Lattre du Plessis

Opinión

Los "menas" de Saint Denis atacaron en manada en la final de Champions y se han ido de "rositas"

Guardar

Hiena acecha a una cebra.
Hiena acecha a una cebra.

En un principio, la mayor parte de medios que narraban el “caos” de la noche, de la final Champions, resaltaban sobre todo el caos organizativo, y la duplicidad y falseamiento de entradas. Escudo Digital, acudiendo a las fuentes, haciendo algo propio del periodismo “antiguo”, es decir, olvidándose de internet y tirando de agenda telefónica, ya confirmó que las razones últimas del caos se encontraba en la acción organizada de determinados grupos residentes en Seine-Saint Denis ante los cuales la Policía gala se siente absolutamente indefensa. 

Familiares (FFOC) de los agentes sufren el día a día de la violencia de este barrio, y posteriormente propios agentes del BAC (brigade anticriminalité) y representantes sindicales, nos lo confirmaron.

Seine-Saint Denis se ha convertido en una zona tremendamente conflictiva, con una deriva prebélica y donde quien primero lo sufre son la mayoría de sus habitantes, sobre todo las mujeres.

En Francia, y sobre todo en Paris, el 93 es “sinónimo de terrorismo”. Le “neuf trois” o quatre vingt treize, nueve tres, dentro de los 101 departamentos de la división territorial francesa, es el considerado “semillero” islamista. Aquí se trunca la ilusión de sus padres inmigrantes, de “estudia, trabaja, esfuérzate y llegaras a ser lo que quieras”, y donde el ideal “salafista” cada vez se extiende más.

Es un problema francés y de toda Europa, que el 28 de mayo se manifestó en su crudeza, y solo con dos llamadas, Escudo Digital lo captó y expuso sin remilgos, como cada vez está haciendo más prensa europea. Mientras, las autoridades políticas escurrían el bulto.

¿Cuál es la realidad?

La realidad es que en París, como en la Barcelona de Colau y en cada vez mas capitales, cotidianamente y más en eventos como la final, aparte de la “histórica” delincuencia de falsear entradas y carteristas, acuden cientos de menas violentos al asalto de los visitantes.

Y aquí entramos en el debate de las palabras prohibidas ante las que siempre se reacciona de la misma manera: No criminalizar a los menas. ¿Cómo sabéis que son menas?

Volvemos a las fuentes.  Consulta a las fiscalías de París y de Bobigny que se encargarán del tratamiento de las denuncias.

El ministro francés de Interior, Gerald Darmanin, decía: “Policías franceses se desplazarán a Madrid y Londres para recoger las eventuales quejas de los aficionados españoles y británicos que hayan sido víctimas de infracciones y que no las hayan podido denunciar en Francia”, pensando sobre todo en «Estafa en banda organizada».

Los tornos del Stade de France contabilizaron 2.800 entradas falsas de aficionados del Liverpool que pretendían acceder a las gradas para ver el partido. «Una misma entrada fue duplicada 760 veces y otra 744 veces», precisó el ministro.  La fiscalía de Bobigny abrió el martes una investigación por «estafa en banda organizada» ante el gran número de entradas falsificadas detectadas de hinchas del Liverpool.”

La primera en la frente, señor ministro. Consultada la fiscalía de Bobigny nos dicen que 48 detenciones policiales fueron tomadas bajo su jurisdicción el sábado por la noche, y que un número significativo de detenciones policiales se referían a menores. “La gran mayoría han sido sobreseídas -autor desconocido o procedimiento irregular- y ninguna custodia policial de menores ha dado lugar a aplazamiento. Se han levantado una gran mayoría de custodias policiales, añade la fiscalía. Se han prorrogado quince custodias policiales de adultos, por decisiones de acción pública que se tomarán durante el día”.      

Vamos, que se van de rositas. 

Esto en cuanto al concepto de “menores magrebís detenidos sin identificación posible, por no tener domicilio, identidad reconocible, etc”. En cuanto al concepto manada, por su cantidad y violencia, solo hace falta escuchar a los representantes sindicales de la Policia, y ver los informes de los agentes: ”Tenemos policías que están en el BAC local o departamental (brigada anticrimen) desde hace 15 a 20 años, nunca han visto esto, tanto caos. Cada dos minutos había un robo con violencia”.

"Los compañeros nos dijeron que nunca habían visto tantos menores no acompañados, principalmente magrebíes, agrupados e hiperactivos. La delincuencia local también estaba presente, pero no era dominante, según ellos. Una cosa es cierta, los carteristas llegaron en masa".

Cuando todos miraban el dedo (fraude de entradas) algunos fijaron sus ojos en la Luna (el estadio San Denis no era el lugar idóneo por ser una zona de alta conflictividad política, social y religiosa). No tenemos soluciones ni ideas claras para ver cómo solucionar o impedir el problema de las hienas, pero sí en denunciar que hay que poner fuera de riesgo a las cebras.