Oscar Ruiz -Escudo Digital.

Opinión

Corredor de Suwalki, el talón de Aquiles de la OTAN

Experto en migraciones y militar OTAN.

Guardar

Oblast de Kaliningrado.
Oblast de Kaliningrado.

No todo el mundo conoce la existencia, en pleno territorio europeo, de un pedazo de tierra rusa llamada Kaliningrado. Situado exactamente entre Polonia y Lituania, gracias a la total y muy reciente "rusificación"[i] de Bielorrusia, este exclave ruso se ha acercado geográficamente a solo 95 kilómetros de los dominios de Putin, creando una sensación de asfixia a las repúblicas bálticas y que sin duda sería uno de los eslabones más débiles en un escenario de enfrentamiento entre OTAN y Rusia.

Este "pasillo", llamado Corredor de Suwalki y también conocido como "Suwalki Gap", se refiere a una línea de apenas 95 kilómetros que conectaría a Bielorrusia con el mencionado Oblast de Kaliningrado y que podría suponer un importante quebradero de cabeza para la OTAN en un supuesto enfrentamiento entre los dos gigantes nucleares.

El corredor toma su nombre de la ciudad polaca de Suwalki y en esta región viven actualmente unos dos millones de polacos, 65.000 ucranianos, 25.000 lituanos y 11.000 rusos.

Detalle del Corredor de Suwalki o Suwalki Gap. Fuente: The Baltic Times.
Detalle del Corredor de Suwalki o Suwalki Gap. Fuente The Baltic Times

Su captura facilitaría de sobremanera a Moscú la recuperación de Letonia, Lituania y Estonia, además de cortar el acceso por mar a Escandinavia. Pero, por otro lado, supondría también la invasión parcial de uno o dos miembros de la OTAN (Polonia o Lituania) por parte del Kremlin, lo que activaría inmediatamente el Artículo 5 de la Alianza Atlántica, poniendo en marcha la Seguridad Colectiva y escalando el conflicto de una manera sin precedentes.

Las comunicaciones terrestres entre Polonia y Lituania a través de este corredor se basan en una autovía de dos carriles para cada sentido y una carretera de un carril por sentido, además de una vía de tren, lo que haría este enclave fácil de paralizar, volviendo a  poner de manifiesto las enormes dificultades geográficas y militares que supone la defensa del Corredor de Suwalki y las tres repúblicas bálticas por parte de la OTAN.

Además de las posibles acciones militares derivadas de una escalada bélica, Rusia podría estar intentando desestabilizar esta zona explotando, a través de sus herramientas híbridas, las tensiones étnicas que se viven en esta región desde hace tiempo entre lituanos y polacos principalmente, y que tan buen resultado le ha dado a Moscú en el caso de la región del Dombass ucraniano.

En los ejercicios militares anuales de Rusia-Bielorrusia de 2021 se copió un escenario como el de Suwalki en el que Rusia cerraba este corredor[ii], dando cuenta de la importancia estratégica que la toma del mismo podría tener en un conflicto armado con Occidente.

Oblast de Kaliningrado

Kaliningrado, con alrededor de un millón de habitantes, es un territorio ruso desde el final de la Segunda Guerra Mundial cuando Moscú exigió esta región como suya en la Conferencia de Potsdam.

Durante la guerra fría este fue el lugar más militarizado de Europa, pero una vez que cayó el Telón de Acero se vio separada físicamente del territorio ruso, y más aislada aún cuando Polonia y las Repúblicas Bálticas se unieron a la OTAN.

Aunque actualmente esta región rusa ya no alberga 100.000 soldados rusos como en el pasado, este Oblast, acorde a su posición estratégica, se mantiene fuertemente militarizado con, entre otros;

  • Avanzados sistema de defensa aéreo, con S-300 y S-400 a la cabeza.
  • Base Naval de Baltisk, tiene a la Flota del Mar Báltico rusa que puede albergar 56 buques de guerra, dos submarinos y unos 3.500 soldados y marineros) tendría ya la capacidad de denegar el paso de los barcos de guerra de la OTAN que se dirigieran hacia el Mar Báltico para proteger o ayudar a Lituania, Letonia y Estonia.
  • Sistemas de misiles portables Iskander-M, con un alcance  de hasta 500 kilómetros, lo que le permitiría alcanzar infraestructuras OTAN y concentración de tropas en toda Polonia y las Repúblicas Bálticas.
  • Guerra Electrónica, con los sistemas Murmanska-BN[iii] con un alcance de hasta 3.000 kilómetros, y que ya ha dado cuenta de su efectividad anulando parcial, o totalmente, las comunicaciones en ejercicios de la OTAN por esta zona.

Aunque siempre se ha negado las capacidades nucleares de este exclave ruso, una investigación[iv] en el año 2018 aseguraba que se estaba construyendo un bunker con capacidad nuclear de almacenamiento de misiles nucleares. La respuesta oficial del Kremlin es que en Kaliningrado no hay armas nucleares.

Oblast de Kaliningrado con respecto a Europa. Fuente: Enciclopedia Británica.
Oblast de Kaliningrado con respecto a Europa. Fuente Enciclopedia Británica

Peores (Worst-Case) Escenarios Posibles

La ya demostrada agresividad de Vladimir Putin contra Ucrania, y su encendido discurso contra Occidente, nos hace tener que pensar, además de aumentar el esfuerzo en disuasión (que siempre será más barato en vidas y dinero que la recuperación de territorios o la guerra propiamente dicha), en posibles (peores) escenarios si se produjera una escalada militar entre OTAN y Rusia.

Incluso siendo conscientes de que las capacidades militares de la OTAN para proteger este Corredor de Suwalki y la región del Báltico no son ni mucho menos comparables con las que tiene Rusia a mano, la Alianza Atlántica cuenta con algunos y muy importantes ases en la manga, en forma de bases y núcleos militares permanentes en Alemania y otros puntos de Europa (Batallones Multinacionales Permanentes) que podrían contener un supuesto avance del Kremlin hacia las tres repúblicas bálticas, intentando sacar provecho del cierre del Corredor de Suwalki y el Mar Báltico.

Los cuatro Batallones Multinacionales permanentes que OTAN comenzó a desplegar en 2017 en las tres Repúblicas Bálticas, además de Polonia (unos 3.500 hombres y mujeres), que junto al apoyo de los ejércitos nacionales de estos Estados, son una prueba del esfuerzo y la preocupación de la Alianza Atlántica para trabajar en la defensa de esta región.

El trabajo de la OTAN en este aspecto se llama disuasión, y se traduce en forma de ejercicios militares cada vez más frecuentes en esta área, centrándose en mostrar rapidez, coordinación y eficacia en ese despliegue. Este hecho sería anotado y asimilado por los analistas rusos que asumirían que el actual despliegue y las medidas aliadas son suficientemente rápidas y determinantes como para evitar la toma del Corredor de Suwalki y las Repúblicas Bálticas de Estonia, Lituania y Letonia por parte del Kremlin.

Si finalmente se produjera el ataque ruso, estas fuerzas aliadas deberían estar lo suficientemente preparadas para soportar la invasión hasta que los refuerzos de mayor entidad llegaran y equilibraran la situación.

La toma del Corredor de Suwalki por las fuerzas militares rusas no solo supondría desenmascarar las verdaderas intenciones del Kremlin, sino que sería solo el primer paso hacia unos objetivos estratégicos mucho más ambiciosos y que harían estremecer a todo el planeta.

 

[i] https://icds.ee/wp-content/uploads/2021/12/ICDS_Analysis_Defending_the_Union_Konrad_Muzyka_December_2021.pdf

[ii] https://atlantico.fr/article/decryptage/milices-et-guerre-electronique-high-tech---un-inquietant-tournant-defense-course-a-l-armement-europe-etats-unis-russie-chine-xavier-raufer

[iii] https://www.theguardian.com/world/2018/jun/18/kaliningrad-nuclear-bunker-russia-satellite-photos-report

[iv] https://www.france24.com/en/europe/20220228-belarus-approves-hosting-nuclear-weapons-russian-forces-permanently