Manoliño, el delfín herido que ha movilizado a más de 150.000 personas

La fotógrafa y activista Yasmin Rodríguez puso en marcha una petición de ayuda en change.org que ha contado con el apoyo de más de 150.000 personas.

Guardar

Imagen de change.org
Imagen de change.org

Manoliño es un delfín muy querido en las costas gallegas. En agosto de 2021, su confianza con los humanos era tal que se acercaba a las playas para dejar que los niños se subiesen en su lomo y los bañistas se hiciesen selfies con la estrella del verano. Toda una atracción turística que se ganó el apoyo de la gente.

Pero a principios de noviembre fue visto con un arpón clavado en el costado. Por cómo estaba clavado el arpón, se cree que fue “arponeado a propósito”, seguramente desde un barco y no por un submarinista. El animal tenía clavados entre 12 y 15 centímetros de varilla.   

Todas las alarmas saltaron entre la comunidad gallega. La vida del popular cetáceo corría grave peligro. Los intentos de socorrerlo llevados a cabo por el CEMMA (Coordinadora para o Estudo dos Mamíferos Mariños) fueron en vano, pues el animal, por lo natural receptivo al contacto humano, no quería en esta ocasión saber nada de nuestra especie.

Es solo que los humanos sí querían ayudarle. La fotógrafa y activista Yasmin Rodríguez puso en marcha una petición de ayuda en change.org que ha contado con el apoyo de más de 150.000 personas. En ella, se instaba a la Xunta de Galicia a activar un operativo para poner a salvo al animal.

La campaña ha recibido firmas no sólo de la ciudadanía española gallega y española, sino también de defensores de los animales de Italia, Francia o Estados Unidos, entre otros países. Buena muestra del cariño que se ha ganado este cetáceo y de la conciencia ecológica que impulsa a buena parte de la sociedad.

Manoliño se libra del arpón

Mientras tanto, Manoliño ha conseguido curarse solo. Tras rechazar el contacto humano, el animal ha conseguido quitarse el arpón después de frotarse contra el pantalán del puerto O Freixo y después de que los biólogos del CEMMA manipulasen la varilla durante uno de los acercamientos.

Hay dudas sobre su estado de salud, ya que parte del arpón podría seguir en su interior, pero los biólogos del CEMMA descartan acercarse a él por el momento para comprobar si aún tiene algún resto metálico clavado. "Es momento de dejarlo descansar", sostienen.

El animal nada con normalidad, por lo que los biólogos confían que vaya recuperándose poco a poco. Con todo, no descartan hacer más adelante un operativo para ver cuál es su estado.

Manoliño apareció en la ría de Muros y Noia en el año 2019 y comenzó a hacerse conocido entre los mariscadores gallegos a comienzos de 2020, cuando los acompañaba mientras extraían navajas. Inicialmente le llamaron ‘Confi’, porque apareció durante el confinamiento, pero al final decidieron rebautizarlo con el nombre de Manoliño.

El delfín mular empezó a coger confianza, aproximándose a las playas, y sus vídeos idílicos con un mariscador provocaron que mucha gente quisiese acercarse a él para acariciarlo. Hoy es uno de los personajes más populares de la ría.