China acusa a India de dirigir ciberataques contra Pakistán

India subraya que China solo está intentando difamarla y desviar la atención de sus propias actividades maliciosas en el ciberespacio.

Alberto Payo

Periodista

Guardar

india
india

Como hemos demostrado en diversas ocasiones en Escudo Digital, el tablero geopolítico también tiene su réplica en el ámbito del ciberespacio. 

Los conflictos políticos y territoriales entre países acaban teniendo su traslación al ámbito de la ciberseguridad, con ciberataques de estados nación y grupos de hacktivistas de uno y otro bando y acusaciones cruzadas de ciberamenazas al contrario. 

China, por primera vez en su historia, acaba de criticar a India por lanzar ciberataques contra la infraestructura crítica de Pakistán, haciéndolo con un nombre en clave chino para jugar al despiste. Además, también ha acusado al país de aterrorizar el ciberespacio convirtiendo la TI en un arma para algunos objetivos. 

Los medios chinos recogen que un grupo de Amenazas Persistentes Avanzadas (APT) con sede en la India y apodado "Confucio" sería el que ha lanzado ataques contra el gobierno paquistaní e instituciones militares del país. 

El diario chino Global Times incluso señala que de acuerdo a la compañía de ciberseguridad Antiy, dichos ataques del grupo de APT se remontan a 2013. Estas amenazas estarían dirigidas sobre todo a organismos gubernamentales, sectores energéticos en China, Pakistán y Bangladesh para robar datos confidenciales. 

El medio chino asegura que el grupo se hace pasar por personal del gobierno paquistaní y cuando los receptores abren o descargan los documentos, se instalan troyanos en la máquina, robando todos los datos.

Un intento para desviar la atención

India no ha tardado en replicar a China. Según su versión, con estas aseveraciones solo está intentando difamarla y desviar la atención del mundo de sus propias actividades maliciosas en el ciberespacio.

China e India mantienen una guerra fría en las últimas décadas cuya tensión parece haberse acrecentado en los últimos años. Ahora parece que el pulso entre la nación de Narender Modi y la de Xi Jinping ha pasado al mundo ciber. La ciberguerra se ha abierto paso y ahora una y otra juegan a lanzar ataques de guerrilla digital para robar inteligencia militar e industrial.