La UE propone una nueva ley para combatir el abuso sexual infantil en internet

La regulación propuesta implica nuevas normas que obligaría a las plataformas digitales y a las compañías a tomar medidas contra esta lacra.

Guardar

Abuso sexual infantil
Abuso sexual infantil

La Comisión Europea ha propuesto una nueva legislación para prevenir y combatir el abuso sexual infantil en internet que implicaría nuevas normas para los proveedores de servicios en la red, incluidos los servicios de alojamiento, las compañías y las aplicaciones de comunicación online.

Según expone en un comunicado, el abuso sexual infantil es un problema generalizado en internet que se ha exacerbado con la pandemia de la Covid-19 como evidencian los 85 millones de imágenes y vídeos que dan muestra de ello y han sido reportados en todo el mundo en 2021, además de los muchos más casos sin denunciar. Sin embargo, Bruselas afirma que las medidas actuales, basadas en la detección y denuncia voluntaria por parte de las empresas, "ha demostrado ser insuficiente para proteger adecuadamente a los niños y, en cualquier caso, dejará de ser posible una vez que expire la solución provisional actualmente vigente".

Para abordar de manera efectiva el uso indebido de los servicios online con fines de abuso sexual infantil, el Ejecutivo Comunitario advierte que son necesarias unas "normas claras, con condiciones y salvaguardias sólidas". Por ello, ha propuesto una nueva legislación que está seguro ayudará a "rescatar a los niños de más abusos, evitarán que el material vuelva a aparecer en línea y llevarán a los infractores ante la justicia". Tal y como indica, esta ley estará respaldada por un nuevo Centro independiente de la UE sobre el abuso sexual infantil, que facilitará los esfuerzos de los proveedores de servicios para luchar contra esta lacra.

Las reglas que incluiría la nueva ley de la UE contra el abuso sexual en internet

Entre las reglas que formarían parte de este nuevo reglamento, la Comisión Europea destaca las siguientes:

  • Evaluación de riesgos obligatoria y medidas de mitigación de riesgos: Los proveedores de servicios, compañías y aplicaciones deberán evaluar el riesgo de que sus plataformas se utilicen indebidamente para difundir material de abuso sexual infantil o para la captación de niños, lo que se conoce como grooming, y los proveedores también tendrán que proponer medidas de mitigación de riesgos.
  • Sólidas garantías de detección: Las empresas que hayan recibido una orden de detección solo podrán detectar contenido utilizando indicadores de abuso sexual infantil verificados y proporcionados por el Centro de la UE. Paralelamente, las tecnologías de detección solo podrán utilizarse con el fin de detectar el abuso sexual infantil y los proveedores deberán implementar tecnologías que sean lo menos intrusivas para la privacidad y que limiten la tasa de error de falsos positivos en la mayor medida posible.
  • Obligaciones de denuncia claras: Los proveedores que hayan detectado abuso sexual infantil en línea deberán denunciarlo al Centro de la UE.
  • Obligaciones de detección específicas, basadas en una orden de detección: Los Estados miembro tendrán que designar autoridades nacionales encargadas de revisar la evaluación de riesgos. Cuando dichas autoridades determinen que persiste un riesgo significativo, pueden solicitar a un tribunal o a una autoridad nacional independiente que emita una orden de detección de material de abuso sexual infantil o manipulación. Dichas órdenes estarán limitadas en el tiempo y se dirigirán a un tipo de contenido específico en un servicio concreto.
  • Eliminación efectiva: Las autoridades nacionales podrán emitir órdenes de eliminación si el material de abuso sexual infantil no se elimina rápidamente. Los proveedores de acceso a internet también deberán deshabilitar el acceso a imágenes y videos que no se puedan eliminar, por ejemplo, porque estén alojados fuera de la UE en jurisdicciones no cooperativas.
  • Reducir la exposición al acicalamiento: Las reglas requerirán que las tiendas de aplicaciones se aseguren de que los niños no puedan descargar aplicaciones que puedan exponerlos a un alto riesgo de grooming.
  • Sólidos mecanismos de supervisión y reparación judicial: Las órdenes de detección serán emitidas por tribunales o autoridades nacionales independientes. Para minimizar el riesgo de detección e informes erróneos, el Centro de la UE verificará los informes de posibles abusos sexuales infantiles en internet realizados por proveedores antes de compartirlos con las autoridades policiales y con Europol. Tanto los proveedores como los usuarios tendrán derecho a impugnar ante los tribunales cualquier medida que les afecte.

Junto con la propuesta de esta legislación, Bruselas también ha presentado una estrategia europea para mejorar el acceso al entorno digital de los menores y que acceder a internet sea más seguro.

Ahora, corresponde al Consejo y al Parlamento Europeo llegar a un acuerdo sobre el nuevo reglamento y, una vez adoptado, sustituirá al actual, de carácter provisional y que fue aprobado el pasado mes de julio a pesar de sus detractores y de las críticas que suscitó al permitir espiar las conversaciones online para hacer frente a los pederastas.

"Defender y proteger los derechos de los niños tanto en la red como fuera de ella es esencial para el bienestar de nuestras sociedades. El material de abuso sexual infantil en internet es producto del abuso sexual físico manifestado por los niños. Es altamente criminal. El abuso sexual infantil en línea tiene amplias consecuencias a largo plazo para los niños y deja en ellos un profundo trauma. Algunos nunca llegan a recuperarse. El abuso sexual infantil se puede prevenir si trabajamos juntos para proteger a los niños. No lo permitimos fuera de línea, por lo que no debemos permitirlo en línea", ha declarado la vicepresidenta de Democracia y Demografía, Dubravka Šuica.