menos tiempo en sus queridas saunas, algo ligado a la cultura finlandesa, como parte de los planes no vinculantes.

"Quizá la gente no necesite encender la sauna todos los días, tal vez sólo una vez a la semana", declaró a la prensa en octubre Kati Laakso, portavoz de la empresa estatal Motiva, que promueve la sostenibilidad energética. "Esperamos que la gente siga voluntariamente las recomendaciones y comprenda la situación, que nos dirigimos a un invierno difícil".

Las empresas privadas están siguiendo el ejemplo. La empresa finlandesa Elixia, que cuenta con decenas de gimnasios en todo el país, ha empezado a restringir el tiempo de calentamiento de las saunas, en un intento de ahorrar electricidad. Para ello, Helsinki ha recortado los impuestos sobre la electricidad y subvenciona las facturas.

Francia: bajar las temperaturas en las piscinas

Francia ha presentado 15 medidas emblemáticas para reducir el consumo de energía entre las que destaca la reducción de temperatura en piscinas y gimnasios. También ha prohibido los anuncios publicitarios luminosos durante la noche, el uso de agua caliente en  los edificios públicos y calentar las oficinas por encima de 19 grados centígrados.

Dinamarca: navidad con menos luces

Copenhague va a recortar este año sus luces navideñas, encendiéndolas únicamente entre las 15:00 y las 21:00 horas y retrasando su uso dos semanas. Y estos gestos se trasladan también al sector privado. El Hotel d'Angleterre, situado en el centro de Copenhague, ha decidido cancelar su elaborada exhibición de luces, uno de los puntos fuertes de la temporada navideña de la ciudad.

Las autoridades danesas esperan reducir el consumo de energía de las decoraciones en un 60% en comparación con el año pasado, como parte de un esfuerzo gubernamental para ahorrar combustible y electricidad en el sector público.

Italia: usar la tapa para cocinar la pasta

No se trata de una medida oficial, pero ha generado tanta polémica que ha saltado a los medios de comunicación. En septiembre, el Premio Nobel italiano Giorgio Parisi sugirió a los italianos que cocinaran la pasta apagando el fuego después de que el agua hirviera para limitar la factura energética.

El físico de 74 años aseguraba que se ahorraban "al menos ocho minutos de consumo energético" con este método. Y lo cierto es que la medida podría tener un gran impacto. Un italiano medio consume unos 23,5 kg de pasta al año, lo que exige grandes cantidades de electricidad o gas para calentar el agua y mantenerla en su punto de ebullición.

Lituania: putinOut

En la antigua república soviética se ha puesto en marcha una iniciativa titulada "putinOut", que anima a unas 500 propiedades, en su mayoría viviendas estatales, a reducir su consumo de energía en al menos un 10%.

"No sólo estamos apagando las luces, sino que también estamos apagando a Putin", ha dicho en Euronews el director general de Turto Bankas, Mindaugas Sinkevičius, quien añadió que el plan pone intencionadamente el nombre de Putin en minúsculas.