El viejo truco para robar en casas que sigue triunfando entre los ladrones

La técnica del "hilo de lana" permite a los cacos abrir la puerta de forma rápida y sin hacer ruido ni dejar huellas.

Guardar

Ladrón entrando a robar en una casa
Ladrón entrando a robar en una casa

Los ladrones utilizan diversos métodos para robar en las viviendas y las han ido adaptando para aprovecharse de las nuevas tecnologías. Sin embargo, existe un viejo truco que sigue triunfando entre ellos y para el que utilizan una ganzúa y un simple hilo de lana para abrir las puertas de forma rápida y sin hacer ruido ni dejar huellas.

Se conoce como la técnica del "hilo de lana" y consiste en que los cacos manipulan los sistemas internos de bloqueo del bombín de la puerta con una ganzúa, y con el hilo de lana imitan el movimiento que haría la llave para abrir la cerradura. Solo les basta con esto y tardan poco más de un minuto en acceder a las casas y comenzar a robar sus pertenencias.

"Es una de las técnicas más utilizadas en los últimos tiempos", ha afirmado José Antonio Diéguez, portavoz de la Unión de Cerrajeros (UCES) en Andalucía, en una entrevista reciente para Nius."Esta técnica es muy limpia y no deja ninguna señal de que se haya manipulado la puerta o la cerradura", ha añadido.

No obstante, también ha advertido que existe una solución para impedir que nos entren a robar en casa.

¿Cómo se puede evitar que entren a robar en casa?

Según ha indicado Diéguez, el 80% de las viviendas de España se construyeron antes de 1990 y "el parque de cerradura actual está obsoleto, el 95% mantienen cerraduras básicas y son muy fáciles de manipular". Por ello, ha apuntado que la única forma de impedir los robos es colocar una instalación más moderna haciendo una inversión de menos de 100 euros. "A partir de 85 euros hay bombines de garantía", ha asegurado el portavoz de la Unión de Cerrajeros (UCES) en Andalucía.