La prohibición de publicidad de coches Diesel y gasolina, al Congreso

Mientras la carestía de metales raros provoca que añoremos los viejos coches de Cuba, Más País-Equo quiere prohibir la publicidad de los Diesel y Gasoil.

sara-olivo-escudo-digital

Redactora Jefe de Escudo Digital

Guardar

Más País-Equo llevará esta propuesta a debate y votación al próximo Pleno del Congreso.
Más País-Equo llevará esta propuesta a debate y votación al próximo Pleno del Congreso.

Más País-Equo llevará a debate y votación al próximo Pleno del Congreso un calendario que persigue la prohibición de la publicidad y el patrocinio de vehículos de gasolina, diésel y otras tecnologías de combustión interna, al igual que ocurre con el tabaco y el alcohol, una medida que empezaría a  estar en vigor partir de 2025.

Según el borrador aprobado esta semanas por la Junta de Portavoces, este asunto se debatirá en la sesión plenaria del próximo martes, 22 de febrero. En concreto, esta formación propone que, a partir de 2025, esté prohibida su publicidad en medios de comunicación, vallas publicitarias y publicaciones académicas. La prohibición tendría repercusión económica en el ámbito de la organización de eventos, muchos de cuyos profesionales están en el paro por culpa de la pandemia. Y también tendría consecuencias gravísimas para los medios de comunicación, y las empresas de marketing. 

Y es que la formación de Errejón, según informa Europa Press, solo daría  dos años más para el patrocinio deportivo, cultural, de instituciones educativas, publicaciones científicas, eventos públicos o medios de comunicación, que según su propuesta estarían prohibidos a partir de 2027.

EuropaPress 4254602 lider mas pais inigo errejon diputada mas pais ines sabanes rueda prensa (1)
 El líder de Más País, Íñigo Errejón, y la diputada Inés Sabanés, en una rueda de prensa previa a una reunión de la Junta de Portavoces, en el Congreso de los Diputados.

La Industria automovilística es la que más invierte en publicidad

En una proposición no de ley registrada en la Cámara Baja, Más País-Equo recuerda los compromisos asumidos por España de reducción de emisiones y los objetivos de electrificación de la movilidad, así como la propuesta de la Comisión Europea de prohibir la venta de vehículos diésel y gasolina a partir de 2035.

En este sentido, esgrime que la eliminación de su publicidad y patrocinio aumentaría la sensibilización de la opinión pública sobre este tipo de vehículos,  si tenemos en cuenta que la industria del automóvil es la que más invierte en publicidad en España, con siete firmas entre los 20 primeros anunciantes del país.

Según datos de 2019, las marcas dedicaron a la compra de espacios publicitarios 564 millones de euros, el 13% de la inversión publicitaria total ejecutada ese año. Así, destaca como el mayor anunciante del país Volkswagen (84 millones el año pasado), por delante del grupo PSA (ahora Stellantis), con 67 millones, y también sumaron importantes sumas Seat (45 millones), Renault (40 millones), Ford (38 millones), Opel o Toyota (ambos con 34 millones).

Los coches eléctricos no están preparados aún para sustituir a los tradicionales 

El problema es que las ventajas de los coches eléctricos aún no han calado entre la población. Los puntos de carga, especialmente en nuestro país, o son escasos o no funcionan a veces. Y en los parkings los coches de alquiler eléctrico, si no hay cobertura de móvil, nos pueden dejar completamente tirados. A ello hay que unir la mala prensa de fabricantes como Tesla, cuyo piloto automático no acaba de funcionar bien, según un grupo de expertos consultados por  el Washington Post.

Hay muchos vídeos que evidencian que la  inteligencia artificial de Elon Musk tiene algunas deficiencias por resolver. Según afirma una de las fuentes consultadas por el diario, “la casi infinita variedad de posibles escenarios de la vida real es simplemente demasiado para que los algoritmos de Tesla los gestionen”.

Hay que recordar la perfomance que hizo un cliente finlandés de Tesla haciendo explotar su coche, descontento con el alto precio que tenía que pagar por arreglarlo. No le compensaba.