Cinco formas de envolver los regalos de Navidad sin gastar papel

La mayoría de papeles de regalo están fabricados con materiales mixtos difíciles de reciclar y van directamente a la basura.

Guardar

furoshiki
furoshiki

Se acercan las fiestas de Navidad y con ellas el momento de abrir los regalos. La mayoría de los españoles (un 68%) siguen apostando por los Reyes, pero cada vez más gente (un 54%) recibe también obsequios en Nochebuena. Entre una fecha y otra, nos gastamos cerca de 300 euros en regalos, según una encuesta publicada recientemente. 

Todos ellos van acompañados de su consiguiente papel de regalo, lo que supone un gasto considerable y un daño importante para el medio ambiente. La mayoría de los envoltorios están fabricados con materiales mixtos difíciles de reciclar, por lo tanto, van directamente a la basura, que, inevitablemente por estas fechas, aparece llena de papeles de regalo, cintas y embalajes. 

Pero existen otras alternativas para envolver los regalos. No siempre es necesario emplear un papel que no va a tener vida más allá del momento de abrir lo obsequios. Es más, puede quedar incluso más original, más moderno y, sobre todo, más sostenible. Os contamos cinco formas de envolver cosas sin usar papel de regalo. 

La técnica Furoshiki 

Es una tradición japonesa que implica el uso de telas y trozos de tela para empaquetar. Aunque no fue creada para los regalos de Navidad, es perfectamente aplicable, y cien por cien respetuosa con el entorno, puesto que las telas pueden y deben ser reutilizables. Pueden incluso convertirse en otro regalo, como un bonito pañuelo. 

Para emplear esta técnica, tienes que sostener el regalo sobre la tela y envolverlo con la tela, eligiendo un nudo de los que ves arriba de manera que el regalo ya sea grande o pequeño quede bien envuelto, no se mueva y tenga un bonito resultado. Si lo deseas, completa la decoración enhebrando elementos en los nudos o usar ramitas de pino o piñas. 

furoshiki metodo
furoshiki metodo

Las bolsas de Primark 

Si eres habitual de Primark, puedes reutilizar sus bolsas para crear un bonito papel de regalo. Esta iniciativa, que se volvió viral el pasado año, es en realidad tremendamente sencilla. Con la bolsa que compramos el producto, un elemento que también acaba en la basura en cuestión de horas, se puede envolver cualquier regalo.  

Gracias a este truco podrás disfrutar de un envoltorio que aprovecha la bolsa –hecha también con materiales reciclados- con la que has comprado el propio regalo. Es, además, bonito y navideño, con un poco de gracia nos quedará un paquete espectacular que seguro que hará feliz a quien la reciba 

 

Mapas antiguos 

Google Maps ha revolucionado el modo en que nos orientamos. Los viejos mapas de carretera, o los folletos turísticos con excursiones cada vez tienen menos sentido, puesto que usamos aplicaciones como Wikiloc para movernos por el campo. Si están ocupando sitio en tu casa, ¿por qué no darles una nueva vida? 

Para envolver regalos quedarán preciosos y se libran de ir directos al vertedero o seguir acumulando polvo 

Dibujos hechos por los niños 

Si tienes niños pequeños en edad escolar seguramente te llenen la casa de dibujos, que luego además les cuesta tirar a la basura. Muchos de ellos son además de gran ternura y tienen valor más allá de su belleza, probablemente subjetiva. 

Envolver con ellos regalos para los abuelos, tíos o primos puede ser una gran idea para lograr un regalo emotivo y a la vez reutilizar unos papeles que tarde o temprano iban a acabar en la basura. Eso sí, para hacerlo habrá que pedir permiso a los artistas. 

Revistas o periódicos 

Aunque ya no se venden tantos periódicos como antes, siguen imprimiéndose buen número de ellos, que no tienen una vida demasiado larga. O se amontonan en las casas o van directos a la basura. Si aún cuentas con algún ejemplar, o tienes revistas en el baño, puedes utilizarlo para envolver regalos de forma ecológica y elegante. 

Y no solo usándolos como lo harías con un papel de regalo. Tomando una hoja de periódico, doblándola y pegándola a los lados, puedes hacer una bolsa para insertar, por ejemplo, una camisa, una blusa, o una corbata. Puedes hacer además un cierre con un trozo de encaje reciclado, comprado en una mercería o incluso hecho por nosotros mismos con crochet.