Anonymous declara la guerra cibernética a Rusia y tumba varias webs del Kremlin

El grupo de hackers se ha unido al conflicto geopolítico mientras que Rusia ha preparado su propio internet para evitar ciberataques.

Guardar

Anonymous
Anonymous

El colectivo de ciberactivistas Anonymous ha decidido tomar partido en la guerra entre Rusia y Ucrania, que dio comienzo alrededor de las 05:00 de la madrugada del jueves 24 de febrero después de que el presidente ruso, Vladímir Putin, anunciara el inicio de una "operación militar especial" para proteger la región de Donbás.

Esta "operación militar especial" se convirtió en un ataque masivo en el que las tropas rusas  comenzaron a avanzar por Ucrania por todos los frentes y destruyeron gran parte de las capacidades defensivas ucranianas, provocando una fuerte condena internacional a la que se ha sumado Anonymous declarando una guerra cibernética contra Rusia.

"El colectivo Anonymous está oficialmente en guerra cibernética contra el gobierno ruso", anunció el grupo de hackers a las 22.50h de la noche de ayer.

Poco después de publicar este primer mensaje, Anonymous se adjudicó la autoría de una serie de ciberataques que inhabilitaron o ralentizaron varias páginas web oficiales del Kremlim, incluida la del Ministerio de Defensa ruso. También colapsó los portales en inglés y en ruso de RT, una agencia de noticias prorussa, así como otros sitios web de los proveedores de servicios de Internet rusos Com2Com, Relcom, Sovam Teleport y PTT-Teleport Moscow.

Estos ciberataques han sido de tipo DDOS y la mayoría de las webs ya han conseguido restaurar su servicio. No obstante, todo apunta a que Anonymous va a continuar su ciberguerra contra Rusia y el propio grupo ha señalado que es "inevitable que el sector privado también se vea afectado".

"Nosotros, como colectivo, solo queremos la paz en el mundo. Queremos un futuro para toda la humanidad. Así, mientras la gente en todo el mundo rompe en pedazos a sus proveedores de Internet, entiendan que esto está totalmente dirigido a las acciones del Gobierno ruso y Putin", ha destacado el grupo de hackers en otra cuenta de Twitter que también se atribuye a él y que cuenta con 6 millones de seguidores.

Rusia temía ciberataques y ha preparado un internet propio para evitarlos

Horas antes de esta ofensiva de Anonymous, el Centro de Coordinación Nacional de Rusia para Incidentes Informáticos (NCCC) catalogó como "crítica" la posibilidad de amenaza de ciberataques contra el espacio ruso de información.

"En caso de detección de signos de ataques informáticos dirigidos, informar de inmediato al NCCCI para el desarrollo oportuno de contramedidas", indicó ayer el organismo en un comunicado.

No obstante, Rusia ya lleva tiempo temiendo sufrir ciberataques y en 2019 llevó a cabo un experimento planificado que tenía como objetivo desconectar el país de internet, según informó entonces la agencia de noticias rusa RosBiznesKonsalting (RBK) y recogió ZDNet.

El proyecto, conocido como RuNet, sería una red disponible únicamente en Rusia, parecida a la intranet interna de algunas empresas e instituciones, y comenzó a desarrollarse años antes, en 2014. Según informó el Ministerio de Comunicaciones de Rusia a finales de 2019, las pruebas para garantizar la estabilidad de RuNet "mostraron la disposición de los organismos estatales y operadores de telecomunicaciones de la Federación Rusa para mantener de manera efectiva la integridad del segmento ruso de Internet en caso de amenazas".

Por aquellas fechas Rusia también adoptó una legislación, conocida como la ley de "internet soberano", para tratar de proteger al para tratar de protegerse en caso de quedar aislado de la infraestructura extranjera y como respuesta ante la "naturaleza agresiva" de la estrategia de ciberseguridad de Estados Unidos. Reuters se hico eco de la misma el pasado mes de julio, al informar que Rusia había vuelto a poner a prueba RuNet y había obtenido resultados exitosos.

"El propósito de las pruebas es determinar la capacidad de 'Runet' para funcionar en caso de distorsiones externas, bloqueos y otras amenazas", señaló una fuente.

Además de servir de protección frente a los ciberataques, RuNet otorgaría al Gobierno ruso la capacidad de rastrear, filtrar y bloquear todo el tráfico de esta red a través de Roskomnadzor, la agencia federal para la supervisión de telecomunicaciones, medios y tecnologías. De esta forma, el Kremlin podría controlar el contenido accesible en internet desde el país.

 

Una guerra híbrida que podría extenderse a más países

El enfrentamiento geopolítico entre Ucrania y Rusia no solo se está librando en el mundo físico, también en el digital y por ello se considera una "guerra híbrida", es decir, que combina la actividad militar tradicional con los ciberataques.

Para Kiev, la ofensiva rusa comenzó hace algo más de un mes, cuando fue testigo de cómo más de 70 páginas webs estatales se convirtieron en objetivo de un ciberataque masivo. Aunque no fue reivindicado, apuntó directamente a Moscú como posible autor y desde entonces ha denunciado otros ciberataques de los que también ha responsabilizado a Rusia.

Este miércoles, pocas horas antes de que Putin ordenara su "operación militar especial" en el Donbás, Ucrania volvió a ser objetivo de nuevos ciberataques que dejaron inaccesibles las webs de varios bancos y departamentos del país, informa Cinco Días, que indica que los afectados incluyen los Ministerios de Defensa, de Interior y de Relaciones Exteriores de Ucrania.

El citado medio también advierte que esta guerra híbrida podría extenderse a otras naciones, con los proveedores de infraestructuras críticas y otras entidades del sector privado en el punto de mira. De hecho, Estados Unidos ya deslizó esta posibilidad hace unos días, cuando la CISA (la Agencia estadounidense para la Infraestructura de Seguridad y Ciberseguridad) aseguró que los hackers del estado ruso llevan dos años haciéndose con información sensible de contratistas que trabajan con el Ejército o la Marina. Posteriormente, políticos y expertos en ciberseguridad americanos han alertado de que también podrían darse ataques contra la industria financiera de EE.UU., que ya ha tomado medidas para protegerse, tal y como hemos informado este mismo viernes.

Además, hemos contado que este temor es compartido por Europa y que el Banco Central Europeo ha alertado sobre un posible ciberataque y se dice que se está comunicando con los bancos europeos para informarles sobre su preparación para enfrentar posibles ciberataques si llegan, tal y como apuntan informes de Reuters. A ello se suma lo que cuenta la BBC, que la Unión Europea anunció este pasado martes que se va a desplegar un equipo de respuesta rápida cibernética (CRRT) en toda Europa, tras una llamada de ayuda de Ucrania.

Mientras tanto la guerra prosigue su segunda jornada habiendo dejado ya 137 muertos y unos 100.000 desplazados, según cifras oficiales ucranianas. Las tropas rusas ya han conseguido entrar en Kiev y en estos momentos se aproximan al centro de la capital habiendo pedido su rendición para negociar. "Estamos dispuestos a negociar. Siempre y cuando los militares ucranianos respondan al llamamiento de nuestro presidente (Vladímir Putin), cesen la resistencia y depongan las armas", ha asegurado este viernes en una rueda de prensa el ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov.