Pilar Rangel

Opinión

¿Es Wagner el tercer golpe de Estado en Mali?

Experta en Terrorismo Internacional y en la lucha contra Daesh. Directora de la segunda edición del Curso de experto universitario en terrorismo yihadista en la Universidad Internacional de Andalucía.

Guardar

Banderas nacionales de Rusia y Malí aisladas sobre fondo blanco.
Banderas nacionales de Rusia y Malí aisladas sobre fondo blanco.

La entrada de Wagner en el Sahel se produce ante la incapacidad de detener el avance del terrorismo yihadista por parte de Francia y otros actores internacionales y ante el descontento popular de los últimos años que ven en Rusia como una nueva esperanza para solucionar este problema.

Sin embargo, la entrada de Wagner en Mali traerá una mayor desestabilización y creará un escenario peor donde el terrorismo yihadista junto al crimen organizado no solo continuará, sino que se extenderá a otros países limítrofes como ya lo ha hecho a Togo, Costa de Marfil o Benin y cuya penetración será mayor.

Otro problema añadido coincidiendo con la entrada de Wagner en el país ha sido el retraso de las elecciones en Mali de febrero de 2022 hasta enero de 2026, lo que significan cuatro años más de gobierno militar, un hecho que además podría suponer que países como Guinea o Chad, que también llegaron al poder mediante un golpe de Estado, siguieran el mismo ejemplo que Mali.

Evidentemente la entrada de Rusia en Mali es un fracaso para Francia y Estados Unidos, los cuales ya sabían de las intenciones de Moscú después de ver su actuación en República Centro Africana.

Francia ya se opuso al golpe militar de Goitia y su situación actual es muy complicada entre el fracaso en la lucha antiterrorista, los grupos del crimen organizado, un gobierno golpista, una población descontenta y la entrada de Wagner.

La presencia de Wagner en Mali es innegable a pesar de lo que diga el Gobierno maliense y se tiene constancia de la llegada de varios aviones a Bamako procedentes de Rusia, así como la presencia de instalaciones militares cerca del aeropuerto.

Fuentes locales han manifestado igualmente que ya se han producido enfrentamientos entre fuerzas armadas malienses acompañadas de militares del grupo Wagner y un grupo yihadista.

Wagner seguirá expandiéndose por África ante la falta de oposición y posiblemente lo haga a Argelia y Túnez. Argelia ya ha manifestado que financiará a Wagner en Mali.

De esta forma Rusia recuperara una influencia en África que perdió en la década de los 90 y de la que ya se habla como el gran retorno de Rusia a África. Este país ha sabido aprovechar bien la situación actual en África negociando con países como República Centro Africana, Sudan, Mali y veremos si también Burkina Faso.

La llegada de Rusia a África se ha producido después de una agresiva campaña por parte de Rusia contra Francia no solo pidiendo su salida sino también que fueran atacados y expulsados. Es lo que denominamos una guerra de influencia y desinformación.

Sin embargo, el propósito principal de Rusia en África es sacar un gran beneficio económico evidentemente quitando a Francia del escenario y hacer lo mismo que ha hecho en otros países como RCA, saqueando los recursos naturales del país y cometiendo numerosos abusos. Es por lo que Rusia ha usado una estrategia geopolítica para obtener un beneficioso ingreso financiero.

De esta forma Mali se ha convertido en un terreno para el nuevo enfrentamiento entre Rusia y Occidente. La llegada de Wagner a Mali supone un fracaso tanto para Occidente como para la CEDEAO.

La pregunta final es: ¿Los rusos podrán traer la paz finalmente a Mali, o les ocurrirá igual que a los franceses? Lo que es evidente es que en el momento que alguno de estos países salga de Mali, y tan pronto como se marchen los grupos yihadistas, llegarán con más poder y la situación en el país será igual o peor.

El tercer golpe de Estado en Mali lo ha llevado a cabo Rusia a través de Wagner y pronto veremos cómo cambia el escenario en el Sahel con nuevos problemas que desgraciadamente salpicarán a otros países.