• Home /

  • Internacional /

  • ¿Grietas en territorio OTAN? El presidente bulgaro tacha de "inaceptable" la deportación de 70 diplomáticos rusos

¿Grietas en territorio OTAN? El presidente bulgaro tacha de "inaceptable" la deportación de 70 diplomáticos rusos

Bulgaria es un país OTAN, y no de segunda, como declaró su primer ministro en respuesta a Putin recientemente. Por eso han sorprendido las declaraciones de Rumen Radev.

sara-olivo-escudo-digital

Redactora Jefe de Escudo Digital

Guardar

El presidente de Bulgaria, Rumen Radev Foto: Facebook
El presidente de Bulgaria, Rumen Radev Foto: Facebook

A lo largo de la historia, Bulgaria, un país eslavo con relaciones históricas muy estrechas con Rusia, ha sido un termómetro sobre "por dónde iban los tiros" en la escena internacional. Por eso lo ocurrido este pasado jueves resulta alarmante.

Bulgaria ya combatió con los nazis durante la segunda guerra mundial. La historia de Bulgaria durante la Segunda Guerra Mundial abarca el periodo comprendido entre 1939 y 1945. Hasta el 1 de marzo de 1941, oficialmente se mantuvo neutral en la guerra. A partir de ese momento se convirtió en aliada de Alemania y Japón, en abril de ese mismo año participó en el ataque a Yugoslavia y Grecia liderado por Alemania. A cambio de su colaboración, Bulgaria recibió la mayor parte de la Tracia de Grecia, una región de enorme importancia cultural e histórica para ellos, y también Macedonia y algunas partes del este de Serbia de Yugoslavia. Si bien Bulgaria participó en la campaña de los Balcanes, se negó a participar en la guerra contra la  Unión Soviética en junio de 1941.

Sin embargo, cuando las fuerzas soviéticas se acercaron a fines del verano de 1944, sí se declaró la guerra a Bulgaria. En octubre de 1944, Bulgaria dejó de ser leal a Alemania y se puso de parte de los rusos. Los territorios que se había anexionado los perdió, no obstante, al terminar la guerra.

Como puede verse, es un país entre dos mundos, que lleva nadando y guardando la ropa desde hace mucho tiempo. De hecho, muchos historiadores sostienen que fue Bulgaria la que dio origen a la gran Rusia. Como sostiene Álvaro Corazón Rural en su blog Jot Down es un país de grandes paradojas, que llegó a estar en guerra con los nazis y la URSS al mismo tiempo en algún momento de la contienda. "Un país donde nadie se explica cómo los comunistas solo llegaron a ser la fuerza hegemónica de la nación cuando cayó el comunismo. O que sin que nadie les obligase pidieron la anexión a la Unión Soviética en los 60, para luego apoyar ciegamente a Estados Unidos en la guerra de Irak. Los historiadores profesionales dicen que su trayectoria diplomática fue un “camaleonismo controlado”, en este espacio vamos a calificarla de breakdance de altos vuelos"

Por ello tiene una enorme importancia la declaración del presidente de Bulgaria, Rumen Radev, que ha tachado este jueves de "inaceptable" la decisión del primer ministro búlgaro, Kiril Petkov, y de su Ejecutivo de declarar 'persona non grata' a 70 diplomáticos rusos, invitándoles a salir del país.

"Es inaceptable quedarse sin representación diplomática. Es inaceptable que las decisiones relacionadas con la seguridad de Bulgaria no tengan en cuenta los riesgos de escalada y sus consecuencias económicas", ha esgrimido el jefe de Estado búlgaro en un comunicado compartido en su perfil de Facebook.

La protesta del presidente de Bulgaria en Facebook
La protesta del presidente de Bulgaria en Facebook

Radev ha instado a Petkov a que convoque una reunión del Consejo de Ministros para que se evalúen "las consecuencias de la escalada de la crisis en las relaciones bilaterales", y para que se tome una decisión "en cumplimiento de todos los procedimientos legales".

El pasado martes, las autoridades de búlgaras declararon 'persona non grata' a un total de 70 diplomáticos rusos, y estaba previsto poner a su disposición un avión que los deportaría de forma directa a Moscú este pasado viernes. 

Petkov argumentó la decisión basándose en que los representantes de la Embajada rusa en Sofía habían sido identificados "como miembros de los servicios especiales", según recogió la agencia rusa TASS.

Sin embargo, pese a ordenar su expulsión antes del domingo, Petkov considera que la medida contra diplomáticos y representantes del personal técnico de la Embajada "no constituye una agresión contra el pueblo ruso".

Ante este escenario, el presidente de Bulgaria ha recordado que "la responsabilidad de la decisión recae enteramente en el Gobierno", y ha subrayado que una decisión de este tipo debería estar en consonancia "con los desafíos a los que se enfrenta la seguridad nacional y los intereses a largo plazo de Bulgaria y los miles de ciudadanos búlgaros que viven en Rusia".

El primer ministro atlantista está en la cuerda floja ante una moción de censura por parte de su parlamento

En respuesta a la decisión del Ejecutivo búlgaro, la embajadora de Rusia en Bulgaria, Eleonora Mitrofanova, ha asegurado este jueves que Moscú valora la posibilidad de cortar relaciones diplomáticas con Sofía.

"Estoy en contacto con Moscú. Y Moscú tomará medidas muy drásticas. Esto no puede pasar desapercibido", ha reconocido la embajadora rusa, que ha advertido, según ha informado Europa Press que "las relaciones diplomáticas pueden incluso romperse".

Mitrofanova ha mostrado su incredulidad ante la decisión adoptada por el Ejecutivo búlgaro, pues considera que para expulsar a parte de la legación diplomática de un país ha de haber pruebas de que estas personas atentan realmente contra los intereses del país.

"Si hay pruebas, entonces, por supuesto, expúlselas. Pero 70 personas, ¿por qué? ¿Qué significa contra los intereses de Bulgaria”,  manifestó airada la representante diplomática rusa en Sofía.

El Parlamento de Bulgaria sacó adelante hace una semana una moción de censura al Ejecutivo de Kiril Petkov, lo que ha derivado en que el presidente búlgaro, Rumen Radev, iniciase el lunes un proceso de consultas con los grupos parlamentarios para disponer un nuevo Gobierno.

En este contexto, Zajarova criticó que un Parlamento "que ha perdido la confianza" y un Gobierno "que se retira", hayan adoptado la decisión de expulsar a diplomáticos rusos, algo que, advierte, "da un golpe devastador a las relaciones con Rusia" y al diálogo bilateral.

Desde Rusia se ha creado una campaña contra Kiril Petkov, quien hace menos de dos semanas rechaza las reclamaciones del Gobierno de Rusia para que no haya tropas de la OTAN en territorio de Bulgaria y Rumanía y subrayó que, dentro de la Alianza Atlántica, no hay miembros de "segunda categoría". "Quiero dejarlo claro. Bulgaria es un país soberano y hace mucho tiempo que decidimos ser miembro de la OTAN". Una posición no siempre fácil de defender frente a parte de la población que añora los tiempos del comunismo, y o que no acaba de percibir las ventajas de ser una macrobase de la alianza en un país que sigue siendo muy pobre. Hay que recordar que comparten casi lengua, el búlgaro es muy similar al ruso (hay ciertas discusiones entre los lingüistas, algunos consideran el búlgaro antiguo como el Eslavo antiguo o antiguo eslavo eclesiástico, del cual derivaría el ruso). Y también comparten religión con el país de Putin. La historia pesa. Aunque tampoco es para llevarse las manos a la cabeza, afirman expertos consultados, en el propio gobierno español hay diferentes sensibilidades hacia la guerra de Ucrania.