El FBI señala a China como la mayor fuente de ciberataques a EE.UU.

El FBI investiga más de 2.000 incidentes para robar su información y tecnología orquestados por el gobierno chino.

Alberto Payo

Periodista

Guardar

Ilustración de choque de gigantes: China y Estados Unidos. hackers chinos
Ilustración de choque de gigantes: China y Estados Unidos. hackers chinos

En cuestión de ciberguerra EE.UU. tiene claro quién es su mayor enemigo. O al menos cuál es la mayor fuente de ataques. 

Christopher Wray, director del FBI, ha comentado en una charla que China supone el principal origen de los ciberataques a EE.UU., siendo la fuente que más amenazas envía, más que el resto de naciones juntas. 

"El gobierno chino roba volúmenes asombrosos de información y causa daños profundos que destruyen el empleo en una amplia gama de industrias, tanto que, estamos constantemente abriendo nuevos casos para contrarrestar sus operaciones de inteligencia. Lo hacemos aproximadamente cada 12 horas, más o menos", señala Wray.

El director del FBI ha explicado que China no solo cuenta con "muchos fondos y herramientas sofisticadas", sino que también une fuerzas con ciberdelincuentes para aumentar su impacto. A ellos se ha referido como 'cibermercenarios'.

"No solo están pirateando a gran escala, sino que están causando daños indiscriminados para llegar a lo que quieren. Como en el reciente ataque de Microsoft Exchange, que comprometió las redes de más de 10.000 empresas estadounidenses en una sola campaña”, ha añadido. 

Una promesa no cumplida

El experto ha aludido a cómo en 2015 el gobierno chino prometió públicamente dejar de entregar tecnología estadounidense pirateada a empresas locales, pero afirma que "su programa de robo cibernético sigue siguió siendo fuerte". Además, la acusa de haber ignorado el pacto mutuo de no piratería entre el Reino Unido y EE.UU. 

Para el alto mando americano China no tiene escrúpulos y sus acciones dañan a la economía estadounidense. En este sentido ha comentado el caso de un fabricante de turbinas eólicas que redujo su plantilla de 900 a 300 empleados después de que atacantes chinos robaran parte de su códgo fuente. 

Wray también se ha lamentado de que China obligue a las empresas americanas a asociarse con empresas propiedad del gobierno chino para hacer negocios en el territorio asiático y luego "abusen y exploten dichas asociaciones".

Para el director del FBI se avecina "una larga lucha" contra China si se mantiene la misma actitud. "Hay tanto bien que podríamos hacer con un gobierno chino responsable: tomar medidas enérgicas contra los ciberdelincuentes, detener a los lavadores de dinero, reducir las muertes por sobredosis de opioides... Pero en el FBI, estamos enfocados en la realidad del gobierno chino actual", concluye.