Vapear, decir palabrotas y otras cosas que pueden salir muy caras en Catar

Las ha advertido un experto en geopolítica con amplia experiencia en Oriente Medio de cara a los aficionados al fútbol que viajen para ver el Mundial.

Guardar

Imagen exterior del Estadio de Lusail en Catar, escenario de la final de la Copa del Mundo de 2022 (Foto: QATAR 2022)
Imagen exterior del Estadio de Lusail en Catar, escenario de la final de la Copa del Mundo de 2022 (Foto: QATAR 2022)

El Mundial de Fútbol de Catar no solo va a ser el más digital de la historia, como ya analizamos, también va a ser el más polémico por los graves abusos que comete el país árabe contra los derechos humanos y por las restrictivas leyes que aplica. Durante el celebración del campeonato, entre este domingo 20 de noviembre y el 18 de diciembre, los más de un millón de visitantes que espera recibir el emirato gozarán de algunas excepciones a la legislación nacional en lo que respecta al consumo de alcohol, la vestimenta o la consideración de las personas LGTBI. No obstante, tendrán que acatar ciertas normas que nos pueden parecer impensables pero que en Catar son inexpugnables y su incumplimiento puede ser motivo de acabar en la cárcel.

Philip Ingram MBE, experto en ciberseguridad, vigilancia y geopolítica con una amplia experiencia trabajando en Oriente Medio, ha repasado algunas de estas normas para advertir a todos aquellos que tengan planeado viajar a Catar para presenciar en directo el Mundial. Lo ha hecho en una entrevista para la plataforma de apuestas Fair Betting Sites en la que ha terminado aconsejando actuar con "moderación, precaución y respeto".

Los juegos de azar y las apuestas, totalmente ilegales

Al igual que en todo Oriente Medio, los juegos de azar son completamente ilegales en Catar. Ingram lo ha confirmado así como que existen muchos sitios en los que se puede burlar la prohibición y muchos ejemplos de lugareños que lo hacen. Pero ha avisado que es probable que las autoridades sean "muy severas" si descubren a algún extranjero jugando a juegos de azar, tanto que podrían ser condenados a prisión, además de al pago de una multa.

¿Y qué pasa con los juegos de azar online y las apuestas online a través de aplicaciones? Ingram, colaborador habitual de Sky News Arabia, Al Jazeera y otros medios, lo ha aclarado y también son actividades ilegales. De hecho ha señalado que "están todavía peor vistos".

"Acceder a cuentas de juego personales de forma remota desde Catar es nuevamente ilegal. Si estás pensando en apostar a distancia, deja las instrucciones en casa antes de volar a Catar, de lo contrario, podrías enfrentarte a una pena de cárcel incluso por transmitir apuestas a otra persona para que las haga en su nombre".

Ingram también ha puntualizado que la prohibición de las apuestas incluye igualmente las que se hacen con amigos, como en juegos de cartas como el póker.

"Generalmente, tienen reglas diferentes para los locales, los ciudadanos extranjeros locales y los visitantes extranjeros. Debe recordar que es un invitado en su país y al cruzar los puntos de control fronterizos acepta cumplir con las leyes de ese país. Si no lo hace, las sanciones pueden ser severas", ha afirmado el experto.

"Es casi seguro que los futbolistas van a ser monitoreados"

Ingram ha sido preguntado por si las autoridades también podrían monitorear a los futbolistas y utilizarles como un ejemplo, dada la fama que tienen de ser aficionados a jugar a las cartas, a los dardos o al billar y a realizar apuestas con ello. Esta ha sido su respuesta:

"Es casi seguro que van a ser monitoreados. Respecto a las ganas de convertir a un jugador en ejemplo y, por lo tanto, causar un incidente diplomático podría depender de muchos factores diferentes, pero tienen formas y medios de tratar con cualquiera que crean que no está respetando las leyes y cultura de Catar. Una vez más, es importante tener en cuenta que se aplican diferentes interpretaciones para los locales y los extranjeros, por lo que el hecho de que un local se salga con la suya al acceder a un sitio de apuestas no significa que un extranjero lo vaya a hacer".

Podrían monitorizar tus dispositivos y usar los datos en tu contra

Otro de los aspectos que ha abordado Ingram en su entrevista ha sido el duro control que se ejerce sobre la actividad online en Catar y en muchos países de Oriente Medio. Según dice, algunos de ellos "monitorean todo el tráfico y buscan actividades ilegales".

"La única suposición segura que sugeriría cuando se está en un país de Medio Oriente es que todo lo que haga en internet, especialmente desde un dispositivo registrado en el extranjero, se verá comprometido y las autoridades lo monitorearán. Si trabaja a partir de esa suposición, debería ir todo bien".

"La regla más simple es que cualquier cosa que hagas en internet a través del WiFi o de los datos móviles probablemente sea monitoreada, así que no hagas nada online que no te gustaría hacer públicamente con tus padres, abuelos y la policía observando". "Un buen principio con el que trabajar es que todo lo que se hace, se diga, se descargue, o se conecte en internet mientras se está en cualquier país de Medio Oriente está siendo interceptado".

El vapeo, los analgésicos o las palabrotas conllevan fuertes multas y penas de prisión

"¿Puede resumir otras advertencias para los aficionados además de lo que ya se sabe sobre el consumo de alcohol, los derechos LGBTQ+ y otras libertades civiles?", esta ha sido la última pregunta de la entrevista que ha concedido Ingram y así ha resumido el experto las consideraciones que deben tener en cuenta todos los que vayan a visitar Catar.

"La regla básica es verificar las leyes y costumbres locales antes de llegar al país, no solo para Catar sino también para cualquier centro de tránsito. La codeína, un analgésico disponible sin receta en el Reino Unido, es una droga de Clase A en los Emiratos Árabes Unidos, por lo que si viaja a través de Dubái y la lleva en su equipaje, podría terminar en prisión durante muchos años. Si se descubren pequeños rastros de drogas en el torrente sanguíneo, en algunos países también podrían clasificarse como posesión.

"Cualquier actividad en público contraria a la ley islámica conlleva un riesgo y una sanción más elevados, como beber, maldecir, vapear, no pagar las facturas, toda actividad LGBTQ+, la intimidad pública y la intimidad fuera del matrimonio (incluido darse de la mano en público). Los visitantes deben saber que, como invitados en un país islámico, la Copa del Mundo no los exime de las estrictas leyes locales, por lo que mi consejo es siempre moderación, precaución y respeto. Interesarse en las leyes, costumbres y comportamientos locales dará un nuevo respeto por las libertades reales que tenemos en casa", ha sentenciado Philip Ingram MBE.