Un futbolista denuncia su calvario por culpa de un estafador que ha robado su identidad

Tiene una veintena de denuncias presentadas contra él y, además de obligarle a dejar su equipo, le ha causado un perjuicio mayúsculo.

Guardar

imagen de recurso de fútbol
imagen de recurso de fútbol

Alejandro P. B. es un joven zaragozano de 23 años que jugaba como futbolista profesional en el FC Andorra y tenía un futuro deportivo prometedor, pero que a principios de 2020 se vio obligado a abandonar el equipo del Principado por culpa de un estafador que ha robado su identidad causándole un perjuicio mayúsculo. Él mismo ha relatado su historia para el Heraldo de Aragón, que también cuenta con el testimonio de su padre, Fernando, y de su abogado, Alberto Delgado.

Según han declarado, el calvario de Alejandro comenzó en la Nochevieja de 2019, día en el que se enteró por Instagram de que alguien estaba utilizando su nombre y su DNI para cometer estafas que, en su mayoría, están relacionadas con falsas ventas de cachorros de perro a través de las redes sociales y de WhatsApp. Poco después, a principios de 2020, comenzaron a llegarle denuncias que le obligaron a dejar el FC Andorra porque "tenía que acudir a tantas citaciones – en comisarías, cuarteles o juzgados de toda España – que resultaba incompatible con los entrenamientos y compromisos de un deportista profesional".

Como indica el medio aragonés, las denuncias contra él alcanzan la veintena y las citaciones le han llegado de lugares tan dispares como Barcelona, Madrid, Inca (Mallorca), Liria y Mislata (Valencia), Lora del Río (Sevilla), Pravia (Asturias), Sagunto (Castellón), Valladolid, Ibi (Alicante), Baracaldo (Vizcaya) Torrejón de Ardoz (Madrid) o Villablino (León). Además, apunta que en esta última localidad Alejandro fue detenido por la Guardia Civil cuando salía de un hotel junto a su novia en dirección al juzgado para defenderse de la enésima denuncia.

"Llevaba los documentos que me había dado mi abogado, Alberto Delgado, para demostrar todo lo que me está pasando, pero me llevaron al cuartel porque tenía una orden de búsqueda", ha recordado Alejandro, que afirma que una vez que los agentes lo comprobaron le dejaron libre, pero que le trataron "como a un delincuente, cuando está claro que no lo soy".

El método que usa el estafador, que ya ha ocasionado un gasto de 20.000 euros a Alejandro

Según explica Heraldo de Aragón, el estafador que está suplantando la identidad de Alejandro ha contratado una veintena de líneas telefónicas a su nombre y anuncia la venta de cachorros de perros en páginas de internet por un precio que no suele superar los 400 euros, para que el timo sea considerado delito leve. "El interesado en los perros contacta con él, le dice cómo tiene que mandarle el dinero (normalmente envíos en metálico o sistemas de banca a distancia tipo Instant Money) y, una vez recibido, se queda con la cantidad y si te he visto no me acuerdo".

Alejandro no tiene constancia de cuándo y en qué circunstancias el estafador consiguió su DNI y comenzó a utilizarlo para delinquir, no solo realizando este timo de mascotas.

"En una ocasión me llegó también una denuncia por una infracción de tráfico cometida por un ciclista en Sabadell que se saltó un semáforo. Era una multa de 200 euros y menos mal que pude demostrar con un vídeo que ese día y a esa hora estaba jugando un partido en Teruel", ha asegurado Alejandro.

Según ha subrayado su padre, en estos dos años el estafador ya les ha hecho gastar unos 20.000 euros pero el daño que ha provocado a su hijo va mucho más allá del dinero. "Tuve que rechazar una oferta para jugar en Gibraltar porque no quiero salir de España por si me detienen. Quiero prepararme oposiciones para la Policía Nacional, pero temo que con toda esta historia me pueda quedar algún antecedente si un juez no me cree", ha lamentado Alejandro.

El presunto usurpador ha sido identificado, pero está en paradero desconocido

Siguiendo siempre la información de Heraldo de Aragón, el abogado de Alejandro está intentando que todos los procedimientos presentados contra su cliente sean remitidos a Zaragoza y también ha iniciado otro procedimiento contra el presunto usurpador, que ha sido identificado como Fernando S.O. pero está en paradero desconocido mientras tiene 70 denuncias contra él.

Para combatir el perjuicio que le está ocasionando, Alejandro se ha planteado en invertir el orden de sus apellidos o solicitar que le expidan un nuevo DNI, pero sostiene que les han dicho que es "bastante complicado".

El letrado pretende que el juez que instruya el caso pueda ver la dimensión del problema que le está ocasionando a su cliente el individuo que está suplantando su identidad y, a su juicio, para evitar este tipo de casos habría que cambiar las formas de los contratos online. "Parece que hay mucha modernidad pero los sistemas se quedan arcaicos y los delincuentes van por delante a la hora de encontrar modalidades de estafa y salir impunes", advierte el abogado.

Finalmente, el diario aragonés informa que hay otro joven en la misma situación de Alejandro, "en cuyo nombre ha cometido otras 30 estafas y está pasando por idéntica pesadilla".