Censurados: lo que nunca verás en Internet por culpa del algoritmo

Julio Municio, especialista en marketing digital, es el comisario de la exposición "Censurados", que muestra la obra de artistas cuya obra ha sido vetada en el entorno digital por diferentes motivos.

sara-olivo-escudo-digital

Redactora Jefe de Escudo Digital

Guardar

"Censurados"
"Censurados"

Desde el 26 de mayo al 12 de junio, con la intención sobre abrir un debate sobre la idoneidad o el perjuicio de censurar el arte digital, Factoría de Arte y Desarrollo acoge una selección de obras consideradas "inadecuadas" para su difusión en redes sociales y sitios web. Bajo el nombre de “Censurados”, la exposición reúne el trabajo de siete artistas españoles y un italiano que han marcado la agenda del “artivismo” de la última década.

Julio Municio, especialista en Marketing Digital,  autor del blog whyonwhite,  nos cuenta cómo surgió la idea de esta exhibición: "Fue a partir de una noticia muy destacada, y la protagonista fue la Venus de Willendorf, una joya del neolítico fue censurada en el portal de Facebook, y aquello me hizo reflexionar y preguntar a mis amigos artistas si habían sido censurados alguna vez, y sorprendentemente muchos de ellos me mandaron fotos e imágenes de obras censuradas. Mostraban  desnudos femeninos, desnudos masculinos, cosas que en el mundo del arte ya teníamos superadas desde hace muchos años; y que ahora, de repente un pecho femenino, un desnudo masculino, vuelven a estar censurados en el siglo XXI".

Irene Cruz The Muses
Irene Cruz The Muses 2022 

A partir de ahí Julio Municio escribió un artículo sobre la censura en el entorno digital y de ese artículo surgió la idea por parte de la galería de invitarle a convertir el artículo en una exposición en la que denuncia la censura que sufren muchos artista en redes sociales, y las diversas compañías del entorno digital.

Le preguntamos a Municio si los algoritmos son puritanos y esto es lo que nos contesta: "La Venus del Espejo ha sido censurada, al igual que lo ha sido en varias ocasiones el David de Miguel Ángel, pero el algoritmo no es puritano, quien es puritano es la persona que hay detrás y lo ha diseñado. El algoritmo es algo muy tonto, que no sabe distinguir cuando un pezón pertenece a la Venus de un pintor clásico o cuando pertenece a una mujer. Por eso censura obras que no deberían estarlo. No sabe distinguir entre una obra de arte y una imagen de un señor desnudo". 

Le preguntamos a este experto en marketing digital la diferencia entre el erotismo y la obscenidad: "Precisamente el punto de la exposición es ese, que se vea que se están censurando cosas que no son obscenas, que no son pornografía, que son simplemente un desnudo. Que el desnudo es una técnica artística que llevamos trabajando desde hace siglos. Y que hasta ahora no había problema. Y de repente se están censurando cosas que no son pornografía, que no son nada obscenas".

¿Se está demonizando el cuerpo? Según Municio, el problema viene derivado de compañías como Facebook e Instagram que no quieren dar difusión a elementos que puedan ser interpretados como algo obsceno, "pero luego el algoritmo que diseñan es incapaz de diferenciar en esa línea lo que os obsceno y lo que es desnudo artístico, y en cambio dejan que se cuelen contenidos o clips que sí pueden resultar obscenos. El problema es que cuando diseñas el algoritmo le dices 'obsceno es un pezón de mujer'. Entonces se centra eneso, pero si una mujer con el pecho tapado se dedica a hacer un speech claramente pornográfico, eso el algoritmo no lo detecta; se llega a dar el caso que no detecta ni siquiera vídeos que incitan a la pederastia". 

Cuando el artista se coarta para evitar que legiones de trolls ataquen sus cuentas

La duda es si hemos vuelto atrás en muchos aspectos, y si la belleza al desnudo puede llegar a ser percibida como algo abyecto, cuando en tiempos de Sorolla se pintaban cuadros de niños desnudos al sol sin que nadie lo viera con ojos sucios: "los valores morales no son algo estático. No hay una verdad moral que sea algo inamovible, sino que va cambiando. Hace cien años, cuando lo hacía Sorolla  no se veía mal, ahora pintar niños desnudos se ve como un ejercicio de pederastia. Los valores morales van cambiando y están vivos. Pero aquí no hablamos de  valores morales sino de un auténtico absurdo. No se trata de que se censure una obra de arte por un algoritmo. Y luego hay otro tema, que se censuran los pechos de las mujeres y no los de los hombres. Hay un cierto componente machista ahí " .

Los españoles Irene Cruz, Aurelio Monge, Charo Guijarro, Leila Amat, David Trullo, Ana Becerra, Charo Corrales o el joven escultor italiano Pietro Spirito son los protagonistas de esta exposición que pretende demostrar que la censura es una herramienta de control de quienes tienen el monopolio de los medios; ésta puede proceder de regímenes políticos, instituciones religiosas e incluso empresas. Cuando abordamos la sociedad del Siglo XXI y la democratización que ha supuesto el acceso a los medios sociales, el debate está servido de forma cotidiana sobre qué debe y qué no debe aparecer en estos espacios.

Julio Municio, comisario de "Censurados"
Julio Municio, comisario de Censurados, posa junto a las obras de Charo Guijarro

La censura del arte digital gira principalmente en torno al cuerpo humano y la sexualidad. Suele corresponder a imágenes de desnudo explícitos y es justificada normalmente por el acceso que los menores podrían tener a esas redes. Sin embargo, el debate se produce cuando esas imágenes corresponden a obras de arte y la idoneidad de que los menores accedan a representaciones de desnudos. Sin embargo, el folleto de la exposición nos recuerda que "la censura digital puede tener dos vías de aplicación. La primera, por parte de las propias compañías propietarias de las redes aduciendo el ejercicio de la protección al menor. Por otro lado, también los propios usuarios que pueden impulsarla de manera colectiva al considerar un contenido ofensivo para la comunidad o contrario a su ideología. Esto en muchas ocasiones supone que los artistas vean coartada su libertad de expresión para evitar que legiones de trolls ataquen sus cuentas".

Ante la automatización constante por culpa del auge de la IA se ha llegado a hablar de la posible desaparición de los programadores, si  estos no tienen un avalor añadido.  Le preguntamos a Municio los peligros que puede plantear para el ser humano que la IA lo controle todo, y esta es su respuesta: "A mí me parece todo un poco ciencia ficción. Es cierto que los avances en el ámbito de la IA van muy deprisa, pero que se pueda llegar a dar una guerra entre la IA y los seres humanos me parece algo muy lejano". En cuanto a los programadores, está de acuerdo en que, "aparte de ser un trabajo muy duro, acaba siendo muy mecánico, y es posible que terminen haciéndolo las máquinas. Al final las máquinas no aportan ese grado de creatividad que tenemos los humanos y  eso se muestra en esta exposición".

Censurados estará en la Factoria de Arte y Desarrollo, en la Calle Valverde, 23, Madrid, desde el 26/05/2022 – 12/06/2022

Horario: De lunes a viernes, de 10;00 a 20:00 horas.