2021 supuso un año récord para la financiación de startups de ciberseguridad

El año pasado las empresas emergentes de este ramo recaudaron en total 29.500 millones de dólares de capital riesgo.

Alberto Payo

Periodista

Guardar

startup
startup

Puede que 2021 fuera un año difícil para las empresas a nivel de ciberseguridad, por las múltiples y graves amenazas a las que tuvieron que hacer frente. Sin embargo, algunas compañías pudieron hacer su agosto precisamente por este aumento de los ciberataques. 

Con las ciberamenazas dando más guerra que nunca, los inversores pusieron su punto de mira en las soluciones innovadoras para la protección. Las startups fueron las grandes beneficiadas a nivel económico, recaudando en todo el ejercicio la suma total de 29.500 millones de dólares de capital riesgo. Los datos se desprenden de un informe de Momentum Cyber, una firma de asesoría financiera para la industria de la ciberseguridad. 

Esta cifra supone más del doble que la levantada por las empresas emergentes de ciberseguridad durante el año anterior. En 2020 las startups de ciberseguridad habían obtenido 12.000 millones de dólares de fondos. Además, el tanteo para 2021 supera el de los dos años previos combinados. 

En total los inversores que apostaron por jóvenes compañías dedicadas a los riesgos cibernéticos participaron en más de un millar de operaciones, de las cuales 84 sobrepasaron los 100 millones de dólares. 

Uno de los deals más cuantiosos fue el de la empresa de autenticación sin contraseña Transmit Security, con 543 millones de dólares logrados en una ronda de series A. La startup de ciberseguridad industrial Dragos protagonizó otra de las operaciones más elevadas, con una ronda de financiación de series D valorada en 200 millones de dólares. También destaca la de Claroty, con 140 millones de dólares recaudados pre-salida a bolsa. 

Treinta nuevos unicornios ciberseguros

El valor total de la financiación creció un 138% con respecto al año anterior, según revelan los datos de Momentum. Esta firma atribuye este momento de inversión histórico al impulso de innovación en la industria y la explosión de ciberamenazas provocadas por la pandemia, que también ayudó a la conversión de startups de ciberseguridad en unicornios. 

En 2021 más de empresas emergentes superaron la valoración de más de 1.000 millones de dólares, pasando a engrosar esta exclusiva lista.

Hablamos de startups como Wiz, Noname Security y LaceWork. Solo seis compañías vieron como les nacía el cuerno en la frente en 2020, como comparación. 

Asimismo, el volumen total de fusiones y adquisiones se disparó a más de tres veces el de 2020, con 77.500 millones repartidos en 286 transacciones en 2021. El año anterior hubo 178 transacciones con un valor de solo 19.700 millones de dólares.

Más de una docena de estos deals superaron los 1.000 millones de dólares, incluyendo la compra de McAfee por parte de Advent por 14.100 millones, la adquisición de Proofpoint por parte de Thoma Bravo (por 12.300 millones), la fusión de Avast y NortonLifelock (por 8.000 millones) y el caso de Okta, que se hizo con Auth0 (por 6.400 millones). 

Momentum espera que 2022 resulte aun mejor para estas jóvenes compañías en cuanto a inversión, como resultado del creciente panorama de amenazas.