Londres, Nueva York y Tokyo, las ciudades donde los conductores son minoría

El 60% de la población de Tokyo no tiene coche. Unos porcentajes que se repiten en otras poblaciones como Londres (50%) y Nueva York (55%).

Guardar

Los habitantes de las grandes ciudades van rechazando el coche progresivamente.
Los habitantes de las grandes ciudades van rechazando el coche progresivamente.

El 60% de la población de Tokyo no tiene coche. Es un dato relevante porque la urbe japonesa es la ciudad más poblada del mundo, con 37,3 millones de habitantes. Y más de la mitad carece de automóvil. Unos porcentajes que se repiten en otras poblaciones cosmopolitas como Londres (50%) y Nueva York (55%).

No es solo la conciencia ecológica. Son muchos los factores que llevan a ello, pero los habitantes de las grandes ciudades van rechazando el coche progresivamente. El porcentaje es similar en Dublín y Bruselas y va creciendo en París, donde ya podría estar cerca del 36%.

Son las cifras que maneja el presidente de la Federación de Ciclistas Europeos, Henk Swarttouw, quien ha encendido un debate en Twitter sobre la movilidad en las principales capitales europeas y mundiales. En su tweet, aboga también priorizar el transporte público en las grandes ciudades, así como los trayectos en pie y en bicicleta.

 

En el mundo existen 1.446 millones de vehículos, la mayor parte de los cuáles (531 millones) se encuentra en Asia. No es sin embargo en este continente donde más coches se contabilizan en relación a las personas, sino en Norteamérica. En la tierra de Henry Ford hay un coche por cada 0,71 habitantes. Le sigue Europa (0,52 coches por habitantes), América del Sur (0,22) y Oriente Próximo (0,18).

En España, según datos del 31 de diciembre de 2021, existen 32.597.487 unidades en circulación, aunque probablemente habría que sumarle al menos dos millones más de vehículos no matriculados. Aún sin eso, el porcentaje de coches por habitantes es uno de los más elevados del mundo, y rondaría los 0,68 por persona.

Sin embargo, a tenor de los últimos datos, este porcentaje es está reduciendo significativamente en las grandes ciudades. La excelente red de transporte público, sumada a la conciencia ecológica y el interés por llevar una vida saludable hacen que otras opciones de movilidad ganen peso en el día de los ciudadanos.

Y eso es importante en un escenario donde, a pesar de la irrupción del trabajo, las ciudades van ganando peso día tras día. En 2015, según datos de la ONU, el 54% de la población, unos 3.960 millones de personas, vivía en las ciudades. Para el año 2030, aumentará hasta el 60%. Este porcentaje significa que los núcleos urbanos acogerán unos 5.000 millones de personas en solo 8 años.

Muchas de ellas, al parecer, prescindirán del coche, una medida también impulsada desde las administraciones públicas. El alcalde de Londres, Sadiq Khan, se ha propuesto reducir el uso el del coche un 27% en la próxima década, mientras que la alcaldesa de Paris, Anne Hidalgo, se ha propuesto reducir a la mitad los 350.000 vehículos que circulan a diario por el corazón de la capital francesa. Los coches, en las grandes capitales, pueden empezar a tener los días contados.