¿Sabes cuál es el impacto de la salud mental en la salud física?

En el marco del Día Mundial de la Salud, TherapyChat ha dado las claves para prestar más atención a la salud mental con el objetivo de disminuir su impacto en el bienestar físico.

Guardar

TherapyChat ha analizado el impacto de la salud mental en la salud física (Fuente: TherapyChat))
TherapyChat ha analizado el impacto de la salud mental en la salud física (Fuente: TherapyChat))

Aunque hoy en día somos mucho más conscientes de la importancia de cuidar la salud mental de lo que lo eran nuestros antepasados, a veces no prestamos el tiempo y la atención suficiente a su cuidado y nos olvidamos de estimular el equilibrio entre la mente y el cuerpo.

En el marco del Día Mundial de la Salud, que se celebra este jueves 7 de abril, la plataforma española de psicología online TherapyChat ha emitido un comunicado en el advierte que la valoración integral de todo el conjunto del cuerpo humano no suele ser lo más común entre la población, pese a que en muchas ocasiones mantener descuidado nuestro bienestar emocional puede causar o potenciar enfermedades físicas inesperada.

En este sentido resalta que, a diferencia del pensamiento general establecido, mente y cuerpo trabajan como un todo perfectamente integrado que no debe separarse si queremos conservar un estilo de vida equilibrado y beneficioso. "Esta relación armoniosa entre ambos ámbitos es la clave de nuestro bienestar y sienta su base en el equilibrio químico de nuestro cuerpo estimulando nuestra vitalidad y creando un vínculo perfecto que tiende a la balanza en todo momento".

Sin embargo, TherapyChat apunta que el problema es cuando esa armonía se rompe debido a una alteración mental o física, que pone en riesgo nuestra salud y bienestar. "En estos casos, de la misma manera en que existen trastornos físicos que pueden afectar nuestro equilibrio emocional y poner a prueba nuestra estabilidad psicológica, existen alteraciones mentales que pueden provocar o agravar síntomas aparentemente físicos".

"Esto último es lo que se conoce como somatización, que no es más que la expresión a nivel corporal de un malestar psicológico. En otras palabras, es una señal de alerta de nuestro cuerpo para indicarnos que es incapaz de soportar por mucho más tiempo el malestar psicológico que nos afecta y que necesitamos ponerle freno cuanto antes. De lo contrario, esos síntomas aislados pueden llegar a derivar en enfermedades mucho más serias, como un infarto del miocardio o una diabetes", explica.

No obstante, la plataforma de psicología subraya que todavía nos resulta difícil relacionar un episodio de ansiedad, estrés o depresión con la posterior evolución de una enfermedad coronaria, un trastorno del colon o un eczema en la piel. "Así, sigue habiendo muchas personas víctimas de una enfermedad o síntomas físicos que van de médico en médico y de prueba en prueba con la esperanza de encontrar respuestas que nunca llegan. Esto sucede porque su enfermedad no obedece a una causa física sino a razones psicológicas.

"Por este motivo, entre otros, es tan importante la inclusión de psicólogos en Atención Primaria y en los servicios de todos los hospitales, que permitan hacer una rápida detección y tratamiento de aquellos problemas psicológicos que se enmascaran tras síntomas físicos. Sumado a la ayuda de profesionales, resulta fundamental llevar un estilo de vida equilibrado que nos permita cuidar nuestro bienestar emocional".

¿Cómo se puede lograr el equilibrio entre mente y cuerpo?

Para estimular el equilibrio entre la mente y el cuerpo, TherapyChat propone los siguientes consejos, que considera claves a la hora de prestar más atención a la salud mental con el objetivo de disminuir su impacto en el bienestar físico:

1. Expresa tus emociones de manera asertiva. Las emociones que reprimes y no expresas abiertamente, te consumen lentamente. Por tanto, una excelente manera de aliviar las tensiones cotidianas y evitar que se acumulen consiste en hablar sin tapujos sobre tus emociones y sentimientos. Eso sí, hazlo siempre de forma asertiva para no herir sensibilidades a tu alrededor.

2. Aprende a escuchar tu cuerpo. El estilo de vida que llevamos hoy día nos ha desconectado de nuestro cuerpo, de forma que muchas veces pasamos por alto las señales que nos envía hasta que es demasiado tarde. ¿Cómo evitarlo? Volviendo a conectar con tus emociones y con tu cuerpo. Para ello, necesitas prestar atención a tu mente cuando estás triste, ansioso o enfadado, pero también cuando te duele la cabeza o te sientes fatigado. Con el tiempo, serás capaz de descifrar qué quiere decir tu cuerpo y la meditación es un buen ejercicio para reconectar.

3. Disfruta más del momento presente. Nuestra salud mental y corporal no depende del pasado ni del futuro, sino del momento presente. Por tanto, aprende a disfrutar más del momento presente y a desarrollar una conciencia plena que te permita estar aquí y ahora. De esta manera, no solo estarás más atento a lo que sucede a tu alrededor, sino que podrás tomar mejores decisiones sobre tu estilo de vida.

4. No permitas que el malestar emocional o las tensiones se acumulen en tu interior. Si no eres capaz de solucionar los conflictos a tu alrededor por tu cuenta, busca ayuda profesional antes de que el problema tome forma en tu mente. Así, no solo podrás recuperar tu equilibrio y bienestar emocional cuanto antes, sino que evitarás que los problemas mentales cobren vida en tu cuerpo.

Archivado en: