• Home /

  • Tecnología /

  • Descubren gracias a la tecnología la tumba del rey vikingo que dio origen al Bluetooth

Descubren gracias a la tecnología la tumba del rey vikingo que dio origen al Bluetooth

El lugar donde fue enterrado Harald Bluetooth Gormsson ha sido descubierto en la aldea polaca de Wiejkowo gracias a una compleja tecnología.

sara-olivo-escudo-digital

Redactora Jefe de Escudo Digital

Guardar

La tumba del rey vikingo que dio nombre a Bluetooth estaría localizada bajo una iglesia de Polonia
La tumba del rey vikingo que dio nombre a Bluetooth estaría localizada bajo una iglesia de Polonia

 Harald "Bluetooth" Gormsson gobernó Dinamarca y Noruega durante el siglo X, pero su nombre fue el que dio lugar a la tecnología conocida como Bluetooth, una especificación industrial para redes inalámbricas de área personal (WPAN) creada por Bluetooth Special Interest Group, Inc. que permite la transmisión de voz y datos entre diferentes dispositivos mediante un enlace por radiofrecuencia. Bluetooth significa en inglés diente azul. Y no era así como se llamaba el protagonista de esta noticia. Su nombre era  Harald Blåtand, cuya traducción al inglés es Harald Bluetooth. Pasó a la historia por unificar las tribus danesas y convertirlas al cristianismo.

En 1996, Intel se planteó el desarrollo de un sistema que permitiría a los teléfonos móviles comunicarse con los ordenadores y unificar la comunicación inalámbrica. Jim Kardach, ingeniero de Intel, compaginaba su trabajo con la lectura de la novela histórica  The Long Ships, que narraba los logros de este rey. El concepto de unificación incitó a Kardach a homenajear al rey vikingo dándole su nombre al sistema. El logo de Bluetooth combina las runas Hagall y Berkana que corresponden a las iniciales del nombre del rey. ​

Pues bien, este rey cuya vida da lugar para varias series, o mejor dicho sus restos, están enterrados debajo de la Iglesia Católica Romana de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María. Y se han detectado gracias al uso de herramientas de detección remota vía satélite, según publica Warhistoryonline . En declaraciones a The First News, el investigador  Marek Kryda afirma:

La muerte y posible lugar de entierro del rey danés Harald Gormsson Bluetooth fue hasta ahora uno de los misterios más perdurables de la historia. El reconocimiento basado en el espacio nos permitió observar grandes extensiones de paisaje y encontrar perturbaciones arqueológicas dentro de la tierra, algunas tan pequeñas como de 30 centímetros de largo. En una disciplina en la que el descubrimiento se limitaba tradicionalmente a una excavación de dos metros cuadrados, las imágenes por vía satélite  de tecnología del siglo XXI han ayudado a hacer un descubrimiento revolucionario del posible túmulo funerario del rey".

Se llamaba diente azul por el color de un diente muerto de su dentadura, en un tiempo en el que no existían las endodoncias

 

El rey Harald Gormsson fue rey de Dinamarca desde 958-86 d.C. y de Noruega desde 970-75/86 d.C. No solo unificó los países escandinavos mediante el cristianismo, también fue un rey muy interesado en el desarrollo de obras públicas de enorme importancia: la construcción de fuertes de forma circular, refortificación de la fortaleza de Aros y la construcción del Puente Raving son solo algunas de ellas. 

Se le dio el sobrenombre de "Blåtand", que significa "diente azul", debido al color de un diente muerto o sin raíz, en un tiempo en el que no existían las endodoncias ni las reconstrucciones. Los historiadores coinciden en señalar que su color era azul obscuro. Muchos historiadores defendieron que su tumba estaba en las cercanías de Wiejkowo, pero se pensaba que era solo una leyenda hasta que en la zona se descubrió en el año 1841 un disco de oro, que ha sido conociido como el Disco Cursum, con una inscripción en latín en la que se nombra a Harald.

Se consideraba un regalo de  tumba o de bodas. El disco fue confiscado en 1945 por el mayor del ejército polaco Stefan Sielski. El disco Curmsun desapareció poco después y no fue redescubierto hasta 2014, cuando la bisnieta de Sielski lo encontró en una cajita llena de botones. Hay otras teorías sobre la localización de su tumba, pero sea o no la persona enterrada bajo la iglesia polaca el famoso vikingo, el hallazgo es de  enorme importancia para la arqueología.