El 9% de los internautas nunca ha cambiado la contraseña de su WiFi

Así lo señala Atlas VPN en base a un estudio realizado en EE.UU. que también muestra que mismo porcentaje de usuarios no sabe cómo hacerlo.

Guardar

WiFi protegido con contraseña
WiFi protegido con contraseña

Proteger nuestra red WiFi con una buena contraseña es uno de los métodos más básicos y sencillos para asegurar que nuestra conexión está fuera del alcance de actores no deseados. En esta línea, es altamente aconsejable cambiar las claves predeterminadas del router a la hora de configurarlo, algo que ya advertimos en Escudo Digital explicando todas las razones por las que es necesario hacerlo.

No obstante, casi uno de cada diez (9%) usuarios estadounidenses que utilizan contraseñas WiFi nunca las ha cambiado y, además, otro 9% no sabe cómo hacerlo. Así lo ponen de manifiesto los datos presentados por AtlasVPN, basados en un informe de hábitos e higiene de contraseñas de 2022 realizado por PC Matic a partir de una encuesta en la que han participado alrededor de 2.500 personas de todo Estados Unidos.

Según este estudio, de aquellos que sí cambiaron la contraseña de su router, el 37% no lo ha vuelto a hacer desde que lo configuró, un porcentaje que afortunadamente se ha reducido en un 4% desde el año pasado. Por otro lado, el 23% de los usuarios cambia sus credenciales del WiFi anualmente mientras que el 22% se toman mucho más en serio la seguridad de su red y actualiza sus contraseñas todos los meses, algo que el año pasado hacían un 4% menos de los usuarios.

 

"Las contraseñas predeterminadas son fáciles de descifrar, y dejar el Wi-Fi mal protegido puede tener muchas consecuencias graves para el propietario de la red", alerta AtlasVPN.

En este sentido, la compañía de ciberseguridad señala que los ciberdelincuentes pueden usar el WiFi de otra persona para acceder a contenido ilegal o llevar a cabo actividades ilícitas, aunque el que puede ser considerado responsable de todos sus delitos sería el propietario de la red.

"Además, los intrusos pueden monitorear el tráfico sin cifrar enviado a través de la red, incluida información personal como direcciones, contraseñas, detalles financieros y más, que luego pueden usar para cometer fraude", apunta.

Cómo proteger tu red WiFi

Para evitar los riesgos que implica que un actor malintencionado pueda acceder a nuestra red WiFi, Atlas VPN insta a aplicar estas cuatro medidas para protegerla:

  • Cambiar las credenciales de administrador de su router: Los piratas informáticos pueden buscar el nombre de red predeterminado (SSID) y la contraseña que lleva consigo. Por lo tanto, cambiarlos es uno de los pasos más importantes que puede tomar para garantizar la seguridad de su red. Utilice una contraseña larga (al menos ocho caracteres) con letras mayúsculas y minúsculas, números y símbolos especiales, ya que las contraseñas cortas que constan de palabras comunes y secuencias numéricas básicas se pueden descifrar en segundos. Además, siempre que cree una contraseña, utilice una única. De esta manera, incluso si una de sus contraseñas se filtra en una violación de datos, ninguna de sus otras cuentas debería verse afectada como resultado.
  • Mantener el firmware actualizado: Como cualquier otro software, el firmware del router puede contener vulnerabilidades. Por eso es importante instalar siempre los últimos parches de software disponibles para minimizar las posibilidades de que los piratas informáticos exploten las vulnerabilidades para secuestrar su red.
  • Utilizar una VPN: Una red privada virtual (VPN) agrega una capa adicional de seguridad entre los usuarios e Internet al cifrar su tráfico, por lo que incluso si la conexión es interceptada, el atacante no podría ver sus datos, ya que aparecerían en un formato ilegible (encriptado).
  • Configurar una red de invitados: La mayoría de los routers permiten configurar una red de invitados independiente, con un nombre de usuario y una contraseña diferentes. De esta manera, puede usar su red principal para sus dispositivos de confianza, como su ordenador o teléfono, y la red de invitados para los dispositivos no confiables que pertenecen a sus invitados. Los dispositivos de la red invitada no pueden ver ni comunicarse con los dispositivos de su red principal.